X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Natxo costa quería incluir el pacto in extremis en la ley de presupuestos

CCOO y UGT frustran el intento del Consell de restringir los horarios comerciales en 2018

6/12/2017 - 

VALÈNCIA. El comercio valenciano alcanzó este lunes por la tarde el pacto más amplio de su historia en el asunto que tantos años ha enfrentado a los pequeños y los grandes operadores: los horarios comerciales. Con este acuerdo, que contó con el respaldo de las patronales Anged, Asucova, Cecoval y Covaco y con la no oposición de Unión Gremial, se puso a trabajar a primera hora del martes Natxo Costa, director general del ramo. Su plan urgía un movimiento rápido: trasladárselo a los grupos en Les Corts y sumar los apoyos suficientes para, a través de enmiendas transaccionales, 'colarlo' in extremis en la Ley de Presupuestos de 2018. De haberlo logrado la restricción a la apertura en domingo habría empezado este mismo mes de enero tras las rebajas. Pero un comunicado conjunto de CCOO y UGT hizo saltar su estrategia por los aires.

"Era la traca final, llevarlo a Les Corts para que entrara en vigor el año que viene. Habría sido redondo. ¿Pero cómo iba a vender Natxo Costa el pacto a Podemos, por ejemplo, después de un comunicado tan duro de los sindicatos, en el que llamaban 'pantomima' al acuerdo? al no haber unanimidad entre los afectados se convirtió en un imposible", relatan a este diario fuentes del sector. En efecto, la nota de prensa conjunta de ambas organizaciones fue un cañonazo en la línea de flotación del acuerdo, un duro golpe que el director general, preguntado al respecto por este medio, rehusó a valorar hasta "analizar con mayor profundidad la situación".

"En la reunión del Observatorio de Comercio de la Comunitat Valenciana no se produjo votación alguna y, otra vez, se ignoró la opinión de nuestras organizaciones sindicales. (...) Vivimos, otra vez, una pantomima con el acuerdo entre la administración y los distintos miembros del observatorio, donde nosotros dejamos claro y patente que estábamos en contra de este pacto. No estamos dispuestos a que se nos utilice: Ni habíamos presentado propuestas, ni habíamos pedido nada para abstenernos. Alguien deberá explicar que interés existe en tergiversar los hechos", aseveraron ambos sindicatos en su escrito, tal y como recogió este diario.

La nota de prensa fue una auténtica bomba en el sector. Distintas de las organizaciones firmantes trasladan a este diario una versión distinta de los hechos, según la cual los sindicatos, pese a que en una primera intervención sí subrayaron su postura contraria a la apertura del gran comercio en domingos y festivos, no intervinieron en última instancia cuando se invitó a todos los presentes a manifestar su oposición a la propuesta final realizada por las patronales. En esta línea, el conseller de Economía, Rafael Climent, trasladó a los medios tras la cita que se había alcanzado el ansiado acuerdo.

Además, ni el pequeño ni el gran comercio entiende la oposición de los dos sindicatos. El pacto que rechazan incrementa de 10 a 11 los festivos aperturables en los municipios carentes de Zonas de Gran Afluencia Turística (ZGAT) de la Comunitat, pero fija en 38 los de las ciudades de València y Alicante y en 40 los del resto de municipios liberalizados.

En el caso de la ciudad de València el cambio es de 63 a 38 festivos de apertura (25 menos), al pasar de la actual liberalización de todo el año a restringirla a Semana Santa y el largo periodo comprendido entre el 15 de junio y el fin de las rebajas de enero. Es decir, en caso de que el Consell hubiera logrado 'colarlo' en Les Corts este mes el comercio habría cerrado sus puertas este mismo mes de enero de 2018.

Las mismas fuentes subrayan que, precisamente, el texto final incorporó 3 de las 5 exigencias de los sindicatos respecto a la propuesta inicial de las patronales, según habrían manifestado en las reuniones previas: rebajar los festivos aperturables de 40 a 38 días en València y Alicante, rebajar de 12 los de los municipios no turísticos, y mantener acotada la liberalización de València a las actuales ZGAT, sin extenderla a la totalidad de la ciudad.

Choque de electoralismos

El escenario resultante somete el mayor pacto alcanzado por el comercio valenciano a un choque de electoralismos: por un lado el del Consell, que hasta la fecha ha rechazado cualquier acuerdo que no contara con el apoyo del pequeño comercio y de los trabajadores (su nicho electoral); y por otro el de los propios sindicatos, sabedores de que el pacto supone una gran ventaja para los empleados de las actuales áreas liberalizadas pero temerosos de ser penalizados en el resto del territorio si permitían el incremento de 10 a 11 festivos de apertura.

Los sindicatos tomaron su decisión este martes, está por ver qué hace ahora el Consell, que todavía tiene la opción de seguir adelante pese al rechazo de CCOO y UGT, haciendo valer que se trata del pacto más amplio jamás alcanzado por el sector y el sí de otras organizaciones sindicales como Fetico, que cuenta con mayor representación en el gran comercio.

El riesgo que corren es que CCOO y UGT, al quedar fuera del acuerdo, quedarían también fuera del pacto de no agresión judicial que a él va aparejado, y en caso de prosperar sus posibles acciones legales pondrían en peligro el nuevo escenario. "No estamos dispuestos a renunciar al derecho a agotar las vías judiciales en estas cuestiones", advirtieron al respecto este martes en su escrito.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email