X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

tras el desencuentro por los horarios comerciales

Climent agrava la crisis interna en Economía al ningunear a su 'número dos'

18/05/2016 - 

VALENCIA. Lejos de apagarse, el incendio declarado en el seno de la Conselleria de Economía por el encontronazo entre Compromís y PSPV a cuenta de la liberalización de horarios comerciales continúa avivándose. La difícil coexistencia entre el conseller Rafael Climent (Compromís) y la secretaria autonómica, María José Mira (PSPV), ha desembocado en los últimos días en una crisis interna que ha elevado al máximo la preocupación en el Palau de la Generalitat.

El último episodio de la sucesión de desencuentros en la conselleria que peor lleva el mestizaje entre cargos nombrados por ambos partidos son las maniobras que Climent ha iniciado para tratar de ningunear a su número dos en ámbitos en los que el conseller no había actuado hasta ahora

Sin ir más lejos, Climent ha convocado para este mismo miércoles a la directora general de Trabajo, Cristina Moreno, y a otros dos directores generales del Servicio Valenciano de Empleo (Servef), Rocío Briones y Juan Ángel Poyatos, para un encuentro al margen de Mira, que no ha sido citada a pesar de ocupar la dirección general del Servef, por encima de los otros dos directores. El martes, Climent ya mantuvo un encuentro con orientadores del Servef al que tampoco fue citada María José Mira.

Este repentino interés del conseller por los asuntos del Servef -la de hoy es la primera reunión que mantiene en solitario con los tres directores generales mencionados, todos ellos nombrados a propuesta del PSPV- contrasta con su escasa actividad interna anterior en este organismo y, en general, con las políticas de empleo.

Climent maniobra para intervenir en el Servef al margen de su directora general

Un portavoz de la Conselleria de Economía aseguró este martes a Valencia Plaza que reuniones como la que el conseller mantiene este miércoles en agenda con la directora general de Trabajo y otros dos directores generales del Servef se producen cada dos semanas. Ninguno de estos encuentros aparece, no obstante, en la agenda pública del conseller de los dos últimos meses.  

Según reconocen fuentes de esta Conselleria, Climent marcó desde el principio de su gestión una distinción clara en la rendición de cuentas por parte de los directores generales. Los designados a propuesta del PSPV, como Moreno, Briones y Poyatos, despacharían con la secretaria autonómica, mientras que los representantes designados por Compromís, es decir, los directores generales de Internacionalización (Mònica Cucarella), Industria (Júlia Company), Comercio (Natxo Costa) y Economía (Francisco Álvarez), lo harían directamente con Climent. Un funcionamiento en departamentos estancos que ha devenido en una ruptura total tras airearse las tensiones que han permanecido latentes durante meses.

Climent abogaba por desmarcarse de la Abogacía

El detonante de esta crisis fue la decisión de la directora general de atender el criterio marcado por la subsecretaria de la conselleria a instancias de la Abogacía de la Generalitat para estimar los recursos presentados por dos empresas en Valencia y Alicante contra la reducción de zonas liberalizadas al comercio.

El conseller Climent y el director general Natxo Costa, firmante de las dos resoluciones recurridas y enmendadas, habían instado públicamente a María José Mira a desoír la postura manifestada por la Abogacía para estimar los recursos presentados a la vista de los defectos de procedimiento detectados en la tramitación de la restricción de zonas liberalizadas al comercio.

El reciente intento de Climent por controlar el Servef al margen de su directora general se produce tras haber quedado desautorizado el pasado viernes por la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, en la rueda prensa posterior al Consell. Según Oltra, la decisión de María José Mira de estimar los recursos es precisamente el punto de partida para resolver un error que la vicepresidenta calificó de "colectivo" para evitar cargar toda la responsabilidad sobre el conseller de su mismo partido.

No obstante, la desautorización de Oltra a Climent no se quedó ahí. Tal y como publicó Valencia Plaza, el conseller de Economía se apresuró en acusar a su número dos de haber roto el Acuerdo del Botánico con su decisión de seguir el criterio de la Abogacía de la Generalitat. Oltra fue tajante para rebatir esa postura: "El Pacto del Botánico no se ha roto por ninguna parte".

Horas más tarde, el conseller de Economía trató de reconducir su postura con un comunicado en el que, sin alusiones a la gestión de Mira, subrayó que la Conselleria de Economía Sostenible "traza su camino siguiendo la línea marcada por el Acord del Botànic, que refleja claramente la defensa por el comercio de proximidad".

Desde ese día, Climent ha evitado cualquier declaración pública al respecto, mientras el director general del ramo, Natxo Costa, ha pedido tiempo para solventar los errores detectados por la Abogacía en la tramitación de la reversión horaria.

Compromís azuza el choque con Carbonell al margen

En paralelo, varios cargos de Compromís han contribuido a avivar la polémica en las redes sociales con muestras de apoyo a Climent y Costa y críticas a la decisión de la directora general. Entre esas manifestaciones, destacó el respaldo explícito de Àgueda Micó, aspirante a liderar el Bloc en el congreso de este fin de semana, pero no el de su rival en ese proceso orgánico y, a la vez, jefe de gabinete de Climent, Rafael Carbonell, que se mantuvo al margen de la polémica.

Por su parte, María José Mira, que evitó pronunciarse en el punto álgido de la polémica, manifestó este martes que en la conselleria de Economía "no hay problema político ninguno". A su juicio, "es normal" que haya "diferencias de criterio", aunque opinó que el informe de la Abogacía General de la Generalitat "no dice nada raro" y que el procedimiento se reanudará próximamente.

Que el empleo no ha sido precisamente una prioridad para Rafael Climent lo demuestra el hecho de que, tras el encuentro de invierno que el Consell mantuvo en Morella nada más iniciarse el año, no se estableció ningún compromiso legislativo relacionado con la lucha contra el paro para los meses inmediatos.

Esa ausencia de medidas causó extrañeza entre plataformas empresariales y sindicales e incomodó al resto de consellerias. Fuentes conocedoras del encuentro ya señalaron entonces a Valencia Plaza que Climent fue llamado al orden desde la vicepresidencia del Consell para que reforzara la coordinación interna en la Conselleria.

Climent, por entonces ya sensiblemente cuestionado por el empresariado debido a su inacción, implantó reuniones semanales de coordinación, pero estos encuentros se han ido espaciando en el tiempo hasta celebrarse de manera esporádica.

La ausencia de medidas concretas contra el paro en la Conselleria de Economía ha causado algunos problemas al conjunto del Consell. Sin ir más lejos, hace poco más de dos semanas el Gobierno valenciano reaccionó a las críticas vertidas por los sindicatos en el Primero de Mayo con la convocatoria de un pleno extraordinario del Consell sobre empleo.

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, tuvo que enfrentarse con posterioridad a la complicada tarea de explicar las decisiones de un pleno carente de contenido. El principal mensaje que lanzó la portavoz es que, tras nueve meses en el gobierno, la lucha contra el paro pasaba a estar entre las prioridades como un problema a combatir por el conjunto de conselleries.

El congreso del Bloc marca los tiempos

A la delicada situación que se vive en el interior de la Conselleria de Economía se añade el clima previo al congreso que el Bloc celebra este fin de semana. En esa cita, el jefe de gabinete de Climent, Rafa Carbonell, compite por el liderazgo de la formación frente a Àgueda Micó, apoyada explícitamente por el director general de Comercio.

Pese a la gravedad de la crisis interna y la inquietud sobre la misma que algunos dirigentes empresariales ya han trasladado al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la presencia en el horizonte inmediato de esa cita orgánica reduce las posibilidades de que se tomen medidas drásticas en las próximas jornadas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email