GRUPO PLAZA

TOTALMENTE SOSTENIBLE

Un proyecto valenciano propone erradicar la mosca tse-tsé con el uso de drones

Se encuentra entre los finalistas del certamen internacional Drones for Good 

25/01/2016 - 

VALENCIA. Un ingeniero de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), Rafael Argilés, y un profesional de los drones, David Benavente, se han unido para hacer realidad una propuesta innovadora para contribuir al desarrollo rural sostenible en Etiopía: la erradicación de la mosca tse-tsé empleando un dron. Una ambiciosa tarea que, de ganar el certamen Drones for Good, organizado por los Emiratos Árabes Unidos (EAU), podría convertirse en una realidad.  

La idea está vinculada al proyecto del gobierno de Etiopía, con el apoyo técnico de la División Mixta de FAO y el Organismo Internacional de Energía Atómica en Viena (OIEA), para la lucha contra la mosca tse-tsé en el valle del Rift. El objetivo no es otro que erradicar la plaga de manera sostenible en una zona de más de 20.000 km2 aplicando la Técnica del Insecto Estéril (TIE). “Esta técnica consiste en criar grandes cantidades de moscas tse-tsé en un insectario, esterilizar a los machos e inundar periódicamente la zona de proyecto con machos estériles que copularán con las hembras silvestres sin dejar descendencia”, explica Argilés, técnico de FAO-OIEA. 

Un proyecto que en 2017, de cumplir sus expectivas, logrará que el valle del Rift no esté amenazado por la mosca tsé-tsé, conocida como el insecto de la pobreza en el África subsahariana. Al alimentarse de sangre, transmite un parásito que causa la enfermedad del sueño en los humanos y su equivalente en el ganado, -la nagana-. Su presencia es letal pues no existe vacuna alguna e impide el desarrollo de una ganadería productiva y de la agricultura mixta. “No es una coincidencia que los países incluidos en el cinturón de distribución de la mosca tse-tsé sean también los países pobres más endeudados del mundo -a excepción de Nigeria y Kenia-” apunta Argilés recalcando que “su erradicación es parte esencial en la lucha contra la pobreza”. 

Vuelos de 100 km2

Para ello, semanalmente los machos estériles se liberan sobre la zona infestada por la mosca tse-tsé desde una avioneta pero, señala, esta operación tiene un alto coste económico. Es ahí donde el dron y la empresa alicantina Embention juegan un papel decisivo. Según explica David Benavente, CEO de Embention, para facilitar el transporte y liberación de las moscas estériles, han desarrollado unos contenedores, transportables en dron, que mantienen los paquetes en los que viajan las moscas a la temperatura idónea y que se van liberando según las coordenadas predefinidas. “Por las características propias del proyecto hemos creado un dron con una autonomía de hasta 3 horas, que es capaz de cubrir en cada vuelo una superficie de 100 km2 a una altura de 300 metros sobre la vegetación”, explica el también profesor asociado de la Universidad Politécnica de Valencia. 

Esta propuesta es una de las 10 semifinalistas de los más de 1.000 proyectos de 163 países que se han presentado a esta segunda edición del certamen Drones for Good y tiene fuertes aspiraciones a estar en la final del 6 de febrero en Dubai. Conseguir este galardón, dotado de un millón de dólares, depende del número de votos online recibidos en la página de Drones for Good y del veredicto del jurado internacional. En concreto, Rafael Argilés explica que esa ayuda económica contribuiría a la erradicación en una superficie de 1.000 km2 en el valle del Deme para finales de 2017 y, más tarde, se extendería el área de actuación. Sin embargo, sostiene que para hacerse realidad “necesitamos abaratar los costes del proyecto y eso lo podemos conseguir utilizando drones en lugar de avionetas”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email