X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el pp obtuvo 21 concejales en el ayuntamiento en esas elecciones

Barberá logró el mejor resultado en 2007 con el 56% de los votos

Foto: EFE/MANUEL BRUQUE
20/12/2016 - 

VALENCIA. Año 2007, y Rita Barberá ya había sido bautizada como 'la alcaldesa de España' por alguno de sus compañeros, como el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus. Sus arrolladores triunfos en las elecciones municipales habían sido una constante desde que cogió la vara de mando tras pactar con los regionalistas de Unió Valenciana en 1991. Con un discurso popular y con la mirada puesta en poner Valencia en el mapa, Barberá se enfrentaba en aquellas elecciones municipales al reto de mejorar los resultados obtenidos el año anterior en el que el PP perdió un concejal.

Sin duda lo consiguió. Después de acoger la visita del papa Benedicto XVI, la promesa del magnate de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone de traer las carreras de bólidos a Valencia solo en caso de la victoria de los populares le dio el impulso necesario. Los tribunales dilucidarán si también hubo financiación ilegal para gastar 3 millones de euros -20 veces más de lo presupuestado- como se investiga dentro de la Operación Taula, tal como desveló este martes Valencia Plaza

Con el apoyo del 56,67% del electorado, Barberá conseguía mantener la hegemonía de su grupo en el consistorio -con 235.158 votos- y se alzaba con los mejores resultados de las mayorías absolutas que había ido acumulando durante las cuatro legislaturas anteriores: 21 concejales de los 33 que forman el pleno del Cap i Casal eran del Partido Popular.

A pesar de la inversión en la campaña de los socialistas y el incremento de tres puntos en porcentaje de votos respecto a los comicios anteriores, Carmen Alborch no conseguía sumar lo suficiente para obtener más concejales que los 12 con los que ya se alzó su grupo en 2003 y, por tanto, se quedó en el intento de rebasar la frontera dejada por el anterior portavoz del PSPV, Rafael Rubio.

Tampoco Esquerra Unida del País Valencià supo atraer al electorado. El cabeza de lista, Amadeu Sanchis, no consiguió superar la barrera electoral del 5% de la Comunitat para poder tener representación en el Ayuntamiento de Valencia y por tan sólo tres décimas, EUPV se quedó fuera del hemiciclo. 

El equipo municipal en 2007

Aquella campaña, que empezaba el 16 de febrero con la presentación de Barberá como candidata del PP a la Alcaldía y que terminó con Rajoy en el polideportivo de El Cabanyal, se centró en otorgar protagonismo a los barrios y en proyectar internacionalmente a la ciudad de Valencia. Una campaña definida como "rigurosa, transparente, limpia y sin demagogia ni crítica fácil", en palabras de la entonces alcaldesa. Y para ello, se rodeó de tres hombres de confianza.

Como ya venía haciendo unos años, el coordinador general de la campaña fue Alfonso Grau, defensor férreo de los proyectos de Barberá y azote de la oposición. Una figura destacada en el consistorio, número dos de la alcaldesa y que comenzó a deshincharse cuando tuvo que apartarse de la vida pública al no ser incluido en las listas de las elecciones de 2015 tras ser investigado –antes imputado- en el caso Nóos.

Después de arrasar en aquellos comicios de 2007, Barberá estuvo rodeada de un amplio equipo de concejales entre los que, además del vicealcalde Alfonso Grau, se encontraban Silvestre Senent, Maria José Alcón, Miquel Domínguez, Marta Torrado, Jorge Bellver (coordinador político de la campaña de 2007), Vicente Igual, María Jesús Puchalt, Francisco Lledó, Alfonso Novo (portavoz de la campaña electoral) , Mayren Beneyto, Ramón Sanchis, Félix Crespo, María Àngels Ramón-Llin, Vicente Aleixandre Roig, Beatriz Simón, Cristóbal Grau, Juan Vicente Jurado, Lourdes Bernal y Emilio del Toro.

Los mejores resultados en siete legislaturas

Desde 1995, tras cuatro años de gobierno en coalición con Unió Valenciana, el PP consiguió durante cuatro convocatorias consecutivas la Alcaldía de Valencia a base de mayorías absolutas. Ese año los populares llegaron justos, consiguieron 17 ediles mientras otros partidos como PSOE, Esquerra Unida-Els Verds y Unió Valenciana obtenían también representación en el Consistorio. Unos resultados que mejoraron en las siguientes elecciones, donde sumaron tres concejales más.

No obstante, en 2003 Barberá perdió tirón y, aunque repetía por tercer año consecutivo con una victoria incontestable que permitía su permanencia en la Alcaldía, restó votos hasta quedarse con 19 ediles. Una situación a la que la campaña de 2007 le dio la vuelta: el PP conseguía su mejor resultado en la historia en el consistorio. Con 21 ediles se alejaba por 9 del partido socialista y conseguía instaurar el bipartidismo en el Ayuntamiento, donde sólo el PP y el PSOE obtuvieron representación parlamentaria.

Una circunstancia que no se ha vuelto a repetir en los siguientes encuentros en las urnas. Aunque en 2011 Barberá sum un 53,71% de los apoyos -20 ediles-, en las pasadas elecciones locales de 2015 perdió la mayoría absoluta y la mitad de sus concejales. También la Alcaldía, a pesar de ser la lista más votada, tras el acuerdo al que llegaron Compromís, PSPV y València en Comú.

Noticias relacionadas

el muro

Morbosos

Que levante la mano el que no haya realizado una visita virtual a la antigua casa de la exalcaldesa deValencia, Rita Barbera, ahora en venta. Nos va el morbo, pero no sé si somos del todo conscientes de que todos nuestros recuerdos acabarán un día en el olvido

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email