GRUPO PLAZA

1964-1981

Valencia rescata la cápsula del tiempo del Equipo Crónica

El Centro Cultural Bancaja muestra la mayor antología del movimiento, basada en la expuesta en el Museo de Bellas Artes de Bilbao en 2015

23/09/2016 - 

VALENCIA. El realismo socialista y el pop art en el campo de batalla o El bocadillo. Datada en 1969, el título de esta pieza bien podría haber sido el de la exposición. Sin embargo, han optado por algo más simple. Equipo Crónica. No es necesario más rebombori para una muestra que, efectivamente, lo abarca todo. El Centro Cultural Bancaja inauguró ayer la muestra antológica más completa que se ha hecho hasta el momento del colectivo artístico, que se podrá ver hasta el próximo 8 de enero de 2017, un recorrido que se inicia de la mano del movimiento Estampa Popular, a finales de 1964, hasta el fallecimiento de Rafael Solbes, en 1981. Valencia reabre su particular cápsula del tiempo.

La muestra tiene como referente la antológica que realizó en IVAM en 1989 y la reciente exposición en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, esta última punto de partida de lo que hoy se puede ver en Valencia. Con un planteamiento similar, el volumen de esta nueva muestra, que suma 165 obras, la convierte en la mayor de su historia, esa Historia (esta vez con mayúscula) que han creado y de la que han bebido. "La obra se desarrolla en unos años críticos para la Historia de España, los últimos del franquismo y transición. Fueron años extremadamente agitados y confusos", explica su comisario, Tomás Llorens. Entre las piezas, préstamos de una larga lista de centros y, también, algunos cuadros que en los años 70 se vendieron en Italia y nunca habían vuelto a ser expuestos.

Constituido en 1964 por tres artistas valencianos -Rafael Solbes (1940‐1981), Manolo Valdés (1942) y Joan Antoni Toledo (1940‐1995)-, el Equipo Crónica no puede ser visto como tres individualidades sino como un todo formado por tres trazos que se mezclaban a golpe de pincel. “El Equipo Crónica construyó su proyecto artístico con la voluntad de hablar del presente como Historia. No es solo un proyecto colectivo sino que, además, pintaban en común, algo inaudito en la Historia del Arte Moderno”, explica Llorens, que tilda su concepción como "un proyecto inicial intelectualmente ambicioso". 

El trabajo anónimo y en equipo, la articulación de los trabajos en series, la evocación de imágenes procedentes de los medios de comunicación y la apropiación crítica de referencias a la historia y al arte fueron los principales rasgos de su actividad creadora, deliberadamente vinculada a la realidad sociopolítica española del momento. Un camino siempre jugando con la dualidad: la de capturar la agitación de la época y la de generarla a través de sus piezas. Integrados, a regañadientes, en el movimiento americano del Pop Art, lo cierto es que el contexto y uso de imágenes del equipo valenciano lo sitúan, no ajeno a él, pero tampoco en su núcleo.

Exposición seriada

Con la serie que iniciaron en 1968, bajo el título La recuperación, daban por comenzado su periplo tras años de trabajo en común, temporada de adaptación a un modus operandi poco habitual. Este fue el punto de partida de una producción seriada cuyo más próximo referente era Estampa Popular, movimiento del que también se exponen obras en el Centro Cultural Bancaja y en cuya primera exposición en Valencia, en 1964, ya participaron Solves, Antoni y Valdés, siendo la primera oficial del Equipo Crónica en el Salon de la Jeune Peinture, en París.

La serie La recuperación alude a la utilización que el régimen franquista hizo de la pintura española del 'Siglo de Oro', en la que se sitúa Guernica 69, que ironiza con el proyecto del Gobierno español de recuperar el cuadro de Picasso, custodiado en el MoMA. También hay una serie dedicada al binomio Policía y cultura que trata la ambigüedad de las vanguardias artísticas ante las realidades de la represión política. En un segundo ámbito de la exposición se encontraría el cuadro Pintar es como golpear que reflexiona sobre la pintura en sí y la labor del pintor, que incluye Encuentros de Pamplona y Retratos, bodegones y paisajes.

Esta serie incorpora también La trama, ejercicio de pintura de historia que recrea ficticiamente la biografía oficial del dictador Francisco Franco. De igual manera se incorpora La partida de billar, que propone otra metáfora de la actividad pictórica; los Paisajes urbanos, que se centran en la vida en la ciudad; Los viajes, que proponen una nueva reflexión sobre la relación entre ver y hacer pintura; y, por último, Lo público y lo privado, una serie que quedó truncada por la muerte de Solbes en noviembre de ese mismo año.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme