X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

Tiempos en (des)composición

Los últimos acontecimientos nos dan razones para pensar que al igual que ocurrió hace treinta años, hay sociedades que se desbaratan para dar lugar a la formación de otras

9/11/2019 - 

Afirmaba Adam Smith en “La riqueza de las naciones” que la libre competencia llevaría a corregir las imperfecciones de la economía gracias a la “mano invisible” del mercado de cuyos beneficios se obtendría una sociedad bien gobernada, siendo además un firme defensor del comercio libre internacional. Como entenderán hoy el señor Smith estaría preocupado al ver las guerras comerciales y las posturas aparentemente proteccionistas, que parecen estar tan de moda, y más aún por algunas de las noticias económicas aparecidas estos últimos días.

Entre esas noticias podríamos hablar de la fusión entre Peugeot-Citroën y Fiat-Chrysler que conformará el cuarto fabricante de automóviles mundial con casi 9 millones de vehículos construidos, lo cual (la unión) tiene su lógica dada la inestabilidad del mercado automovilístico, dado su futuro incierto. Pues no se sabe muy bien, por ejemplo, el tipo de propulsor de los mismos en un futuro mediato, si será de combustible fósil, como el diesel o la gasolina o de energías alternativas, o incluso si los coches seguirán siendo de propiedad privada o de uso compartido. Otra fusión, que anticipa un proceso de concentración y reordenación empresarial en el sector de las aerolíneas, es la compra de Air Europa por parte de Iberia, que junto a otras asociadas o participadas como Vueling y Air Nostrum concentrará el 72% de los vuelos nacionales.

 

Como ya habrán intuido las anteriores fusiones, no beneficiarán mucho la libre competencia (ya veremos que dice la CNMC) que el señor Smith tanto predicaba, además de otras cuestiones como si la macro-aerolínea es europea o no, dado que Iberia pertenece a IAG, cuyas oficinas centrales se encuentran en Londres y está formada también por capital inglés, y que con el Brexit ahora en ciernes eso puede crearle problemas. Con todo ello, y con la sucesiva implantación de oligopolios mundiales en los principales sectores, esos mercados imperfectos estudiados por Paul Krugman (Nobel de Economía) cada vez parece que se imponen en más y más sectores, a la par que esas políticas tan criticadas por él, como son las austericidas se empiezan a desempolvar de nuevo, ante la nueva crisis económica que se avecina, y que amenaza con proletarizar definitivamente a la clase media sustento de los Estados Democráticos de Derecho y del Bienestar, poniendo más incertidumbre en la estabilidad futura.   

La posible, y esperemos que no llegue, descomposición socioeconómica, coincide con otra posible descomposición geopolítica, anunciada por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, que en una entrevista de hace un par de días al semanario británico The Economist, ha afirmado que  “Lo que estamos viviendo es la muerte cerebral de la OTAN”, justo en el 70 aniversario de la Alianza Atlántica y en la semana que se celebra el 30 aniversario de su victoria sobre el Pacto de Varsovia-URSS por la caída del Muro de Berlín un 9 de noviembre de 1989, eso se llama ser inoportuno. 

 

Además el presidente galo echa la culpa de esa crisis a la posición de los USA, y en concreto a su presidente Donald Trump, ante los últimos acontecimientos de la crisis de Siria, con el redespliegue de los norteamericanos, olvidándose, por ejemplo, de como se inició la crisis en Libia, hoy un Estado en situación Fallida, por las acciones tomadas por su antecesor Nicolas Sarkozy en aquel momento. Para rematar la ironía, Macron pide a Europa mayor poder geopolítico, y por ende militar, para no desaparecer de la escena mundial, cuando es precisamente la falta del gasto militar en Europa el principal reproche de Trump hacia sus socios europeos, vamos que lo que le gustaría al francés es ocupar la posición de liderazgo del norteamericano, y utilizarla para un acercamiento (el lo ha llamado dialogo) hacia la Rusia de Vladimir Putin, ¿que pensarán los polacos, los estonios, letonios, lituanos, etc?.

Ya ven vivimos épocas de corrupciones geopolíticas y descomposiciones socioeconómicas, esperemos que en la crisis venidera y con las ultimas noticias de estafas y corrupciones varias, lo que aquí en València en junio de 2016, otro Nobel de Economía, Angus Deaton, manifestó como gran riesgo, "La combinación de pedir austeridad y después mostrar debilidad frente a la corrupción es una bomba social”, no se llegue a producir y nos estalle en las narices.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email