X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

relevo en el organigrama

Grezzi fulmina al jefe de informática de la EMT en plena negociación del nuevo convenio

Foto: KIKE TABERNER.
6/10/2017 - 

VALÈNCIA. Cinco de siete. Los primeros cuatro fueron el gerente, la responsable de Recursos Humanos, el jefe de talleres al que se le jubiló y la abogada de la empresa. Ahora el quinto será el jefe del servicio informático. La EMT València ha relevado de su cargo a este directivo para el que todavía no hay sustituto. Así pues, de los siete puestos principales del organigrama directivo de la empresa municipal sólo quedan dos del anterior gobierno: el director de Planificación y el director de Operaciones.

El relevo, confirmado a Valencia Plaza por fuentes municipales, equivale a la renovación en la práctica de la cúpula directiva de la empresa municipal. En dos años el concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha renovado los escalafones más altos de la empresa.

Los motivos, empero, han sido bien dispares. El despido del gerente Andrés Bernabé y la responsable de Recursos Humanos Sandra Delgado fueron achacados a una infracción del Estatuto de los Trabajadores por “haber tolerado y encubierto” un incremento “ilegal” del número de horas extraordinarias, según explicó Grezzi el 21 de enero del año pasado. Por su parte, el jefe de talleres, que tenía más de 65 años, fue reemplazado por su segundo en un relevo que se consideró natural.

De la mano del nuevo gerente Josep Enric García, la EMT se encuentra inmersa en un proceso de reestructuración de la empresa con el que se pretende actualizar los flujos de información y trabajo. Esta reestructuración tiene como piedra de toque el nuevo convenio colectivo, con el que se aspira unificar la normativa laboral interna, que en la actualidad estaba aún regida por convenios del pasado. Así por ejemplo, cuando se quiso convocar una bolsa de inspectores se descubrió que la normativa de referencia era la del convenio del 1991.

Las negociaciones entre la empresa y los trabajadores están siendo premiosas porque, según explicaron fuentes próximas a las conversaciones, “los trabajadores no se fían; será por lo que han pasado estos años, porque los responsables de ahora son nuevos, pero no se fían”. Tras aceptar el escepticismo como algo inevitable, la nueva directiva encabezada por García ha ofrecido ya a los trabajadores un borrador de convenio, producto de estas primeras conversaciones que se llevan manteniendo desde hace nueve meses.

En principio, una vez concluya el puente festivo del Pilar está previsto que empresa y trabajadores se sienten de nuevo a la mesa para negociar los últimos puntos de un acuerdo que tiene que estar resuelto para el 30 de noviembre. Desde la empresa quieren hacer valer las reuniones previas, mientras que desde los sindicatos hay cierto recelo. Para mucho antes del 30 de noviembre está previsto también que el gerente de la EMT nombre al nuevo jefe de informática. El quinto cambio de siete.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email