X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

ENRIC NOMDEDÉU, SECRETARIO AUTONÓMICO DE EMPLEO

"Empleo podría tener conselleria propia, pero sería un error político"

25/09/2016 - 

VALENCIA. El pasado 30 de agosto saltó la noticia de que el vicealcalde de Castellón, Enric Nomdedéu (Reus, 1961), miembro destacado del Bloc, se convertiría en el nuevo secretario autonómico de Empleo, un departamento de nueva creación dentro de la Conselleria de Economía. Un nombre que causó cierta sorpresa por la elevada responsabilidad que el dirigente ostentaba en el consistorio y que provocó malestar en el ala de la formación nacionalista próxima al exjefe de Gabinete del departamento y portavoz nacional del Bloc, Rafa Carbonell, que exigía otro perfil.

Bien es cierto que, atendiendo a su currículum, las dudas sobre los motivos del nombramiento se disipan fácilmente. Licenciado en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá de Henares, Diplomado en Relaciones Laborales por la Universitat de València y Licenciado en Ciencias del Trabajo por la Universitat Jaume I, ha trabajado también en el sector privado como asesor laboral.

Al margen de todo ello, otra razón por la que la dirección del Bloc se inclinó por él para el puesto es su perfil político y comunicativo. Su Twitter rezuma actividad e ironía y desde la formación nacionalista se le considera un portavoz con tirón a la hora de lograr visibilidad a través de las políticas de empleo.

En una conselleria donde ha existido conflicto con el mestizaje, Nomdedéu asegura llegar cargado de "aire positivo": "Las tres directoras generales transmiten optimismo y ganas de hacer las cosas bien y tengo claro que han hecho un trabajo muy bueno este primer año". Sobre esto, considera que durante muchos años de gobierno del PP ha existido "cierta voluntad de desmontar el servicio público". "Esto vamos a revertirlo y creo que hay talento en el Servef para ello. De hecho, se ha trabajado en hacer que los empleados y empleadas participen en la agilización de los trámites y premiar la iniciativa de la gente de la casa, porque aquí hay personas que saben un montón de cosas para mejorar", sentencia.

-Su Secretaría Autonómica es una de las principales novedades de la reestructuración del Consell ¿Qué le ha pedido el conseller Climent?
-Según el conseller, existía la necesidad de reforzar la idea conjunta de Conselleria, porque el Servef también es Conselleria. En el Servef podemos ayudar a paliar el problema del paro, pero no lo vamos a resolver si en paralelo no se trabaja en un nuevo modelo industrial. Y eso no va a hacerse ni en tres años ni en cinco, es un proyecto a largo plazo.

-¿Por qué les pide alineamiento con la estrategia, no lo ha habido hasta ahora?
-El Servef son 1.300 personas y tiene un presupuesto importantísimo. Existía el riesgo de sumergirse en el día a día y perder de vista las políticas lineales y transversales que se marcan desde la conselleria. Hemos hablado de la necesidad de modificar las estructuras pero, al mismo tiempo, el Servef ha de ir dando respuestas a corto plazo y la Conselleria, a medio y largo.

-En el tercer escalón también ha habido cambios, ¿qué espera usted de sus directores generales?
-Me he encontrado con mucha ilusión y eso me facilita la llegada. En este año se ha avanzado muchísimo, desde una estructura que no era lo bastante útil para las empresas. Se han hecho avances importantes, como el plan estratégico con la participación de los agentes sociales y un asunto fundamental, que es la autoevaluación de las medidas. Un porcentaje muy elevado de los funcionarios no ha conocido una forma de trabajar distinta a la de de los últimos 24 años, lo cual no digo que esté ni mal ni bien, pero los cambios cuestan. Viendo donde estábamos hace un año, el trabajo de la anterior secretaria autonómica y de las directoras generales se ha avanzado muchísimo en la dirección en la que yo quiero enfocarlo. Además, en el Servef hay mucho talento desaprovechado. Tenemos que revisar la estructura del Servef y de personal en el resto de la consellerias porque hay demasiado tiempo que no hay oposiciones y todos estamos justos de personal en algunas áreas. Se crean cuellos de botella que ralentizan los expedientes, pero lo estamos analizando con todos los datos que me han aportado las directoras generales y vamos a tener que plantear primero en la Conselleria y luego en el Gobierno las necesidades que tenemos en este organismo para poder ser mucho más ágiles y eficientes.

-¿Pedirán más personal?
-Hablo de una reorganización interna, con un reglamento orgánico de funcionamiento del Servef y seguro que también falta personal. En las direcciones territoriales del Servef hay personal que lleva muchísimos años como interino, hay plazas vacantes y no todos los puestos están dotados. Uno de los datos que he pedido es la evolución de los recursos económicos y cómo se ha reducido el personal que los gestiona. En ese cruce tenemos un problema. Este año el Servef ha conseguido recuperar el prestigio y la credibilidad ante la UE con la llegada de 80 millones de euros que no teníamos porque no éramos lo bastante útiles, pero ahora ven los avances que se han hecho este año. Y en paralelo este año se ha hecho un trabajo que ha provocado que empresas importantes como Pollos Planes, Power Electronics o Dulcesol vuelvan a confiar en el Servef gracias a su formación prácticamente a la carta.

-El ROF del Servef está bloqueado, ¿cuándo se va a aprobar?
-Necesitamos el ROF, está avanzado, pero no es prudente ponerlo en marcha poco antes de que se apruebe una ley (nueva Ley de Empleo) que puede que nos condicione. Como la ley está pendiente de salir y puede afectar, el ROF se ha dejado en stand by, pero la decisión es clara y confiamos en que salga lo más pronto posible porque, como decía antes, necesitamos reordenar el talento que tenemos en la casa.

-Una de las cuestiones previstas en el ROF es el refuerzo de los mecanismos de control de fondos europeos y de inspección de subvenciones...
-Eso es fundamental. La UE nos pide que quien decide no sea el mismo que controla después; si nosotros damos las ayudas, no podemos ser nosotros mismos los que posteriormente veamos el grado de cumplimiento porque se vicia el procedimiento. Como Servef estamos viendo desde qué organismo se debería de hacer.

-¿Podría ser la Conselleria de Hacienda la que lleve a cabo ese control?
-No puedo aventurarme a decirlo. Tenemos que verlo con las demás consellerias porque, además, nosotros vamos justos de personal. Quizás lo razonable es que esté en el ámbito de la Conselleria de Hacienda, pero al final lo que marca es la especificidad del cuerpo técnico que lo tiene que hacer.

-La evidencia, a la vista de lo que ha pasado con patronales como la CEC o Coepa, lleva a pensar que esos mecanismos de control no han funcionado en los últimos años...
-Efectivamente, con independencia de lo que diga la UE, es decisión de esta casa que evaluemos. Porque estamos hablando de dinero público para formación de la gente que se ha quedado sin trabajo y que se ha de incorporar a un mercado complejo. Necesitamos tener un control muy riguroso de que lo que estamos haciendo tiene sentido. 

-En el caso concreto de las patronales, ¿tienen previsto iniciar alguna revisión interna de los mecanismos seguidos para dar esas ayudas?
-Aún no lo hemos valorado, pero yo sí sería partidario de una auditoría de lo que se ha hecho para evitar que vuelva a pasar, comprobar la trazabilidad de los expedientes y ver qué ha pasado; no para ir a una mesa concreta a reprochar a alguien que ha habido un problema. Además, estamos personados para intentar recuperar el dinero.

-Por volumen, personal y presupuesto, ¿no cree que Empleo podría ser una conselleria por sí misma?
-Sí, pero creo que sería un error político. Con parámetros de personal o presupuesto que se gestiona evidentemente sí, más incluso que otras consellerias. Pero no sería adecuado porque nosotros aplicamos medidas paliativas. Damos 'medicinas' por así decirlo, que es la formación: tiene que cuidarse usted para conseguir trabajo. Pero para que la gente no se ponga 'enferma', continuando la metáfora, lo que hay que cambiar es el modelo productivo y eso nosotros no lo podemos hacer. En eso tiene que estar Comercio, Industria... y nosotros formamos parte de esto.

-Uno de los proyectos más ambiciosos lanzados desde el Servef es el Avalem Joves. ¿Tienen datos sobre cómo está funcionando?
-Nosotros hemos creado una aplicación y espacios específicos en nuestras oficinas y ya se han acumulado 32.000 acciones con jóvenes. Está dentro de los parámetros que esperábamos y cumpliendo objetivos. Debemos hacer ver que en el currículum de los jóvenes se refleje, y así lo aprecien los empresarios, que si el solicitante es contratado -con los mínimos de calidad- usted tendrá una subvención de 8.000 euros. En los últimos años hemos contado una mentira muy grande a los jóvenes: fórmate, que si lo haces tendrás un trabajo estupendo. Lo que no les dijimos es que ese trabajo sería en Alemania. Así que les hemos formado, nos ha costado como sociedad mucho dinero y el retorno se lo van a llevar fuera. Y por otro lado, hay otro sector de la juventud que le hemos dicho: no hace falta que estudies que si vas a la fábrica o a la construcción, trabajando en turnos y con las extras te vas a sacar 2.500 euros. Y el joven se ha comprado un BMW a los 18 años y ahora ni tiene trabajo, ni lo puede vender porque lo ha tuneado y no lo quiere nadie. 

-Están en plena elaboración del Presupuesto para el año que viene. ¿Han pedido contar con más recursos?
-Todavía no conozco bien los números pero creo que se había establecido un crecimiento razonable, diría del 5,7%, que era lo que habíamos solicitado. ¿Tendremos suficiente? Pues depende de nuestra capacidad de gestión. Todas las consellerias tienen problemas de personal y nosotros también. Creo que, como Servef, no diré que merezcamos nada especial, pero sí se ha repetido públicamente que somos una de las áreas fundamentales en las políticas del Consell: lucha contra el paro, mejora de los puestos del trabajo, calidad del empleo... Así que no tendría mucho sentido que tengamos recursos que nos cuesten poder ejecutar por falta de personal. Sería muy criticable. Necesitamos tener un grado de ejecución muy elevado y por ello me preocupa más que mejorar el presupuesto me preocupa la Relación de Puesto de Trabajo y poder reforzarnos cubriendo las vacantes que tenemos.

-¿Tienen una proyección de la ejecución del Presupuesto del Servef? Porque es cierto que esto suele quedarse muy lejos del 100%...
-Tenemos una proyección muy reciente que veo razonable y mejora la de años anteriores, pero es un dato que prácticamente me lo acaban de dar y quiero repasarla y estudiarla con mi equipo. Debemos hacer una calendarización y una priorización para ver lo que podemos sacar adelante: ver lo que es más urgente, lo que más beneficia a los ciudadanos... etcétera. Antes de pedir más y más, hay que demostrar que podemos gestionar lo que tenemos. Para poder ser útiles hay que saber lo que no estaba funcionando hasta ahora y ese trabajo se ha hecho muy bien este año y por eso estoy contento.

Lea la segunda parte de la entrevista:  "No es cómodo ir con un pósit en la espalda que dice que el 40% del Bloc no te quiere"

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email