X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la agencia tributaria compartiría su información

Fedea propone que un consorcio del Estado y las CCAA gestione todos los tributos

20/09/2016 - 

VALENCIA. La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) publicó este lunes un trabajo de Jorge Onrubia (Universidad Complutense de Madrid) en el que el autor reflexiona sobre la mejor forma de organizar el sistema tributario español dentro del marco autonómico. La propuesta de Onrubia, tras analizar la organización que existe en otros países, es integrar la gestión tributaria de las administraciones estatal y autonómica, incluida la foral, en un consejo directivo similar al que existe en Canadá. En una fase posterior, se podría crear "una única figura organizativa con titularidad mixta de los gobiernos central y de los autonómicos", cuya forma jurídica más apropiada sería la del consorcio.

Según Onrubia, la revisión de la experiencia comparada sugiere que existe un continuo de posibilidades ente dos extremos polares: una única administración tributaria dependiente del Gobierno central y la existencia de múltiples administraciones tributarias con un funcionamiento independiente. 

El actual modelo español se sitúa en un punto intermedio entre estos extremos pero se caracteriza, según el autor, por "un reparto bastante fragmentado de competencias y por una deficiente coordinación efectiva entre las distintas administraciones tributarias, lo que influye negativamente sobre la eficiencia del conjunto del sistema y sobre el nivel de cumplimiento tributario global".

La propuesta de Onrubia es la de una integración gradual de las administraciones estatal y autonómicas con el fin de aprovechar las economías de escala. El modelo en el que se basa es el de Canadá.

Según advierte, haría falta "un diseño organizativo consistente con la distribución de los compromisos y responsabilidades que asumirá cada gobierno participante", ya que "debe tenerse en cuenta que las comunidades autónomas únicamente se implicarán si se consideran partícipes reales de la política de gestión de los tributos que las financian". 

Compartir la información y la tecnología

El planteamiento sería que a corto plazo se mantuviera la actual distribución de competencias operativas entre el Estado y las comunidades autónomas, con el primero gestionando el IRPF, el IVA y los Impuestos Especiales, mientras que las segundas se encargan de ciertos tributos cedidos totalmente.

Sin embargo, habría que dar a las comunidades autónomas un papel más activo en la gestión de los grandes tributos compartidos así como facilitar su acceso a los medios tecnológicos de la agencia tributaria estatal (AEAT). 

En cuanto a los intercambios de información entre administraciones, el autor considera que "es necesario establecer protocolos transparentes que garanticen una operatividad continuada, evitando la patrimonialización de una información esencial para la eficacia de la gestión tributaria a nivel global". 

En cuanto a la integración, Onrubia considera necesaria una redefinición de los actuales órganos de gobierno de la AEAT, aproximándolos a una figura similar al Consejo Directivo de la agencia estatal canadiense. Entre las competencias de este consejo estaría la aprobación de los planes estratégicos de la AEAT en lo concerniente a los impuestos compartidos.

Las forales también

En cuanto a la evolución del sistema hacia una integración plena, con titularidad compartida de una única organización encargada de gestionar todas las figuras tributarias, Onrubia opina que podría contemplarse "como un modelo de referencia hacia el que avanzar en sucesivas etapas, pero siempre que se valoren adecuadamente las ganancias derivadas de esa integración plena". Y en ese caso, la figura "más adecuada" de las que hay en la legislación española sería el consorcio, según el profesor de la Complutense.

En relación con las comunidades de régimen foral, País Vasco y Navarra, Onrubia considera que "un modelo de administración tributaria integrada como el propuesto debería incluirlas, haciendo   compatibles sus competencias exclusivas de gestión, de base constitucional, con las ganancias de eficiencia derivadas del aprovechamiento de las economías de escala, la coordinación y los intercambios de información". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email