X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el crecimiento urbano se concentrará en la punta y benimàmet

València blinda dos millones de metros cuadrados de huerta en el PGOU

12/03/2019 - 

VALÈNCIA. Se trata de nueve sectores urbanizables que abarcan más de dos millones de metros cuadrados. Se habían incluido en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que se inició en 2014, pero ahora, el área de Urbanismo del Ayuntamiento de València que dirige el socialista Vicent Sarrià ha decidido eliminarlos con el propósito de evitar la pérdida de huerta valenciana frente al desarrollo urbanístico de la ciudad.

Recuerdan en Urbanismo que desde mediados del siglo XX hasta 2006, la ciudad perdió el 30% de su huerta histórica, lo que ha derivado en un riesgo de desaparición acelerado, tal y como reconoce el Plan de Acción Territorial de la Huerta de València (PAT) recién aprobado por la Generalitat Valenciana. Y es que tan sólo quedan cinco espacios de huerta mediterránea en Europa, todos ellos amenazados, advierten.

La revisión del PGOU de 2014 contemplaba once sectores urbanizables. Más tarde, la entrada del socialista Sarrià en el consistorio cambió el rumbo al introducir nuevos criterios en esta reforma. Arguye el concejal de Urbanismo que se llegó a la conclusión de que el documento estaba “obsoleto” en cuestiones concernientes al futuro desarrollo de la ciudad, como "la relación con su realidad metropolitana y la ordenación de su entorno rural y natural, fiando sus posibilidades de expansión a costa de la huerta", entre otras.

Como consecuencia, se redirigieron los objetivos de crecimiento de la ciudad "hacia otros muchos más sostenibles para que el desarrollo del cap i casal no estuviera ligado a la destrucción de la huerta que le rodea", explica el edil. Esa una de las premisas de esta delegación desde 2015. En otras palabras: que la capital del Túria crezca sobre sí misma y colmate las actuales áreas consolidadas o en fase de desarrollo antes de ir más allá.

Según las estimaciones del equipo encargado de la revisión del PGOU, dentro de la ciudad hay 60.000 viviendas vacías -la mayoría en el casco histórico-, y espacio suficiente para la construcción de otras 40.000. "Ello permitirá mejorar la calidad de vida y garantizar a la ciudadanía el derecho a la vivienda, y las necesidades de equipamientos y servicios", argumenta Sarriá.

El concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià. Foto: EVA MÁÑEZ

Bajo estas nuevas limitaciones, se han eliminado los nueve sectores que se pretendían dedicar a la construcción de vivienda: los de Vera I y II -este último, afectado por las universidades valencianas-, Faitanar, Mahuella, Horno de Alcedo, los alrededores de Alboraya, Tabernes Blanques, La Torre Sur y Campanar. Y en ese sentido, el crecimiento de la capital se concentrará en dos áreas, La Punta y Benimàmet.

En el caso de La Punta, se ha decidido mantener como zona urbanizable el terreno más cercano al núcleo urbano para garantizar la conexión y permeabilidad de la ciudad con el barrio de Natzaret mientras se protege la huerta restante. Todo el sector tiene un tamaño de 208.555 metros cuadrados, de los que 51.277 serán para viviendas y equipamientos, quedando los 157.278 metros cuadrados restantes como Huerta protegida.

Por su parte, el sector de Benimámet también se conserva como terreno para la construcción de viviendas debido al convenio con la Generalitat para soterramiento de las vías del metro a su paso por el municipio. Una reivindicación vecinal que se vio satisfecha en 2011 y que tenía como objetivo no solo mejorar la seguridad ferroviaria, sino también del entorno urbano mediante la creación del actual Parque Lineal, un espacio verde por donde antes discurrían las vías del metro. A raíz de este proyecto, el consistorio le deberá devolver a la Generalitat Valenciana 30 millones de euros.

Se repiensan las infraestructuras viarias

La revisión de 2014 preveía, apunta Sarrià, "un modelo de movilidad poco sostenible". Por ello, se pretende abrir la puerta al replanteamiento de la red viaria, evitando así la construcción de infraestructuras viarias en el entorno de Castellar-Oliveral, la prolongación de la V-30 Norte, la conexión de la ronda de Tabernes Blanques con la Ronda Norte y la expansión de ésta por la Huerta de Vera, la ronda de poblados del Sur por Faitanar y la variante de la carretera de Poble Nou. "Así se respetarían mucho más los valores ambientales del área metropolitana", subraya el concejal.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email