X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

compromís toma ventaja al pspv en la guerra de ideas

Batalla de la materia gris: del auge de Nexe al declive de Societat i Progrés

11/12/2016 - 

VALENCIA. Las elecciones autonómicas y locales de 2015 arrojaron un cambio en la Comunitat Valenciana tras más de dos décadas de dominio absoluto del Partido Popular. PSPV y Compromís formaban un Consell bipartito -con el apoyo externo de Podemos- nacido del llamado Pacto del Botánico. Un gobierno de cambio en medio de la eclosión de las formaciones emergentes en España y en un contexto postcrisis que había puesto la lupa sobre los partidos políticos tradicionales.

En la Comunitat, la alianza entre PSPV y Compromís no puede desligarse de la propia competencia entre ambos partidos: tan importante es gobernar para los valencianos con solvencia como rentabilizar las acciones políticas o poner en marcha ideas que causen una buena percepción en la ciudadanía.

En este último apartado, el valencianismo político, cuya bandera ha tomado Compromís especialmente en los últimos tiempos, tiene más herramientas que los socialistas que lidera Ximo Puig. Dentro de estas fábricas de ideas, los think tank, destaca el buen momento de la Fundació Nexe, creada hace apenas cinco años y que goza de una actividad notablemente intensa. Todo lo contrario que la Fundació Societat i Progrés que el PSPV impulsó en 2001 para ganar  peso en la batalla de la materia gris. Una organización prácticamente apagada desde 2013 cuya inacción, según fuentes socialistas, se fundamenta en la falta de recursos derivada de la amplia deuda que acumula el PSPV.

Mientras, la Fundació Nexe, nacida a partir de un "tiempo de reflexión" desde la Associació Cívica Valenciana Tirant lo Blanc, según señala su presidente, Gonçal Grau, acumula en los últimos meses una potente actividad generando debates y trabajos acerca de asuntos como la financiación, participación, urbanismo, política lingüística... "Este proyecto nace al plantear un grupo de personas la necesidad de que hubiera un instrumento en el ámbito del valencianismo político que creara debate", explica Grau, que fue uno de los impulsores junto a otra veintena de personas como Vicent Flor, Ferran Puchades, Elíes Seguí, Nathalie Torres o Susanna Pardines.

Ahora, además de los libros editados y los documentos -denominados demos- que se han centrado en tres líneas: política lingüística, financiación y reformas en la Administración, la Fundació Nexe ha impulsado en esta última etapa los llamados labs basados en tres ejes: identidad y cultura; democracia y participación; y economía y territorio. Una iniciativa que reúne, según explica Grau, a "expertos que puedan colaborar en el tipo de cuestiones que se van poniendo sobre la mesa". "Somos transversales y nos llegan muchas propuestas, nosotros tratamos de contactar con personas que puedan aportar desde los distintos ámbitos", resume.

Presentación de una de las publicaciones de Nexe por sus autores: Isidre March, Josep Vicent Boira, Elies Seguí, Rafael Beneyto, Vicent Cucarella i Angel Soler

En este sentido, Grau puntualiza que la Fundación Nexe -a diferencia de Societat i Progrés- no está vinculada a ningún partido político aunque admite la proximidad con las diferentes patas de Compromís -Bloc, Iniciativa y Verds-Equo-, no en vano algunos de sus fundadores como Vicent Flor o Ferran Puchades figuran ahora respectivamente en puestos de gobierno en la Diputación y en la Generalitat como cuota de la coalición. Algo que también ocurre con el actual secretario general de Nexe, Amadeu Mezquida, quien trabaja para el equipo de gobierno de Joan Ribó en el Ayuntamiento de Valencia.

En cuanto a la financiación, desde Nexe señalan que, además de las subvenciones que se solicitan a la Administración, algunas de las publicaciones se han sacado adelante vía micromecenazgo -Verkami- o, en el caso de congresos como el que versó sobre economía valenciana, la organización se paga a través de las cuotas de los asistentes y gracias a la cesión de espacios por parte de las universidades.

Sin noticias del laboratorio de ideas del PSPV

Por el contrario, la fundación socialista Societat i Progrés atraviesa un periodo de inactividad prolongado. En la propia web de los socialistas valencianos se explica que el ex secretario general del PSPV en Valencia ciudad Salva Broseta fue el encargado de rediseñar en 2013 un plan para relanzar la organización. Un proyecto que, según fuentes del PSPV, agradó al secretario general, Ximo Puig, pero que no llegó a arrancar por no encontrar vías de financiación.

José María Ángel, Ximo Puig, Jorge Alarte, Joan Lerma y Alfred Boix. EVA MÁÑEZ
En este sentido, la principal diferencia entre Societat i Progrés y la Fundación Nexe radica en que la primera está integrada en la estructura de un partido, el PSPV, algo que no ocurre con la segunda. De hecho, el presidente del patronato de la organización socialista es, según los estatutos, el propio secretario general. En este sentido, en aquel último impulso que se le trató de dar a Societat i Progrés se planteó la entrada en la misma de ex secretarios generales como Jorge Alarte y Joan Ignasi Pla, e incluso realizar una modificación en los estatutos para que pudiera presidir la fundación Joan Lerma, y no el líder del PSPV, Ximo Puig, como ocurre por defecto.

Unos cambios que finalmente no se produjeron, siendo el canto del cisne de un ente que se encuentra aparcado. Una situación que, a juicio del crecimiento de la Fundación Nexe, apunta a ser motivo de reflexión para los socialistas valencianos, que tienen el flanco de las ideas al descubierto frente a la cada vez más engrasada maquinaria del valencianismo político que domina Compromís.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email