GRUPO PLAZA

UNA JOVEN DE 19 AÑOS SE ENCUENTRA INGRESADA EN LA UCI CON UNA FRACTURA EN LA COLUMNA VERTEBRAL

Un muerto y 32 heridos por la caída de varias estructuras del Medusa Festival a causa del viento

13/08/2022 - 

VALÈNCIA. Una fuerte y sorpresiva racha de viento ha provocado una tragedia en el Medusa Festival, uno de los más multitudinarios del año en España. Alrededor de las cuatro de la madrugada, cuando acababa de empezar la actuación de Brian Van Andel en el escenario principal, una racha de aire ha desestabilizado varias estructuras de distintos puntos del festival. La caída de algunos elementos de la escenografía y “trozos de metal”, según explican testigos en primera persona, se ha saldado con un joven de 22 años fallecido y 40 personas asistidas (ocho de ellas por el CICU en el lugar y 32 trasladadas a hospitales, bien en ambulancia o en transportes privados). De estas, cinco han quedado hospitalizadas al presentar fracturas, según el último parte de Sanidad.

La herida de mayor gravedad es una joven de 19 años que presenta fractura en la columna vertebral y que se encuentra en la UCI del Hospital La Ribera, en Alzira. Además de esta joven, siguen en hospitales otra persona trasladada al hospital de Sagunt, dos más en el Clínic de València (uno de ellos procedente de la Ribera y que estaba pendiente de valoración) y otro más en Sant Joan d'Alacant, todos ellos con fracturas.

Según informa la Guardia Civil y recoge EFE, el joven fallecido ha resultado golpeado por parte del escenario tras desprenderse por un fuerte golpe de viento. Desde la Comandancia Provincial de Valencia se informa de que tanto la entrada principal del recinto como una parte del escenario principal se han precipitado al suelo. Ya se ha abierto una investigación de lo sucedido.

Por su parte, la organización ha anunciado la suspensión del festival, y si bien aún no han comunicado oficialmente la cancelación, ya están desalojando el camping con premura, lo que está provocando colas en baños y episodios tensos con la plantilla de seguridad. En el primer escrito de urgencia, también han querido trasladar su “apoyo y cariño para los afectados en estos momentos tan duros y tristes”. La empresa encargada del montaje, Babalú Group, actualmente se encuentra preparando un comunicado oficial, pero de momento asegura que "todo cumplía con los criterios de montaje," y que "nunca se esperan estas condiciones climatológicas".

Personas que permanecen en el camping han recibido esta mañana la noticia del desalojo del lugar, al igual que ha sucedido con los vehículos que se encontraban aparcados en la zona, la previsión es que antes del mediodía todo el recinto del festival se vaya vaciando de forma progresiva. Desde los puestos de seguridad han recibido órdenes de mantener la calma en los espacios comunes y de ayudar a que la vaciada del camping ocurra de la forma más ordenada posible. A petición de la conselleria de Sanitat, se ha activado el teléfono 900 365 112 para atender a familiares y personas afectadas en el festival, que en sus primeras horas ha atendido 305 llamadas.

“Un viento caliente de la nada”

Este diario ha recogido una decena de testimonios de asistentes y personal del festival que han vivido el brutal suceso. Todos coinciden en señalar que, si bien el cielo y la meteorología no acompañaba, el episodio sucedió de manera abrupta. Cerca de las 3:30 se levantó una primera racha de viento mucho más leve que la segunda que ya hizo tambalear algunas pequeñas estructuras. De hecho, dos testigos diferentes señalan que sobre las 23, parte del trozo del arlequín que formaba parte de la escenografía se habría roto, en este caso cayendo en otra parte de la misma estructura y sin llegar al público.

Ha sido a las 4 de la madrugada, al empezar justo un nuevo DJ en el escenario principal cuando se ha desatado el reventón térmico: “un viento caliente de la nada”, “una tormenta de arena que quemaba”, “una especie de tornado”, según describen informalmente personas del público. Muchas estructuras se han tambaleado, algunas finalmente cediendo y otras se han mantenido en pie.

Del escenario principal, una construcción con muchos elementos de temática circense (es uno de los valores diferenciales del festival), han caído algunas partes “a gran velocidad y altura”. El episodio también ha afectado -siempre según testimonios en primera persona-, gravemente estructuras como la zona VIP o el arco de la entrada, que han sufrido daños y desprendimientos. Según se puede ver en un vídeo compartido en Twitter, incluso decenas de personas han tenido que mantener una pequeña torre andamiada para que no se les cayera encima.

Un trabajador de las barras relata como “se han volado contrabarras y todo el alcohol”. “Hemos dejado de servir inmediatamente. Y hemos hecho de cordón para ayudar a desalojar a la gente”. También él señala como principales estructuras afectadas el escenario principal y la zona VIP. En el camping, que se encuentra en el mismo recinto, a la misma hora también la fuerte racha de viento ha levantado tiendas de campaña con equipajes dentro y ha cundido el pánico entre los que se encontraban en el lugar.

Otro testigo, que se encontraba en el backstage, explica que el episodio ha sido tan sorpresivo que ni siquiera ha notado, en un primer momento, alarma ni entre el personal ni en el público, cuando se ha asomado la foso al pausar la sesión del Brian Van Andel. “La salida de emergencia estaba habilitada y al lado de donde estaba, pero el público ha salido bastante ordenadamente y no ha hecho falta”, relata.

En escenarios como el Rainbow, alejado de la zona principal, la situación fue totalmente inesperada e impactante, tal y como lo comenta uno de los asistentes al festival: "Estábamos ahí bailando cuando pararon la música de golpe y nos pidieron que saliéramos. Al ubicarnos en la avenida principal vimos a un montón de gente corriendo hacia las zonas de salida, no sabíamos qué era lo que estaba pasando". Este escenario en concreto se encontraba cubierto y cerrado, por lo que en su interior no se percataron de la situación climatológica: "Hacía calor pero no nos esperábamos ese torrente de aire caliente, estaba ardiendo y la arena picaba en el cuerpo", explica. Al encontrarse más distanciados de la zona de salida pudieron ver como esta desaparecía de su lugar habitual, y como se les desalojaba por otras zonas: "Donde de normal estaba el cartel de bienvenida del Circus Madness, al lado de los baños, ya no quedaba nada. La policía vino y nos indicó por dónde salir, intentaron guiarnos a pesar de que no veíamos nada por la arena, íbamos todos con los ojos cerrados y tapándonos la cara con la ropa".

Imagen cedida a Europa Press de los servicios de emegencia en el Medusa Sunbeah Festival. FOTO: ANTONIO GÓMEZ

El suceso ha tenido lugar en la primera noche del festival, tras las esperadas actuaciones de Steve Aoki o Yellow Claw en el escenario principal: Circus of Madness. El escenario, decorado vistosamente con motivos circenses, contaba tal y como asegura un trabajador del lugar con bidones de hasta 1.000 litros en cada estructura, para sostener su envergadura: “Era casi imposible que se tumbaran, no se podía predecir esta situación”, comenta otro trabajador, que prefiere mantenerse bajo el anonimato. Cada año, el festival viste el escenario principal de una temática concreta: Circus of Madness era la propuesta de 2020, que se ha ido aplazando por el coronavirus. Se trata de una estructura de 100 metros de ancho por 30 de alto, presidida por un arlequín que protege la cabina de los DJs. La escenografía se compone de decenas de elementos y detalles, que han sido los que se han ido desprendiendo con el reventón término.

Climatología adversa

Tal y como lo explica AEMET Comunitat Valenciana la situación de calor extremo provoca los llamados “reventones cálidos”, estos se caracterizan por rachas muy fuertes de viento acompañadas de bruscas subidas de temperatura. Esto puede generar tormentas de arena que pueden llegar a incluir rayos, que se vuelven menos frecuentes conforme la tormenta se acerca al litoral. Sobre las 3:45h de la madrugada el viento alcanzó rachas de 50 a 70 km/h, tal y como lo confirman los datos de la Asociación Valenciana de Meteorología, en San Antonio de Cullera la temperatura pasó en apenas unos minutos de 30º a casi 38’8º, temperatura alcanzada a las 4:15h de la madrugada.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme