X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ecuador de la legislatura sin cambios

Aumentan las estrecheces para una crisis del Consell tras las primarias del PSOE

31/05/2017 - 

VALÈNCIA. El Consell que designó el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en junio de 2015 tras alcanzar el Pacto del Botánico ha permanecido intacto hasta el momento, cuando está a punto de cumplirse el segundo aniversario del cambio y con ello el ecuador de la legislatura. Así, y aunque sí se han producido diversas variaciones de personas y estructuras en el segundo escalón del Gobierno valenciano, todavía no se ha afrontado el relevo de ningún conseller de los nombrados inicialmente.

Conviene recordar que una remodelación del Ejecutivo -también llamada crisis- en un gobierno con dos socios, PSPV y Compromís, es más compleja que si debiera afrontarla una Administración monocolor. Así, y al margen de los equilibrios en materias y partidos, también hay que tener en cuenta la prometida paridad entre el total de responsables autonómicos elegidos. Por otro lado, aunque la decisión de acometer una reforma del Consell depende en primera persona del presidente de la Generalitat, es obvio que debe contar con la número dos del Ejecutivo, Mónica Oltra, lo que también complica una posible crisis, dado que es muy difícil que tanto PSPV como Compromís coincidan en el tiempo sobre la conveniencia de abordar cambios en este sentido.

Pese a estas dificultades, sí han surgido en estos dos años diversos momentos que podían haber acarreado una remodelación de calado. Sin ir más lejos, antes del verano del año pasado, se barajó la posibilidad dentro del Ejecutivo pero finalmente los cambios se ciñeron al segundo escalón del mismo.

En este sentido, en los últimos meses también se hablaba en los mentideros socialistas próximos al Gobierno valenciano de la posibilidad de que se acometieran cambios en el Consell de cara al verano. Así, y en este caso, desde el PSPV se comentaba esta opción con más intensidad que en Compromís. Sin embargo, estas maniobras han quedado detenidas en seco -en ello coinciden diversas fuentes del partido- tras el triunfo de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. 

Sobre esto, y pese a que Puig no había hecho movimiento alguno, distintos dirigentes socialistas venían apuntando a la debilidad de la titular de Sanidad, Carmen Montón, desde que decidió apoyar al líder del PSOE en la crisis abierta en octubre del pasado año en contra del criterio del propio presidente de la Generalitat. Una posición tras la que se la señaló como una de las candidatas a salir del Ejecutivo en la primera crisis. De la misma manera, algunos miembros del entorno de Puig también habían señalado a la responsable de Obras Públicas, María José Salvador, quien tampoco siguió la línea del líder en las primarias, como otra de las dirigentes que se encontraba en la cuerda floja de cara a una crisis.

Sin embargo, y sin existir una confirmación de que la crisis hubiera llegado a producirse, tras la incontestable victoria de Pedro Sánchez en las primarias socialistas se intuye que Puig no acometerá una remodelación que podría entenderse, si afectara a estas dirigentes, como una represalia por una cuestión orgánica. En cuanto al resto de los consellers designados por el PSPV, Vicent Soler (Hacienda) y Gabriela Bravo (Justicia), no han sido cuestionados seriamente a lo largo de la legislatura por lo que no parece que estuvieran expuestos a un relevo a no ser que ocurriera por voluntad propia.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Pedro Sánchez y Carmen Montón. Foto: EVA MÁÑEZ

En la otra orilla, Compromís, tampoco parecen tener prisa por afrontar una crisis del Consell. Bien es cierto que desde el inicio de legislatura el dirigente que ha pasado mayores apuros es el titular de Economía, Rafael Climent, aunque fuentes de la coalición aseguran que no hay ninguna intención de afrontar un relevo en estos momentos. 

En cuanto al resto de responsables autonómicos designados por la formación valencianista, la gestión de Vicente Marzà (Educación) está respaldada firmemente por el Bloc y cuenta incluso con la propia simpatía del presidente Puig; y la labor de Manuel Alcaraz (Transparencia) tampoco se cuestiona por parte de Iniciativa, partido de Mónica Oltra, quien lo situó en el cargo. 

Más problemas está atravesando la consellera de Agricultura y Medio Ambiente, Elena Cebrián, que viene acumulando desencuentros con sus impulsores, Verds-Equo, pero que está protegida por el grueso de Compromís (Oltra y Bloc), por lo que su continuidad no parece peligrar.

Con este escenario, todo indica a que a corto plazo no se afrontará ningún cambio de cromos entre los consellers que fueron designados en junio de 2015. La única posibilidad sobre la que algunos especulan sería que Puig saliera reforzado del congreso del PSPV que a priori se celebraría a finales de julio y que, a partir de ahí, pudiera poner sobre la mesa una crisis para empezar el nuevo curso político con los cambios ya realizados. Una tesis que, a día de hoy, no parece estar refrendada desde las cúpulas de ambos socios de gobierno: "No se percibe ambiente de remodelación", coinciden en los dos sectores.

De hecho, más de un dirigente tanto de PSPV como de Compromís, empiezan a ironizar en relación a que Puig podría hacer 'un Rajoy', en referencia a que el líder del PP y presidente del Gobierno de España consiguió atravesar toda la pasada legislatura sin afrontar una remodelación por voluntad propia en cuatro años, limitándose únicamente a cubrir las bajas voluntarias que surgían en su Gobierno.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email