X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la ejecución del presupuesto, bajo mínimos

Ayuntamiento de València: Vivienda no gastará ni un euro de su presupuesto

11/09/2017 - 

VALÈNCIA. No hay ninguna posibilidad de que la situación revierta. A 11 de septiembre el Ayuntamiento de València ya sabe que algunas de sus delegaciones no van a hacer uso del presupuesto de inversiones. Será un año en blanco. Con algunos casos tan significativos como el de la Concejalía de Vivienda, cuya titular, María Oliveradmitió a Valencia Plaza esta coyuntura. En lo que va de año se lleva ejecutado el 0% del dinero consignado para esta área y no se va a poder ejecutar nada. Con un presupuesto de 7,066 millones de euros, desde Vivienda entienden que no van a poder poner en marcha ninguno de los proyectos previstos. "Ni se ha ejecutado ni se ejecutará", dijo Oliver.

El motivo de este cero, el segundo consecutivo, lo explicó la portavoz de València en Comú en los diferentes tiempos de las administraciones públicas, al estar condicionada su partida a trabajos conjuntos entre diversas instituciones. En concreto Oliver recordó que la línea presupuestaria está vinculada a la recuperación del Cabanyal que se está gestionando a través del EDUSI (estrategia de desarrollo urbano sostenible e integrado) Va Cabanyal!, tutelado por la Unión Europea, y del programa del Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU), donde participan tres administraciones.

"Los tiempos de cada una son diferentes", detalló. Sin ir más lejos la Comisión Europea no dio el visto bueno al Edusi hasta el pasado mes de junio, cuando Jordi Peris aún era portavoz de València en Comú. Además se exige que lo haga directamente el Ayuntamiento, algo que ahora no puede por la falta de plantilla. Algo parecido pasa con el ARRU. En total se destinarán 14,29 millones, y habrá aportaciones del Ministerio de Fomento, del Ayuntamiento, particulares y la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración. 

Además, la portavoz de la plataforma morada en el consistorio matiza que al tramitar los expedientes de obras primero deben "partir de un proyecto básico, luego realizar el proyecto de ejecución y finalmente licitar las obras. Es un proceso largo", añadió. Al consistorio le corresponden 2,5 millones que están presupuestados pero que no está previsto emplear este año, si bien Oliver garantiza que, como el resto de la partida de su delegación, seguirá disponible el año que viene. 

Nivel de ejecución

La falta de personal, problemas concretos de cada área, errores en la gestión… el Govern de la Nau afronta el final del año a sabiendas de que el cumplimiento del presupuesto en Inversiones y Transferencias de Capital será inferior al habitual o, en el mejor de los casos, similar pero no superior. Por un lado es una buena noticia para los amantes de la contabilidad porque de entrada los siete millones de Vivienda se pueden ir anotando al superávit; por otro es malo porque se cumple lo que decía el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, de que “hay partidas que son como El día de la marmota” y se arrastran año tras año.

Si bien los dos primeros cursos de la legislatura se han bordeado los índices de los anteriores, este 2017 también va a estar por debajo del nivel de ejecución del presupuesto de 2014, último año completo del PP en el consistorio, en el que se invirtió el 70% de lo consignado. En 2015, el año del cambio, se ejecutó el 64% del presupuesto; en 2016 el 66%. Sólo en 2013, con el PP, se ejecutó menos: un 60%. En este contexto, el estado de ejecución de las inversiones, admiten desde el consistorio, empieza a ser bajo. En la documentación pública del Ayuntamiento se puede comprobar que, en estos momentos, las obligaciones y adjudicaciones ascienden a un 56,18%.

Dos factores

Desde el consistorio se apuntan dos factores como determinantes para haber llegado a esta situación. El primero: las carencias de personal que afectan a prácticamente todas las delegaciones. A ellas se aferra el alcalde Joan Ribó para no primar en exceso, por ejemplo, la convocatoria de concursos de Policía Local. Admitiendo que faltan policías, Ribó apunta que también faltan arquitectos, profesores, ingenieros… e insiste en recalcar las limitaciones impuestas por la tasa de reposición. El problema de personal puede provocar roces entre los socios de gobierno.

Junto a esto, el concejal de Hacienda, Ramón Vilar, recuerda que “se está invirtiendo más dinero que nunca”. Es de hecho en la letra pequeña del presupuesto donde se refugia el Govern de la Nau. Porque sí, el PP ejecutó el 70% de los presupuestado en inversiones en 2013, pero la partida era de 34,8 millones. Los 89 millones de 2016 son casi el triple y el porcentaje de ejecución fue sólo cuatro puntos menos.

Diez delegaciones no han gastado un euro

Junto a Vivienda hay otras nueve delegaciones que no han gastado ni un euro en inversiones y transferencias de capital en lo que va de año, si bien la mayoría de ellas se pueden excusar tras las adjudicaciones ya previstas o en el hecho de que cuentan con partidas muy bajas. Este último serían los casos de Espacio Público, Cooperación al Desarrollo y Migrantes, Participación Ciudadana, Cultura Festiva, Gestión de Residuos Sólidos, Conservación de Áreas Naturales o Energías Renovables y Cambio Climático, con presupuestos que en algunos casos como Energías Renovables son de 15.000 euros, o de Cooperación, a quien se le han asignado 29.000.

Más llamativo es el caso de Deportes, que gestiona la socialista Maite Girau, que con un presupuesto de 2,3 millones de euros a fecha de septiembre llevaba gastados 0 euros, si bien estaban adjudicados y autorizados gastos equivalentes al 69,03% del presupuesto. Por su parte, Mantenimiento de Infraestructuras también ha gastado 0 euros, si bien tiene adjudicados y autorizados gastos equivalentes al 30% de un presupuesto de 5,59 millones. Esta delegación corresponde al concejal Vicent Sarrià, quien por el contrario puede exhibir un índice de cumplimiento muy elevado en dos de las mayores líneas presupuestarias del consistorio. Así, Planificación y Gestión Urbana tiene adjudicado el 95,95% de su presupuesto que asciende a más de 21 millones de euros. Igualmente, Ciclo Integral del Agua tiene adjudicado/autorizado un 95,18% de una partida de 14,78 millones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email