X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CRÓNICAS POR LOS OTROS / OPINIÓN

Y tú, ¿cuántos amigos homosexuales tienes?

En pleno siglo XXI, en el año 2016, me da una pereza terrible seguir hablando del colectivo de gais, lesbianas, transexuales y bisexuales (LGTB). Y la pereza no viene por el colectivo en sí; nada más lejos de la realidad. Se trata de un colectivo que admiro por todo lo que representa

11/06/2016 - 

Esta pereza de la que hablo al comienzo de este artículo me viene por ver que esa igualdad que reivindicamos es más teórica que real, por esos derechos que tardan en llegar, y por tener que recordar a un determinado sector de la sociedad que "ser homosexual es una condición , no una decisión". Me da pereza. Mucha pereza. Porque me parece antiguo, me cansa, me aburre, me satura y , sobre todo, me entristece. Me entristece darme cuenta que sigue haciendo falta.

Esta pereza de la que hablo me viene cuando veo a mi alrededor una parte de la sociedad menos moderna, avanzada y desarrollada de lo que piensan. Una sociedad que sigue intentando clasificar a las personas. El principio de todos los males.

Esta pereza de la que hablo me viene por tener que repetir una vez más y recordar a determinada gente que este colectivo de personas son personas "normales" , con vidas " normales" , trabajo " normales", familias "normales", amigos "normales", con defectos y virtudes " normales" (Entendamos el término " normal" en su contexto como algo general).

Esta pereza de la que hablo me viene cuando me doy cuenta que vivimos en una sociedad más homófoba ( rechazo a quienes tiene inclinación por personas del mismo sexo) de lo que creemos. Eso sí, se trata de una homofobia no declarada, implícita, sutil y escondida. Aunque no hay que ser muy astuto para prestar atención a pequeños detalles y darse cuenta de lo que les digo. Todavía existen ciertas licencias, por ejemplo, con los chistes de "mariquitas" , todavía existen ciertas licencias con determinados comentarios, determinados insultos, o determinados cánticos en fiestas regionales que utilizan las palabras " maricon", " mariquita" o " maricona", boyera, etc. como algo normal o como un recurso para hacer las gracias sin gracia. A mí no me hacen gracia señoras y señores. Me chirría.

Esta pereza de la que hablo me viene cuando sigo escuchando esas frases de quién se considera abierto de mente y afirma aquello de "Yo no estoy en contra de los gais, tengo muchos amigos gais". Una frase cuando menos antigua, viejuna y obsoleta. Los gais, lesbianas, transexuales y bisexuales no se cuentan. ¿Cuántos son muchos? ¿ y pocos? En mi vida nunca he parado a pesar si tengo amigos gais, amigas lesbianas, transexuales o bisexuales. Tengo amigos, y ya está. Independientemente de su condición sexual.

"En mi vida nunca he parado a pesar si tengo amigos gais, amigas lesbianas O transexuales. Tengo amigos, y ya está"

Esta pereza de la que hablo me asalta con frases como: "No estoy en contra de los gais, quiero igualdad para ellos, pero mejor que no se puedan casar o que no puedan adoptar". ¿Perdona? ¿Entonces de qué estamos hablando? ¿Igualdad sesgada? ¿A qué igualdad hacemos referencia?

Ser homosexual es una condición que no se elige, uno es homosexual o no lo es. Aunque , también tengo que decir, que si se pudiera elegir, tampoco pasaría nada. Uno es libre para elegir tener una pareja del mismo sexo, y no pasa nada. Porque hay quien nace homosexual y quien decide serlo. Sin más. Ya está. No hace falta clasificar todo en esta vida. Es algo que no debemos cuestionar. Me aburre soberanamente esta falsedad en una sociedad que se las da de progre, moderna, tolerante y respetuosa. Creemos que por el hecho que hoy día en España no se detiene a una persona por su condición sexual ya no hay problema. Y si bien es cierto que hemos avanzado, también es cierto que falta aún camino por recorrer. Afortunadamente existen cada vez menos países donde la homosexualidad es un delito, pero todavía socialmente tenemos que seguir trabajando.

Fruto de ese silencio y de ese maltrato que durante años ha acompañado al ser humano por su condición sexual hoy hay casos de familias desestructuradas, de parejas que viven en una mentira, de hijos con traumas cuando su padre o su madre han asumido y les han contado que siempre han sido homosexuales pero que en aquellos años tuvieron que casarse con quien no querían pues no podían salir de esos convencionalismos, incluso, eran arrestados.

Hoy día todavía las noticias siguen contando casos de suicidios en entornos donde socialmente se maltrata a las personas homosexuales, hoy día todavía las noticias siguen contando casos de niños y niñas que son vapuleados en sus colegios por no tener la inclinación y condición sexual que se espera de ellos, hoy día todavía hay muchas secuelas en familias que no han aceptado una realidad como la homosexualidad.

El mes del Orgullo

Este año el colectivo Lambda organiza durante todo el mes de junio actividades con motivo del Orgullo. Este año por primera vez se palpa en el ambiente el cambio real en el equipo de gobierno y se empieza a ver la normalización y la integración real de este colectivo. Este año por primera vez tenemos ciertas novedades en el programa que ha organizado Lambda donde se organizan actividades y talleres con los pequeños y pequeñas, un sector de la población con el que hay que trabajar desde los mismos centros educativos para evitar tragedias y discriminaciones innecesarias.

Este año además de la Mostra La Ploma, tenemos 7 horas de la mejor música en la Plaza de Toros. Este año , por primera vez Lamba lleva por lema " Persones Bisexuals, diversos i iguals". Este año por primera vez la manifestación del día 18 de junio terminará con su fiesta en la misma Plaza del Ayuntamiento, el lugar donde siempre debió estar, el lugar que desde hace años se merece, con todos mis respetos a la Plaza Viriato.

Una manifestación que destaca el aspecto lúdico y festivo, que llama la atención, que intenta provocar, que sale a la calle con orgullo y que, aunque muestra al sector del colectivo homosexual más provocador e irreverente, representa también aquellos homosexuales que se mueven en entornos heterosexuales. Una manifestación, siempre necesaria, que reivindica la libertad sexual, sea cual sea.

Estos homosexuales no necesitan entrar en los guetos o ghettos creados por el propio colectivo, que viven su vida normalizada , en los entornos de siempre, con sus amigos de siempre, rodeados de su familia de siempre... Un colectivo homosexual que lleva la discreción por bandera, que no necesita proclamar a los cuatro vientos su condición sexual, que hoy tienen un novio y mañana tiene a una novia, que se enamoran de las personas independientemente de su sexo, que se cansan de tener que lidiar con discursos que parecen vengan de los primates, de la época de los trogloditas, o del Pleistoceno. En fin , que tiene una vida llena, rica y completa como para perder el tiempo con estupideces varias en las que no entran porque no tienen nada que ver con ellas.

Tanto a unos como a otros representa Lambda. A los más discretos y a los más provocadores. Porque hay un punto y un momento en la vida en que todos somos iguales! Pese a quien le pese y se pongan como se pongan. Todos somos iguales!

Noticias relacionadas

Foto: ESTRELLA JOVER
La nave de los locos

Capitalismo gay

El capitalismo ha encontrado un filón en el mundo gay. Siempre hábil para satisfacer las nuevas necesidades de la sociedad, el mercado ha lanzado una amplia cartera de servicios y bienes para los consumidores del sector LGTBI. El Día del Orgullo supone, como la Navidad y las Fallas, una considerable fuente de ingresos para el comercio y la hostelería

crónicas por los otros

Bianka, una chica trans

Cuando tenía tan solo cinco años comenzó su verdadero calvario. Su madre comenzó un maltrato psicológico y físico cada vez que veía en su “hijo”, ademanes de niña. A día de hoy sigue sin hablarle, sin reconocerla, sin mirarla. Hoy ese niño se llama Bianka

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email