GRUPO PLAZA

en play club y picadilly

Variedades y cabaré para levantar el (nuevo) ocio nocturno

Los últimos meses han supuesto un auge para la popularidad del movimiento drag queen. La nueva normativa impulsa este tipo de espectáculos en algunas discotecas que hasta ahora nunca habían trabajado con este formato

11/12/2020 - 

VALÈNCIA. Las salas de ocio nocturno se han tenido que enfrentar a una situación sin precedentes en los últimos meses, lo que ha obligado a los organizadores de eventos a tratar de reinventarse. El último decreto del DOGV, efectivo desde el pasado miércoles, permite reabrir a estos locales siempre que lo hagan como hostelería. Es decir, mesas, sillas y distancia de seguridad. De entre todos ellos, surgen algunas iniciativas que apuestan por el espectáculo de variedades y el cabaré, desde el drag y con mirada queer. Es el caso de discotecas como Play Club (con su espectáculo Varietats) o Picadilly (que siempre ha apostado por esta temática, ahora desprovista de altos decibelios y pista de baile, y centrándose en números que él público ve desde su mesa).  

La performance drag está cada vez más al día en València, y lo cierto es que la pandemia ha expandido este tipo de shows. Hay quien lo achaca a que el colectivo drag es de los últimos que falta por normalizarse socialmente, y que durante la cuarentena tuvo mucha visibilidad a través de formatos en streaming. Y hay quien dice que es porque la nueva modalidad de ocio puede resultar aburrida si no se sorprende al espectador. Las reaperturas tendrán que respetar el toque de queda y el resto de normas de seguridad. 

Así pues, el ocio nocturno se reconfigura como único modo de salvación. Y lo hace a través del teatro, el cabaré y las variedades, que proliferan ahora transformando el modelo empresarial de siempre. Todavía es pronto para decir que el cambio sea inevitable, pero, como afirma Carlos Giménez (organizador, entre otros eventos, de El Chou de Picadilly), "en Madrid esta fórmula ya ha funcionado, y aunque aquí no esté del todo consolidada la filosofía de las variedades, hay que moverse hacia algún punto".

Culturplaza pregunta sobre el tema a Lucía Poncelas (organizadora de Varietats), a Carlos Giménez y a la drag queen Glamniss (presentadora del espectáculo).

'Varietats': de discoteca tradicional a show de variedades 

La discoteca Play Club, situada en el barrio de Russafa, da vida al evento impulsado durante la pandemia con mirada queerVarietats es un espectáculo de teatro y cabaré que apuesta por artistas valencianas que no actúan en espacios escénicos convencionales. En palabras de su organizadora Lucía Poncelas, “al ser un espectáculo con artistas más amateur, el público tiene la posibilidad de disfrutar de algo no tan estricto, más desenfadado”. 

Foto: MIKE MONTESINOS

Tanto ella como la drag queen Glamniss destacan que la popularidad de los espectáculos de transformismo en nuestra ciudad tiene su punto de inflexión en la cuarentena. “Desde ese momento –explica Poncelas- las discotecas y los locales han tenido que reinventarse. Hay mucha oferta más allá de los locales de ocio. Es un punto de inflexión tanto para empresas como para drags. Además, un espectáculo en el que el público esté varias horas sentado tiene que ser muy vistoso. La extravagancia de los maquillajes y la vestimenta en Varietats, así como la espontaneidad de los números, mantiene al espectador interesado. Conseguimos que estén sentados sin necesidad de bailar”.  

Glamniss apunta que el creciente interés en estas iniciativas nace en el momento en que empezaron a hacerse espectáculos online. “En València hay muchísimas artistas drag, LGTBI, propuestas queer... que no suelen tener espacio normalmente. Ahora, aunque todavía quede mucho por enseñar, nos hemos hecho hueco, y muchas empresas han sabido verlo”. Muchas personas, al descubrir vía streaming la temática de performance drag durante el confinamiento, empezaron a interesarse en el tema. “Ese es el sentido positivo de todo lo que ha ocurrido, la gente agudiza el ingenio y aprende a consumir cosas diferentes, pero la verdad es que, pese a todo, no estamos ganando mucho dinero. Una discoteca en la que antes entraban 700 personas tiene ahora un aforo de 60”.  

La temática de Varietats cambia cada semana, aunque siempre gira en torno a la misma fórmula: se hacen performances, monólogos, cabaret, concursos de talentos, striptease, danza del vientre... Todo desde la idea clara de la espontaneidad y la improvisación. Como presentadora del espectáculo está Glamniss, quien se dedica a acompañar al público entre número y número y a llevar el hilo del show. La temática de este fin de semana es circense, y acudirán artistas como Hugáceo Crujiente, Tinto D. Vino, Tommy Conill Elsa Rampión (como dúo en el que actúan de siamesas).  

Glamniss sobre el escenario. Foto: MIKE MONTESINOS

“Todas las personas que actúan tienen una temática pero hacen un show libre”, explica Lucía Poncelas. La clave de Varietats es esa: “Lo mejor de nuestro formato es que nos interesamos en el arte de cada personaje. Normalmente los espectáculos suelen ser más cerrados. Aquí intentamos satisfacer al 100% a las artistas invitadas”. Por otro lado, la organizadora busca demostrar con este espectáculo, que “el ocio nocturno puede ser muy cultural, aunque actualmente no vaya en esa línea”. “Busco explicar a otros organizadores que este tipo de eventos pueden funcionar, que puedes llenar una sala trayendo a gente amateur, o íntegramente mujeres. Es muy bonito conseguir esto al mismo tiempo que haces una reivindicación moral y política sobre la libertad”. Y en la misma línea, Glamniss opina que “alrededor de espectáculos drag como este se revindica que somos un arte, que además está muy vivo en València y que aunque hasta ahora no se nos hayan dado oportunidades, eso está cambiando”. 

Picadilly: la esencia de siempre, adaptada a las circunstancias 

La discoteca Picadilly (también en el barrio de Russafa) siempre ha apostado por la temática drag, solo que ahora lo hace de manera distinta, adaptándose a la nueva normativa que permite la apertura de locales de ocio nocturno siempre que sea en modalidad hostelería. Su organizador, Carlos Giménez (también implicado en otras iniciativas LGTBIQ+ como Colors al Cercle), explica a Culturplaza que este fin de semana la discoteca reabre “con el rabo entre las piernas”. Todavía no saben cómo funcionará esta nueva modalidad, así que “irán probando para ver lo que gusta a la gente". 

El Chou de Picadilly

Este domingo se celebrará un show con la drag queen Liz Dust, en el que se llevarán a cabo “pequeñas performances”. El plato fuerte llegará el 31 de diciembre con El Chou de Picadilly, evento al que acudirán artistas conocidas y se celebrarán distintos números. Todavía no saben si a partir de ese momento los espectáculos se llevarán a cabo semanalmente.

Giménez explica que tanto el movimiento drag queen en concreto está viviendo “un momento de gran efervescencia en València. La pandemia ha hecho que proliferen formatos como este, que no lo habrían hecho en una situación normal”. También aclara que en su apuesta por la fórmula drag, tanto él como Liz Dust (con quien trabaja mano a mano) “buscan la absoluta normalización, sin ensalzar la figura de la drag, hablando de todo tipo de temas”. 

En este sentido, Picadilly fue pionera en València dando cabida a una oferta inclusiva para el colectivo LGTBIQ+. “Ahora el formato cambia, se reconvierte a local de copas, con música suave, desde las 17 horas hasta el toque de queda. Los locales tienen que hacer este ejercicio de reinvención, necesitan propuestas por las que apostar”. 

Con estos espectáculos reivindicamos el arte, la normalización drag y su visibilización. Estos formatos interesan, es una evidencia. No hace falta casi ni promocionarlos. La gente puede encontrar diversidad artística con cada performance”. 

Quizá te interese

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email