GRUPO PLAZA

grand place / OPINIÓN

Wild West

29/06/2021 - 

Las nubes de drones-abejorro seguían cubriendo el cielo al anochecer, acompañando el el toque de queda que se anunciaban por megafonía con voz mecánica. Se había iniciado el CXVIII Confinamiento de la Era Covid. Laura quedó atrapada por un tiempo indefinido e indeterminado en la ZonaZero-BXL. No había calibrado que la variante Delta, nacida en Año I d.C. -después de la Covid-, podía extenderse con tanta rapidez desde que el Territorio-Indi diera la voz de alarma con piras de fallecidos en cada esquina pintando las nubes de humo negro.

Se había desplazado al norte, tras su enésimo desencuentro con David, atrapado por el eHealth en la península de Anatolia, en el Territorio-MiddleEast. Un poco de aislamiento no le vendría mal. Siempre podía quedar con su holograma. Además, no iba a interferir con la investigación que le había llevado hasta allí, hasta el lugar donde desapareció la Tieta, tras dejarle una targeta SIM en herencia. 

Entre los DOC que contenía, había una referencia a la conferencia Wild West, organizada por un grupo que hoy se consideraría subversivo, S&D (Socialistas y Demócratas). Hablaban de conceptos tan obsoletos como Democracia y Libertad. Una de sus líderes en el  Territorio-Europa, Iratxe García -declarada mártir por LosOtros en el Año X de la pandemia-, encabezaba un movimiento contra LasTech de forma soterrada. 

-Así hablaba la Tieta, así la recuerdo, David. Durante mi infancia, me explicó una y otra vez todos esos conceptos desaparecidos de las plataformas eLearn. 

En el informe DOC366 se detallaba lo que pasó en aquella conferencia llamada Wild West. La protagonizó la INGE: “Comisión Especial sobre Injerencias Extranjeras en Todos los Procesos Democráticos de la Unión Europea, en particular la Desinformación”. Repito, ininteligible.

La primera ponencia versaba sobre el “Modelo de negocio de plataformas sociales y desinformación: cómo contribuye a la desinformación y cómo podríamos cambiar el juego”. En la segunda exposición se debatió el “Fortalecimiento de todos los espacios de la democracia. Desinformación, libertad de expresión y vulnerabilidad a estrategias de injerencia externa”. Ya entonces, debía sonar peligroso. 

Entre las conclusiones que recoge el extenso DOC366, se destaca la relativa a las mal llamadas “fake news” y a las “amenazas de las campañas de desinformación”. Te la reproduzco por audio-chip a continuación, David. Leo literalmente “para mí” -proceso mental de lectura visual, sin utilizar la voz, sólo el pensamiento-.

"Thomas and the blue marble”. FOTO: ESA

"Las amenazas incluyen: campañas de desinformación a gran escala, ciberataques dirigidos a debilitar la infraestructura electoral, operaciones de pirateo y filtrado contra personajes públicos, la utilización de trolls y bots en internet para difundir ‘noticias falsas’, llegar a un público político objetivo muy específico de comunidades vulnerables y, finalmente, la financiación ilegal de fundaciones y partidos políticos. Asimismo, la Comisión estudiará el grado de dependencia de infraestructuras de tecnología extranjera de las regiones de la Unión Europea, lo cual podría utilizarse para cortar redes de comunicación y un suministro esencial”.

No sé si se era consciente en aquellos momentos de lo que se estaba debatiendo, pero fue una de las premoniciones del siglo XXI más reales. La posibilidad de “cortar las redes de comunicación” que se detalla en el informe es más que sospechoso. Sobre todo porque nueve años después, en el invierno de 2030, Año X d.C., cayó LaRed. Fue el advenimiento de ELLA. 

Entre los gurús que, posteriormente, pasaron al gobierno del PartidoÚnico, encontramos a la ex Primera Ministra danesa Helle Thorning-Schmidt (Facebook Oversight Board), Sarah Andrew (AVAAZ), Aura Salla (Facebook Brussels), Yaël Eisenstat (Berggruen Institute)  y a la Comisaria europea  Vera Jourova. 

A los representantes de las plataformas digitales se les dio el papel de “luchar contra la desinformación y los ataques a nuestros valores, democracias y procesos electorales por parte de actores del tercer estado y no estatales”. Al parecer, la ciberseguridad y la ciberdefensa pasarían a manos privadas a LasTech. El TerritorioEuropa cedió la soberanía de su ciber-espacio, el control del pensamiento y la construcción del PensamientoÚnico.

No fue la intención primigenia de los socialistas y demócratas, que pedían leyes “para aumentar la responsabilidad de las plataformas”, al tiempo que se salvaguardaba la libertad de expresión y se evitaba la censura. “Necesitamos más transparencia y reglas claras sobre la eliminación de contenido ilegal, incluido el discurso de odio y la incitación a la violencia. Y necesitamos corregir los algoritmos que promueven la polarización a expensas del diálogo constructivo. Necesitamos acabar con el salvaje oeste digital y proteger nuestras democracias”. El Wild West ya estaba en marcha… ¿Nos vemos esta noche por holograma?

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme