GRUPO PLAZA

Lo hacen tras cuatro años de negociaciones

La UE y Nueva Zelanda anuncian un acuerdo de libre comercio

Foto: ALJENADRO MARTÍNEZ VÉLEZ/EP
30/06/2022 - 

VALÈNCIA (EP). La Unión Europea y Nueva Zelanda han anunciado este jueves la conclusión de un acuerdo de libre comercio -tras cuatro años de negociaciones- con el que esperan aumentar un 30% los intercambios comerciales y reforzar la relación entre "socios fiables" en un contexto geopolítico que obliga a diversificar las fuentes de suministro tras la invasión rusa de Ucrania.

"Debemos buscar de manera más activa socios a nivel global, diversificar las cadenas de suministro, los mercados de exportaciones y encontrar socios fiables, por eso es tan importante este acuerdo", ha considerado el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Comercio, Valdis Dombrovskis, al explicar el acuerdo.

El político letón ha recordado que la UE ya "no puede confiar en Rusia" porque es "un país que invade a sus vecinos y nos amenaza", lo que obliga al bloque a "reconsiderar" su estrategia comercial.

Bruselas también ve clave este acuerdo para demostrar que la agenda comercial de los Veintisiete es "dinámica" y no está estancada, a pesar de la falta de avances en otros acuerdos como el de Mercosur, cuyo acuerdo se proclamó hace varios años pero no se ha finalizado.

El acuerdo entre la Unión Europea y Nueva Zelanda está llamado a aumentar en un 30% los intercambios entre ambas regiones, en especial en materia agrícola pero también en otras áreas clave y los expertos comunitarios esperan que las inversiones europeas en el país oceánico crezcan hasta un 80%. También podrán reducirse en unos 140 millones de euros anuales los derechos que abonan las empresas de la UE a partir del primer año de aplicación.

Foto: MICHAEL KAPPELER/DPA

En materia agrícola, la UE celebra el fin de los aranceles para la mayoría de sus exportaciones, incluido el porcino, el chocolate y los vinos; además de destacar que se asegura con este pacto la protección de cerca de 2.000 vinos y bebidas espirituosas con denominación de origen europea -como Rioja-- y cerca de 200 Indicaciones Geográficas, en especial quesos como el Manchego.

El acuerdo ha necesitado un "equilibrio cuidado" para superar las "complejas negociaciones" en ámbitos como el agrícola o el digital, han dicho las dos partes, que sin embargo defienden que han tenido en cuenta todas las "sensibilidades" de los productores a ambos lados.

Así, por ejemplo, las exportaciones con arancel reducido o cero gravamen sólo serán posibles para pequeños contingentes en el caso de varios productos considerados sensibles para la UE tales como el lácteo, el vacuno y el ovino o el etanol y el maíz dulce.

Por otro lado, se abrirá el mercado de servicios neozelandés en sectores clave como los servicios financieros, las telecomunicaciones, el transporte marítimo y los servicios de entrega y se garantizará un trato no discriminatorio a los inversores de la UE en Nueva Zelanda y viceversa.

Mejorará el acceso de las empresas de la UE a los contratos públicos de Nueva Zelanda respecto a las concesiones de bienes, servicios y obras. El mercado de contratación pública neozelandés tiene un valor aproximado de 60 000 millones de euros al año.

Se facilitarán los flujos de datos, unas normas predecibles y transparentes para el comercio digital y un entorno de internet seguro para los consumidores y se ayudará a las pequeñas empresas a aumentar sus exportaciones a través de un capítulo específico sobre pequeñas y medianas empresas.

Otra de las claves destacadas por Bruselas es que Nueva Zelanda se ha comprometido de forma significativa a proteger y hacer respetar los derechos de propiedad intelectual, en consonancia con las normas de la UE.

Acuerdo histórico

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, ha viajado hasta Bruselas para escenificar en una comparecencia junto a la jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, la conclusión de un acuerdo "histórico", aunque los textos legales aún tienen que ser finalizados y ser sometidos a los parlamentos de Nueva Zelanda y de los Estados miembro para concluir su ratificación y firma.

"La UE es el tercer principal socio comercial de Nueva Zelanda y con este acuerdo deberíamos poder incrementar la relación entres los dos un 30 por ciento", ha dicho Von der Leyen, para quien el resultado de las negociaciones a dado lugar a un acuerdo "sólido y moderno".

En una rueda de prensa posterior, Dombrovskis y el titular de Comercio neozelandés, Damien O'Connor, han confiado en que el pacto comercial pueda completar su tramitación con celeridad y han destacado que es uno de los acuerdos comerciales "más ambiciosos" en materia de sostenibilidad, lo que "debería facilitar" los apoyos.

Foto: ALEXEY VITVITSKY / SPUTNIK / CONTACTOPHOTO

Otras fuentes comunitarias confiaron en que los textos legales puedan estar finalizados en otoño para iniciar las ratificaciones y las partes puedan firmar el convenio definitivo "el próximo año".

Es la primera vez, además, que la Unión Europea concluye un acuerdo comercial con capítulos específicos en materia de desarrollo sostenible, comercio e igualdad de género y una disposición concreta sobre el comercio y la reforma de las subvenciones a los combustibles fósiles. Cuando entre en vigor supondrá también la liberalización de los bienes y servicios ecológicos.

Ambición medioambiental

Según ha defendido, se trata del acuerdo comercial más ambicioso en materia de sostenibilidad, ya que cuenta con un capítulo sobre reducción de hidrocarburos y contempla la aplicación de sanciones para actividades que vayan contra los acuerdos climáticos de París.

Von der Leyen ha concluido que el pacto es bueno para ambas partes y, yendo un paso más allá, ha subrayado que muestra que las democracias mundiales están "unidas y fuertes".

"El mundo necesita señales claras de que las democracias dan resultados, porque los valores que representamos están siendo desafiados (...) por lo que las democracias deben levantarse y estar unidas", ha señalado, tras denunciar las turbulencias económicas mundiales que provoca la invasión rusa de Ucrania.

Por su lado, Ardern ha destacado que el acuerdo con la UE marca un "hito" para dos "socios bien conectados y afines" y lo ha vinculado a la buena cooperación con Europa en los últimos meses frente a la guerra en Ucrania en materia de sanciones y en la denuncia de la agresión rusa y las consecuencias en los precios de los alimentos y la energía.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme