GRUPO PLAZA

arte en el ágora

Un arcoíris (de interior) para el CaixaForum València

El centro cultural recibe a sus primeras 'inquilinas' artísticas, Inma Femenía y Anna Talens, que crearán dos esculturas permanentes para el Ágora

22/04/2021 - 

VALÈNCIA. CaixaForum València recibe a sus primeras inquilinas. El centro cultural, que se ubicará en el Ágora de la Ciutat de les Arts i les Ciències, se afana en preparar la sede para su próxima apertura, prevista para verano de 2022, una inauguración que viene precedida por un goloso ‘aperitivo’ artístico: la instalación de dos esculturas permanentes que moldearán la personalidad de un espacio que también quiere mirar al arte contemporáneo local. Serán las artistas Anna Talens e Inma Femenía las encargadas de dar forma a estos proyectos, con dos esculturas singulares que se conectan directamente con el espacio y su contexto, dos interesantes propuestas destinadas a convertirse en un nuevo icono para la ciudad. Por un lado, Talens plantea la construcción de una suerte de palafito dorado que remite a la Albufera; por otro, Femenía creará un arcoíris (sí, un arcoíris) que cruzará el interior de la estructura de Calatrava.

Fueron las propias artistas las que dieron las claves de estas intervenciones con las que el centro quiere empezar a marcar posiciones, una presentación en la que también participó Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundació ”la Caixa”; Francesc Colomer, secretario autonómico de la Agència Valenciana de Turisme y presidente de CACSA y, además, el director del futuro CaixaForum Álvaro Borrás, que fue nombrado hace apenas unos días. “Soy muy consciente de que el proyecto tiene las mismas dimensiones que responsabilidad. Intentaré estar a la altura”, expresó el director durante su primera intervención. Insistió en la importancia de poner el foco en la singularidad, algo que viene dado en cierta medida por el espacio, aunque, eso sí, dentro de una estructura de museos “mellizos”. Esto es: la fundación plantea un número de exposiciones que van itinerando entre los ocho (con el de València, nueve) centros que tiene en España, una oferta que no cambia de ciudad en ciudad, siendo esta la clave de un modelo que ha resultado en un éxito de visitantes y, también, por lo que respecta a la conexión con museos internacionales.

“Los CaixaForum en cuanto a contenido son gemelos, pero si hablamos de continente hablamos de hijos únicos. Lo que queremos es que este CaixaForum sea más único que los demás”, recalcó el director. Cambiará, eso sí, el perfil de visitante, pues, confesó Durán, en el equipo hay cierta “curiosidad” por ver qué tipo de público visitará el centro, teniendo en cuenta que, al contrario que en otras ciudades, está situado en un enclave turístico evidente. El objetivo, en cualquier caso, es conseguir la “fidelidad” del visitante, que no sea “esporádico”, generando un goteo constante a través de sus seis propuestas por temporada.  

Un arcoíris en interior y un palafito en un estanque 

Inma Femenía y Anna Talens. Foto: EVA MÁÑEZ.

El análisis sobre los públicos, en cualquier caso, deberá hacerse en el futuro. Lo que ahora nos atañe es el desarrollo de las esculturas permanentes que serán símbolo de este nuevo centro. No es la primera vez que desde la fundación apuestan por una gran intervención que marca el carácter del contenedor cultural, tal es el caso del jardín vertical de Patrick Blanc en Madrid, aunque sí es la primera ocasión en la que artistas locales intervienen el CaixaForum de su ciudad. Y se nota. Avisaba Borrás que para enfrentarse a estas piezas uno debía “despojarse del concepto clásico de escultura”, algo que queda más que claro en Arc al cel, la propuesta de Inma Femenía, una instalación que aprovechará la luz natural que baña el edificio a través de la claraboya para crear un arcoíris en el interior del Ágora. 

Se trata de una escultura “inmaterial e intangible”, explicó la artista, un proyecto que busca “integrarse y dialogar con el ecosistema natural y orgánico" creado por el arquitecto Enric Ruiz-Geli. Precisamente la obra se convertirá en una suerte de barrera lumínica entre la infraestructura de Ruiz-Geli y la cubierta de Calatrava, un arcoíris que, por supuesto, cambiará dependiendo de la situación climatológica y, si el temporal es rácano en luz, no aparecerá. “Será una experiencia única, cada visitante verá la obra de una manera distinta”. Con Arc al cel, Femenía plantea una reflexión sobre la ecología y la sostenibilidad, un dibujo de luz que se convertirá en todo un símbolo para el centro cultural. 

El proyecto de Anna Talens, artista valenciana residente en Alemania, es, en cierta medida, el de un reencuentro con su tierra y con la tradición local a través de Palafit, un templo agrícola en el que la naturaleza es religión. “Las primeras sensaciones al volver de Berlín y encontrarme con el Ágora fueron esos estanques de agua calmada que me hacía pensar en el historia de València y de otros territorios del mediterráneo, en los arrozales y la Albufera”, relata la creadora, que indicó que desde un primer momento se planteó este encargo como una investigación. Y es en esta investigación sobre la tierra valenciana que ha dado forma a Palafit, una pieza que habla de “esos espacios intermedios que existen entre ciudad y naturaleza”, a través de una estructura que remite al clásico palafito, aunque en esta ocasión en color dorado y ubicado en uno de los estanques que rodea el Ágora. “Gracias a proyectos como este puedes superarte. No fue complejo, es parte de mi evolución”. 

Aunque tanto Femenía como Talens han realizado cada obra de manera independiente, lo cierto es que en ambas se encuentran puntos en común, esa reflexión sobre la naturaleza y el entorno más inmediato, así que como esa alteración del orden de los factores, con un arcoíris de interior y un palafito anclado en un estanque. Con la presentación de las esculturas y el reciente nombramiento de director el centro da el pistoletazo de salida al proyecto artístico, aunque todavía habrá que esperar un poco más para verlo al completo. Será en julio de 2022 cuando, previsiblemente, el CaixaForum abra sus puertas, un objetivo cada vez más cercano. Por lo pronto, las máquinas no dejan de trabajar. 

El Ágora se transforma

Tal y como desvelaron sus impulsores, las obras se han completado en un 25% y ya se pueden intuir algunas de las estructuras que albergará la “ballena” de Calatrava. Entre ellas, el edificio en el que se ubicarán las oficinas o la tienda. Será en el corazón donde se ubiquen las dos salas de exposiciones y la impactante nube, el complemento perfecto, por cierto, para la obra de Femenía. A la oferta, además, se sumará un restaurante, cuya gestión, por cierto, saldrá a concurso. Así, el proyecto firmado por el arquitecto Enric Ruiz-Geli va tomando forma, transformando el interior de un Ágora que desde hace años busca quien lo ocupe, un proyecto que respeta la cubierta de Calatrava aunque en su interior generará unas sugerentes estructuras que romperán por completo con su estado anterior, generando "una atmósfera que remite a las películas de ciencia ficción", incidió Borrás.

Álvaro Borrás, nuevo director del CaixaForum València. Foto: EVA MÁÑEZ.

Sobre el contenido, de momento, muchas incógnitas. Bien es sabido que CaixaForum trabaja, tanto con producción propia como en conexión con otros centros internacionales, desde la diversidad temática, que va del arte antiguo o moderno a la arqueología, pasando por fotografía, música o espectáculos. En este sentido, el de València será una parada más en el gran proyecto cultural de la fundación, un proyecto que, como tantos otros, ahora tiene que hacer encaje de bolillos tras un año de cierre y posterior reprogramación y un contexto en el que una palabra mancha todo: incertidumbre. Borrás admitió que la pandemia ha “desbaratado” los planes de una exposición del Pompidou y las tres exposiciones que iban a venir a València tras la renovación del convenio con el British Museum están por encontrar acomodo. Aunque, eso sí, llegarán. "Todos los acuerdos se mantienen. Se modifica el calendario, pero todos lo acuerdos con los museos siguen vigentes. Por supuesto que vendrán a València", reveló Elisa Durán. Sea como sea, hay CaixaForum València para rato.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email