GRUPO PLAZA

encuesta de Sigma Dos para 'Las Provincias'

Un sondeo amplía la mayoría de la izquierda en la Comunitat Valenciana

25/04/2021 - 

VALÈNCIA. La izquierda ampliaría su actual mayoría en Les Corts Valencianes si se celebraran elecciones autonómicas. Así lo refleja una encuesta electoral elaborada por Sigma Dos para Las Provincias publicada este mismo domingo, según la cual el bloque de izquierdas conformado por PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem, que gobierna la Generaltiat Valenciana, podría alcanzar los 56 escaños del parlamento valenciano en el mejor de los casos frente a los 52 que obtuvo en los comicios de 2019. La encuesta, elaborada entre el 12 y el 17 de abril, también arroja otro titular: los dos partidos del bipartidismo, PSPV y PP, ganarían peso en el panorama político valenciano.

Así pues, el PSPV que dirige el president Ximo Puig saldría reforzado tras más de un año de pandemia de coronavirus. Los socialistas conseguirían entre cuatro y seis escaños más que hace dos años, alcanzando entre 31 y 33 diputados autonómicos. El sondeo le otorga un 29,7% de intención de voto frente al 24,2% de las últimas elecciones. Unos datos que revelan que la gestión de la pandemia no sólo no habrían resentido la posición de los socialistas en el Gobierno valenciano, sino que le darían todavía mayor fuerza.

Una mejora electoral que se beneficiaría, en parte, de cierta merma de sus dos socios, Compromís y Unides Podem. La coalición valencianista, que encabeza la vicepresidenta del Consell Mónica Oltra, se haría con entre 15 y 17 escaños frente a los 17 que actualmente ostenta en el parlamento valenciano. Eso sí, con una menor estimación de intención de voto que la que se registró en 2019: ahora se llevaría el 16,4% de los votos frente al 16,7% de 2019.

Con todo, Compromís aguantaría el tirón si se compara con Unides Podem, el partido representado en el Gobierno valenciano por Rubén Martínez Dalmau. En su caso, los resultados electorales se resentirían: entre cinco y seis diputados frente a los ocho actuales. Sería la fuerza política más perjudicada de la izquierda si hubiera comicios este mes, registrando un descenso en el porcentaje del voto del 8,1% de 2019 a un 6,3%. Con todo, la suma total de los tres partidos arrojaría una mayor presencia de la izquierda en Les Corts.

En el bloque de derechas también se observa una reordenación de los equilibrios, en la línea de los sondeos publicados a nivel nacional. El Partido Popular recuperaría parte del terreno perdido en la última cita con las urnas y sumaría ocho escaños a los 19 de hace dos años: obtendría 27 diputados regionales. En términos de intención de voto, pasaría del 19,1% a casi el 25%. El partido que todavía dirige Isabel Bonig en la Comunitat Valenciana se mantendría así como la primera fuerza conservadora del parlamento y alejaría los fantasmas que se vivieron en 2019 de un posible sorpasso de Ciudadanos.

Precisamente el partido naranja es el que más ha acusado todo lo acontecido en los últimos meses, incluida la salida de su máximo dirigente en territorio valenciano, Toni Cantó. El batacazo en términos numéricos es de 13 diputados: pasaría de los 18 que obtuvo -a punto de igualar al PP- a los cinco escaños en el parlamento. O lo que es lo mismo: de obtener el 17,7% de la representación parlamentaria a quedarse en un 6%, por debajo de Unides Podem.

La caída en picado del partido naranja no sólo iría en beneficio de los populares, sino que refuerza el papel de Vox. El partido de ultraderecha sería el segundo del bloque de derechas con entre 13 y 14 diputados autonómicos, un sensible incremento desde la decena de escaños obtenidos en 2019. Pasaría del 10,6% al 13,6% en intención de voto.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email