X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

INCIDENCIAS EN LOS JUZGADOS

Y Cicerone echó a andar… a tumbos

Foto: EVA MÁÑEZ
12/05/2017 - 

VALÈNCIA. El camino para que la Justicia llegue a la digitalización no solo será largo, sino también tortuoso. La Comunitat ya padecía un retraso en los plazos, al que ahora se suman problemas técnicos de diversa índole. Como consecuencia, la implantación en València del sistema informático Cicerone 19, propio de los jueces, se ha visto alterada, prorrogada y enturbiada. Tenía que haber empezado a andar hace una semana, y aunque ahora mismo ya se encuentra instalado, está dando más problemas que soluciones.

Lo deseable era que la aplicación informática operase desde el pasado 11 de mayo en el juzgado de la capital -el mayor de la Comunitat, con cerca de 1.500 empleados públicos-, como ya lo hace en distintos municipios de la provincia. No obstante, una serie de fallos informáticos impidieron que así fuera al final. Los propios trabajadores lamentaron desconocer en qué consistía exactamente el error de origen, y por tanto estar informados de lo que había organizado la parálisis en los organismos.

Mientras el problema de las bases de datos ya está subsanado, el de la firma digital tan solo se ha aminorado

Ahora sabemos que en concreto se produjo una ralentización de la base de datos y un error con la firma electrónica de los expedientes, según ha explicado la Dirección General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DGTIC), dependiente de la Conselleria de Hacienda y responsable de solventar el problema. Mientras el primero ya está subsanado, el segundo tan solo se ha aminorado.

Esto significa que, si antes podían marcarse masivamente los expedientes para firmar, ahora hay que ir uno a uno, y pese a todo sigue figurando el mensaje de error en la pantalla. Los sindicatos confirman la aplicación, en lo que a los trámites procesales se refiere, va mejor desde esta semana y ha aliviado el malestar. Pero el problema con la firma digital de secretarios y jueces sigue dando problemas.

El sindicato CSI·F, que mantiene un conflicto abierto con la Conselleria de Justicia y Administración Pública, no ha dudado en llevar el tema de los ordenadores a la mesa de negociación. De hecho, tras alertar de la situación “insostenible” por los retrasos, llegó a pedir a la Conselleria de Justicia la vuelta a una versión anterior que no genere fallos. Desde el mismo departamento de la Generalitat insisten en que esa reversión es “del todo imposible” porque directamente no existe un programa anterior al que regresar.

Cada provincia tiene su ritmo

La llegada de Cicerone a la provincia de Valencia ya provocó problemas anteriores. De hecho, hubo paros de los trabajadores de Llíria, así como un escrito de protesta de los secretarios de juzgados de Paterna, entre otras muestras del malestar de los empleados públicos. La Administración respondió que estaba trabajando con la mayor premura.

En la ciudad de València, el proceso de implantación arrancó en abril y tenía previsto concluir a partir del 11 de mayo, un plazo que finalmente no será factible. En el resto de provincias la situación difiere. Por lo que respecta a Castellón, ya hay Cicerone desde marzo y parece operar con normalidad, mientras que en junio le tocará a Alicante.

El frustrado plan del papel 0

El plan Justicia Digital: Papel Cero, puesto en marcha en mayo de 2015 por el Gobierno de Mariano Rajoy, quería ser la panacea a la lentitud en los procedimientos. Su objetivo principal era impulsar LexNet, el sistema de comunicación electrónico ideado para las notificaciones entre profesionales del Derecho. Sin embargo, el papel cero sigue siendo una utopía en muchos territorios, y especialmente en la Comunitat.

Es cierto que LexNet empezó a funcionar en la Comunitat en marzo de 2016, pero no sin dificultad. Todos los operadores jurídicos alertaron de que no estábamos preparados para ello porque no era compatible con los programas de otros niveles de la Justicia, como Cicerone o Fortuny. Ahora ha llegado el turno de la digitalización para los jueces y los problemas parecen ser lo mismo que hace poco más de un año.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email