GRUPO PLAZA

Ursula von der Leyen ha dejado la responsabilidad en manos de los Estados miembros

La Unión Europea se prepara en agosto para un frío invierno sin el gas ruso

Foto: ALEXIS HAULOT / EUROPEAN PARLIAMEN / DPA
20/07/2022 - 

BRUSELAS. La reunión del Colegio de Presidente de la Unión Europea (UE) ha anunciado un duro invierno con la reducción de la demanda de gas ruso. La presidenta de la comisión, Ursula von der Leyen ha dejado la responsabilidad en manos de los Estados miembros para comenzar este verano con la reducción de la refrigeración y establece una nueva ley que reducirá en un 15% la dependencia del gas hasta la próxima primavera y que dará la posibilidad a sus gobiernos para declarar un estado de alerta que imponga obligatoriamente  la restricción del consumo energético.

A la Presidenta Ursula von der Leyen la han acompañado en la presentación del nuevo plan de acción y del nuevo Reglamento, en respuesta a la invasión rusa de Ucrania, el Vicepresidente Frans Timmermans, y los comisarios Thierry Breton y Kadri Simson. La nueva ley prevé una situación de emergencia que permita a los Estados limitar el uso de energía a empresas y ciudadanos.

La Unión Europea se enfrenta al riesgo de nuevos recortes en el suministro de gas de Rusia, debido al emplazamiento de armas en las exportaciones de gas por parte del Kremlin, con casi la mitad de nuestros Estados miembros ya afectados por la reducción de las entregas. “Tomar medidas ahora puede reducir tanto el riesgo como los costes para Europa en caso de una interrupción adicional o total, fortaleciendo la resiliencia energética europea”, explica la Comisión. “Si comenzamos ahora a ahorrar energía, no tendremos que declarar un estado de alerta”, manifestó Kadri Simson.

El comisario Thierry Breton reconoció que “vamos a perder nuestro confort” con estas medidas, pero “cada país debe asumir su responsabilidad para reducir la demanda de gas ruso y sustituirlo por otras energías”. Por su parte, Timmermans puso como ejemplo los Países Bajos, donde “ya se ha visto esfuerzos para reducir la factura energética con paneles voltaicos y bombas de calor”.

ALEXIS HAULOT / EUROPEAN PARLIAMEN / DPA

El mensaje fue unánime: “No podemos seguir dependiendo del gas y hay que ir hacia otras energías”. El objetivo es reducir esta dependencia en un 15% por algunos y, para ello, la presidenta Von der Leyen ha decidido comenzar ya, este verano, con un plan que va desde este mes de agosto hasta finales de marzo de 2023. “Debemos estar todos unidos, no podemos darle ese regalo a Putin”, añadió el comisario Breton. En este sentido, la Presidenta insistió en que “no podemos decirles a los Estados qué medidas tomar, pero podemos señalar el camino para reducir la demanda de gas y proteger nuestra industria”.

La Comisión propone hoy una nueva herramienta legislativa y un Plan Europeo de Reducción de la Demanda de Gas, para reducir el uso de gas en Europa en un 15% hasta la próxima primavera. Todos los consumidores, las administraciones públicas, los hogares, los propietarios de edificios públicos, los proveedores de energía y la industria pueden y deben tomar medidas para ahorrar gas. La Comisión también acelerará el trabajo de diversificación del suministro, incluida la compra conjunta de gas para fortalecer la posibilidad de la UE de obtener entregas alternativas de gas.

Declaración de “estado de alerta”

El nuevo Reglamento del Consejo “sobre medidas coordinadas de reducción de la demanda de gas” está basado en el artículo 122 del Tratado de la UE. El nuevo Reglamento establecería un objetivo para que todos los Estados miembros reduzcan la demanda de gas en un 15 % entre el 1 de agosto de 2022 y el 31 de marzo de 2023. También daría a la Comisión la posibilidad de declarar, previa consulta a los Estados miembros, una “alerta de la Unión” sobre la seguridad del suministro, imponiendo una reducción obligatoria de la demanda de gas a todos los Estados miembros.

La alerta de la Unión puede activarse cuando existe un riesgo sustancial de una grave escasez de gas o una demanda de gas excepcionalmente alta. Los Estados miembros deben actualizar sus planes nacionales de emergencia antes de finales de septiembre para mostrar cómo pretenden cumplir el objetivo de reducción, y deben informar a la Comisión sobre los progresos realizados cada dos meses. Los Estados miembros que soliciten un suministro solidario de gas deberán demostrar las medidas que han tomado para reducir la demanda a nivel nacional.

CHRISTOPHE LICOPPE / EUROPEAN COMM / DPA

Para ayudar a los Estados miembros a lograr las reducciones necesarias de la demanda, la Comisión también ha adoptado un Plan Europeo de Reducción de la Demanda de Gas que establece medidas, principios y criterios para la reducción coordinada de la demanda. El Plan se centra en la sustitución del gas por otros combustibles y en el ahorro general de energía en todos los sectores.

Su objetivo es salvaguardar el suministro a los hogares y a los usuarios esenciales como los hospitales, pero también a las industrias que son decisivas para el suministro de productos y servicios esenciales a la economía, y para las cadenas de suministro y la competitividad de la UE. El Plan proporciona directrices para que los Estados miembros las tengan en cuenta al planificar la reducción.

La energía ahorrada en verano es energía disponible para el invierno

Al sustituir el gas por otros combustibles y ahorrar energía este verano, se puede almacenar más gas para el invierno. Actuar ahora reducirá el impacto negativo en el PIB, al evitar acciones no planificadas en una situación de crisis más adelante. Las primeras medidas también distribuyen los esfuerzos a lo largo del tiempo, alivian las preocupaciones del mercado y la volatilidad de los precios, y permiten un mejor diseño de medidas específicas y rentables que protejan la industria.

El Plan de Reducción de la Demanda de Gas propuesto por la Comisión se basa en consultas con los Estados miembros y la industria. Hay una amplia gama de medidas disponibles para reducir la demanda de gas. Antes de considerar las restricciones, los Estados miembros deben agotar todas las posibilidades de sustitución de combustible, los planes de ahorro no obligatorios y las fuentes de energía alternativas.

Foto: EFE

Siempre que sea posible, se debe dar prioridad al cambio a energías renovables o a opciones más limpias, menos intensivas en carbono o contaminantes. Sin embargo, el cambio al carbón, el petróleo o la energía nuclear puede ser necesario como medida temporal, siempre y cuando evite el bloqueo de carbono a largo plazo. Las medidas basadas en el mercado pueden mitigar los riesgos para la sociedad y la economía. Por ejemplo, los Estados miembros podrían poner en marcha sistemas de subastas o licitaciones para incentivar la reducción de energía por parte de la industria.

Reducir la refrigeración y la calefacción

Otro pilar importante del ahorro de energía es la reducción de la calefacción y la refrigeración. La Comisión insta a todos los Estados miembros a que pongan en marcha campañas de sensibilización pública para promover la reducción de la calefacción y la refrigeración a gran escala. Para dar ejemplo, los Estados miembros podrían ordenar una reducción específica de la calefacción y la refrigeración en los edificios operados por las autoridades públicas.

El Plan de Reducción de la Demanda también ayudará a los Estados miembros a identificar y priorizar, dentro de sus grupos de consumidores "no protegidos", a los clientes o instalaciones más críticos en función de consideraciones económicas generales. Los criterios   seguir se centran en los sectores críticos como la salud, la alimentación, la seguridad y la prestación de servicios ambientales. También atiende a las cadenas de suministro transfronterizas, y las posibilidades de reducción de gas y su sustitución.

Antecedentes para garantizar suministro energético

Tras la invasión rusa de Ucrania, la Comisión adoptó el Plan REPowerEU para poner fin a la dependencia de la UE de los combustibles fósiles rusos lo antes posible. REPowerEU establece medidas sobre la diversificación de los proveedores de energía, el ahorro de energía y la eficiencia energética, y un despliegue acelerado de la energía renovable. La UE también ha adoptado una nueva legislación que exige que el almacenamiento subterráneo de gas de la UE se llene hasta el 80% de su capacidad para el 1 de noviembre de 2022 para garantizar el suministro para el próximo invierno. En este contexto, la Comisión ha llevado a cabo una revisión en profundidad de los planes nacionales de preparación para hacer frente a posibles interrupciones importantes del suministro.

La UE está logrando diversificarse lejos de las importaciones de gas ruso gracias a las mayores importaciones de gas natural licuado (GNL) y gasoductos de otros proveedores. En el primer semestre de 2022, las importaciones de GNL no ruso aumentaron en 21.000 millones de metros cúbicos (bcm) en comparación con el mismo período del año pasado. Las importaciones de oleoductos no rusos también crecieron en 14 bcm desde Noruega, Azerbaiyán, el Reino Unido y el norte de África.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme