X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

REUNIÓN ENTRE Joan Ribó y Sandra Gómez

València: Un teatro para escenificar el inicio del acuerdo de gobierno

7/06/2019 - 

VALÈNCIA. (EFE/Mónica Collado). Tras varios días de desencuentro, Compromís y PSPV han escenificado este viernes el acuerdo para un pacto de gobierno en València con el teatro Rialto como escenario, donde los líderes de ambas formaciones, Joan Ribó y Sandra Gómez, han levantado el telón para el inicio de las negociaciones.

El lunes siguiente a las elecciones del 26M, Ribó afirmó que todo estaba "por discutir" con el PSPV para formar un gobierno de coalición y ni siquiera tenían un calendario para negociar pero daba "por supuesto" un nuevo acuerdo, lo que hacía prever que todo estaba encarrilado para una reedición del pacto de la Nau firmado en 2015.

Pero nada más lejos de la realidad, porque tres días después Gómez anunciaba una reunión con el alcalde electo ese jueves para empezar la negociación pero desde el Consistorio dijeron que el encuentro se enmarcaba en una ronda institucional de contactos con todos los partidos con representación en el Ayuntamiento.

Y ese fue el detonante. Ribó anunció ese día que había convocado a la candidata popular, María José Catalá, y a Gómez el jueves, y al día siguiente al portavoz de Ciudadanos (Cs), Fernando Giner, y al candidato de Vox, Pepe Gosálbez.

Gómez, que ya había reclamado un "liderazgo compartido", creía que debía reunirse con ella primero y lamentó que su primera foto tras ganar las elecciones fuera con el PP, lo que, a su juicio, era una "falta de respeto" a su partido y le llevó a rechazar ir a esa cita.

Tampoco lo hizo el líder de Cs, que esgrimió que Ribó no podía solucionar "con una foto y diez minutos" lo que a su juicio no había hecho en cuatro años: hablar de los problemas de los valencianos.

Compromís y PSPV iniciaron entonces un cruce de comunicados y declaraciones, en los que dejaban patente que ambos apostaban por un gobierno de coalición progresista pero diferían en las formas de iniciar las negociaciones.

 
El jueves 30 de mayo, el PSPV exigió a Compromís "responsabilidad" para llegar a un acuerdo de gobierno progresista en la ciudad y lamentó que Ribó hubiera "anulado la reunión con los socialistas".

Ese mismo día, preguntado por esos desencuentros, el alcalde lo achacó a un "error de interpretación", porque había convocado a Gómez con "carácter institucional" como al resto de partidos pero ella lo había entendido de otra forma y añadió: "No pasa nada, es una tormenta en un vaso de agua".

Al día siguiente, ambas formaciones coincidieron en proponer, en sendos comunicados, que se empezaran a hablar la semana siguiente, aunque mientras Compromís apuntaba al miércoles, el PSPV planteaba que fueran "tras el encuentro que mantendrán los candidatos", sin especificar el día. 

Finalmente la comisión ejecutiva de Compromís aceptó el pasado miércoles que se produjera la reunión entre el alcalde electo y la líder socialista para avanzar en la formación del gobierno tras el 26M y pidió al PSPV "evitar tensiones".

En esa reunión, se determinó que los representantes de Compromís en la negociadora serían Esther Tarín, Amadeu Mezquida, Pilar Soriano y Papi Robles.

Al día siguiente fue el PSPV el que informó de que su comisión ejecutiva había designado para negociar a Borja Sanjuán, Rafael Rubio, Carlos Vila y Teresa Altarejos.

Y este mismo viernes, tras el encuentro de Ribó y Gómez, ha empezado el trabajo conjunto de ambas delegaciones para acordar el programa de gobierno que regirá el devenir político de València los próximos cuatro años.

La popular María José Catalá aprovechó el rifirrafe y les acusó de empezar "a la gresca" y ofrecer un "espectáculo lamentable por salir en la foto" mientras la pobreza en la ciudad se sitúa en "niveles alarmantes" y les exigió que dejaran de enzarzarse en una "batalla de egos, fotografías y protagonismo".

Gosálbez (Vox) también fue preguntado al respecto aunque se limitó a señalar que era "un asunto de ellos".

Han tenido que pasar doce días desde las elecciones para que Ribó y Gómez den el pistoletazo de salida para negociar, en lo que desde Ciudadanos se tacha como el "estreno de la comedia del Rialto". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email