X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

"cierval ha muerto por causas que no controlo", defiende 

González: "No me siento responsable del final de Cierval"

21/02/2017 - 

VALÈNCIA. José Vicente González, presidente de Cierval, ha asegurado este martes no sentirse "responsable" del final de la patronal de la Comunitat, abocada a la desaparición tras declararse insolvente, y ha responsabilizado a las patronales de Castellón (CEC) y Alicante (Coepa) de haberla arrastrado a la quiebra.

González, que accedió a la presidencia de Cierval en 2011, ha asegurado a Valencia Plaza que si no hubiera tenido que cargar con las deudas de dos de sus tres entidades fundadoras, Cierval "nunca habría perdido dinero" y no tendría "ningún problema" porque, a su juicio, "no se ha administrado tan mal".

La patronal de la Comunitat solicitó el preconcurso de acreedores hace apenas dos meses tras cerrar el último ejercicio con unas pérdidas de 1,5 millones debido a las saneamientos que tuvo que realizar para asumir las deudas de Coepa y la CEC, tanto por cuotas impagadas a la autonómica como por los reintegros de subvenciones a la administración por estar incorrectamente justificadas.

El comité y la junta de Cierval han aprobado este martes por unanimidad presentar el concurso de acreedores en modalidad de liquidación. Su relevo lo tomará la patronal de Valencia CEV, que la próxima semana aprobará su conversión en organización empresarial de ámbito autonómico. 

"Creo que hemos hecho bien nuestro trabajo ante la Administración, con reconocimiento por parte del otro lado, y ante los sindicatos. Me siento orgulloso de haber sido presidente de Cierval pero, por causas que no controlo, se ha muerto", ha explicado José Vicente González.

Tras reconocer que no es el final que más le gustaría haber tenido en Cierval, no ha querido valorar posibles errores "a toro pasado", aunque ha subrayado que para entender algunas decisiones "hay que situarse en las circunstancias de cada momento". "Creo que hemos tomado las decisiones que teníamos que tomar en cada momento, pero es la vida", ha asegurado.

Al respecto, preguntado por qué nunca se llegó a concretar la transformación de la patronal que anunció año tras año en las asambleas de Cierval, González ha aseverado que los socios "no querían darle la vuelta a la organización; dos de los tres socios no querían darle la vuelta y no se ha podido, pero el paso del tiempo ha demostrado que había que darle la vuelta. No he podido, no me han dejado", ha justificado.

Javier López, secretario general de Cierval, y José Vicente González. Foto: KIKE TABERNER

Preguntado por si se ha sentido decepcionado por algún dirigente en esta etapa, ha admitido: "Siempre se siente decepcionado con algunos, pero agradecido a muchas personas". "Aprendí hace muchos años de un antiguo jefe que no vale la pena enfadarse con algunas personas, porque ellas se tienen que aguantar a sí mismas toda la vida", bromeó.

Seguirá en CEOE hasta que se vaya Rosell

El presidente de Cierval explica que la decisión de liquidar la patronal se concretará con la presentación de la presentación en el juzgado esta misma semana para que se nombre un administrador concursal.

Tras cerrar esta "etapa", González se mantendrá como presidente de CEOE hasta que se agote el mandato del actual presidente, Juan Rosell, tal y como publicó este periódico.

Respecto al futuro de las trece personas que integran la plantilla de Cierval, González explicó que habrá que hacer un ERE de extinción. No obstante, ha explicado que los integrantes del comité y la junta de Cierval tratarán de ayudarles "a titulo personal". "Lo voy a intentar, recomendaremos trabajadores a empresas o federaciones que necesiten personal", ha señalado.

En cuanto al destino que se dará al edificio que Cierval utiliza como sede, un palacete en la calle Hernán Cortés de Valencia, González ha recordado que se trata de patrimonio sindical cedido por la CEV, que tras la liquidación de la organización recuperará el derecho de uso de esta sede.

Deudas con la Generalitat

Con su desaparición, Cierval deja tras de sí cientos de miles de euros pendientes de devolución a la administración autonómica por ayudas para formación incorrectamente justificadas. Se trata de expedientes canalizados a través de la patronal autonómica, pero ejecutados por las provinciales, por lo que González desvincula a la organización de la responsabilidad sobre los mismos.

Antes del próximo 27 de febrero debía afrontar la devolución a la Generalitat de cerca de cerca de 700.000 euros por un expediente mal tramitado de los cuales 174.790 euros corresponden a Castellón, 151.869 euros a la patronal de Alicante y casi 240.000 a la CEV.

Al margen de esa deuda, el Servef mantiene abiertos un par de contenciosos con Cierval que suman cerca de medio millón de euros cuyo cobro dependerá del orden de prelación que se fije en el concurso de liquidación. 

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email