X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

TRAS LA COMPRA DE VALMOR Se HARÍA PÚBLICA LA CIFRA Y serÍa "devastador" PARA ÉL

El Consell de Fabra pidió a Ecclestone bajar el canon de la F1 por si perjudicaba "al presidente"

12/05/2018 - 

VALÈNCIA. En plena discusión sobre el pago del canon del gran premio del año 2012, y cuando se estudiaba la viabilidad de la carrera en València, el director del Circuito del Motor, Gonzalo Gobert, realizó un informe que escribió tanto en castellano como en inglés, pues la intención era que le llegara al dueño de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone. En dicho informe se explica que la prórroga de la F1 que pactó Camps habría costado 270 millones a la Generalitat, tal como publicó este viernes Valencia Plaza, pero también otras consideraciones como que "las cifras (económicas) se harán públicas pronto y serán devastadoras para el presidente", que en aquel momento era Alberto Fabra.

Llama la atención, además de la preocupación por la imagen del presidente antes que por la el agujero que el canon causaba en las arcas públicas, que en las conclusiones escritas por Gobert hay diferencias de matiz evidentes entre la versión en inglés para Ecclestone, al que la Generalitat estaba tratando de convencer para reducir el canon, y el realizado en español que era para Belén Reyero -mano derecha de Camps y después de Fabra en la F1- y la Generalitat. Así, en ingles explica que los datos económicos se harían públicos en breve y serían "devastadores para el presidente". Sin embargo, en la versión en castellano dice, textualmente que "el conocimiento de las cifras será perjudicial para el presidente".

Todo ello, según el director de la empresa pública Circuito del Motor, sucedería porque al comprar la Generalitat la empresa privada Valmor -por un euro- esta pasaría a ser una empresa pública -la absorbió Circuito del Motor- y, según Gobert, "la desproporción entre ingresos y costes, el coste añadido de montaje del circuito y todo el resto de cifras serían públicas al gestionarlo una empresa pública, ya que la contabilidad de València está bajo el control de Madrid y Bruselas. Se conocerá el canon que paga tanto València como Barcelona y, cualquier diferencia, pondrá al presidente en una situación difícil".

Después, en las consideraciones finales, además de las anteriormente mencionadas, Gobert expone una serie de puntos de vital importancia a su juicio, como son: "El canon de València es como el de Bahrein pero sin tantos recursos"; "no podemos pagar más que Barcelona, carecemos de recursos para promover la carrera"; "no podemos pagar el canon a tiempo"; "la inversión en el circuito se perderá con una mala publicidad"; "una opción sería montar el circuito y dejar todo los ingresos por entradas y sponsors a la FOA (Ecclestone)".

Eclestone, Rita Barberá y Fabra, en el Gran Premio de 2012. Foto: GVA

La Generalitat pagó finalmente un canon de 26,85 millones de euros por el Gran Premio de 2012, último que se celebró en València, sin que se mencione en el informe que consiguiera ninguna rebaja.

Proyecto de continuidad

A partir de este informe comienza un tira y afloja entre la Generalitat y Ecclestone para conseguir llegar a un acuerdo que, finalmente, terminó con la salida de València de la Fórmula 1. En el informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la Policía Nacional remitido al juzgado que instruye el caso que investiga el pufo de la F1, los agentes explican, uno por uno, todos los correos electrónicos que se cruzaron Gonzalo Gobert, Belén Reyero y la oficina de Ecclestone en Londres.

Las opciones para Gobert eran claras. Solo veía dos posibilidades: la primera conseguir la rebaja del canon y la segunda negociar la salida de València del gran premio "negociando un rebaja de la penalización de salida", que era de 53 millones de euros. Fue en ese preciso momento cuando el magnate de la F1 comenzó a presionar para cobrar el canon. Su primera petición fue "un calendario de pagos creíble para ese año, y negociar una salida de València ese año para volver al cabo de 4 o 5 años".

Se llegó incluso a negociar, de forma confidencial en Londres, la fusión del los grandes premios de Barcelona y valència, que se alternaría entre los años 2014 y 2020 con un canon anual de 24 millones de dollares que cada ciudad abonaría el año que le correspondiera, y que la Generalitat debía sustituir a Bancaja como garante económico para el gran premio. Gobert, que recibió la oferta por escrito de la abogada de Ecclestone, le reenvió dicho correo a la entonces consellera de Turismo y ahora imputada en el caso, Lola Johnson.

El final de la historia es por todos conocido. València dejó de celebrar el gran premio y las arcas públicas se quedaron con un agujero de millones de euros que, a cada informe policial, parece que se hace más y más grande.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email