GRUPO PLAZA

ME QUEDA LA PALABRA / OPINIÓN

Un futuro para crecer

Foto: KIKE TABERNER
21/06/2021 - 

Llevamos más de un año con la pandemia de la covid-19 en nuestras vidas, un virus que lo ha cambiado todo: la forma de relacionarnos, nuestra forma de trabajar, incluso hemos tenido de añadir nuevos “complementos” a nuestro vestuario para poder protegernos y proteger a los demás. Y tras meses complejos y difíciles empezamos a ver la luz al final del túnel.

Con un ritmo de vacunación que cumple con los objetivos marcados, en la Comunitat Valenciana más del 50% de la población esta vacunada, por mucho que les cueste admitirlo a algunas representantes en la oposición.  Las cifras de contagios que van en descenso permiten a las administraciones relajar las medidas poco a poco y comenzar a tener una vida parecida a la prepandemia.

Foto: KIKE TABERNER

Este esfuerzo colectivo de todos y todas las valencianas durante estos meses, nos ha situado en la “rampa de despegue” para la recuperación económica en 2021. De esta se dijo que íbamos a salir más fuertes, como decía el lema del Gobierno de España durante los meses de confinamiento “Salimos más fuertes”, y parece que, por mucho que la derecha diga que no, así va a ser.  Y solo hay que mirar los datos de diferentes organismos y entidades que vislumbran una recuperación económica solida que a su vez refleja los esfuerzos que se han estado haciendo durante estos meses: 

  • Según el BBVA, la Comunitat Valenciana es la tercera donde más crecerá a economía en 2021 y será la cuarta que más empleo genera este año.
  • También, según el Centro de Predicción Económica, nuestra autonomía será la tercera con mayor avance este año.
  • Pero no solo se queda aquí; la Airef en su último informe sobre la evolución del PIB durante el primer trimestre de 2021 afirma que la Comunitat ha sido la tercera autonomía donde más ha crecido en el primer trimestre.
  • Bruselas ha revisado al alza la previsión de crecimiento del PIB para España, que es el país que más crecerá en 2021 y en 2022. Y, dentro de España, la Comunitat Valenciana será locomotora de la expansión económica y del empleo.

Y a estos datos, hay que sumarles el esfuerzo que se ha hecho por parte de la Generalitat para poner en marchas las ayudas directas más altas de toda España. Más de 1.000 millones de euros en ayudas repartidas entre 2020 y 2021. Del Plan Resistir ya se han pagado 2 de cada 3 euros de las ayudas directas y del Plan Resistir Plus, más de 35.000 autónomos y empresas valencianos se han acogido a las ayudas para reforzar su solvencia y garantizar su viabilidad y los empleos.

Estos datos nos demuestran que la vía valenciana es la única vía que se puede trasladar al Estado para que podamos evolucionar. Frente a otras autonomías que solo quieren confrontar y azuzar la insolidaridad entre las comunidades, aquí apostamos por tres conceptos clave:

  • La cogobernanza. Si algo ha demostrado la pandemia es que las autonomías son las que mejor conocen la realidad de su ciudadanía. Dotar de mayor poder a las comunidades supone que se puedan hacer reformas localizadas y específicas, que atiendan a la singularidad del territorio, sin desligarse de la administración estatal. Se trata de encontrar fórmulas de cooperación para poder hacer una gestión basa en la subsidiariedad, proximidad y responsabilidad,
  • La progresividad fiscal.  Desde el Botánic I se apostó claramente por transformar el modelo fiscal que teníamos, un modelo obsoleto y el más regresivo de toda España. Ahora tenemos un sistema fiscal progresivo, donde quien más cobra, más aporta. Las herramientas fiscales tienen que ser un instrumento para reducir la desigualdad social. La fiscalidad como elemento redistributivo es la base del mantenimiento del Estado del bienestar. “Las buenas reformas son las que reducen la desigualdad”.
  • La armonización fiscal. La lógica de la fiscalidad progresiva es la de la justicia tributaria. Pero con la existencia de auténticos paraísos fiscales internos estamos rompiendo con todos los principios constitucionales y la esencia de las propias comunidades autónomas. España no puede permitirse un sistema tributario propio del siglo pasado en el contexto de la globalización y la digitalización. No podemos querer tener el Estado de Bienestar de Dinamarca, con los impuestos de Suiza.

Estos tres conceptos, sumados al de una financiación justa, son por los que apostamos en la Comunitat Valenciana y los que deberían trasladarse al Estado porque basándonos en la solidaridad, la equidad y la responsabilidad conseguiremos que de esta crisis “Salgamos más fuertes” y sea “Tots a una veu”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email