X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el caixaforum, en 2020

La Caixa mantendrá el coqueteo con la Fundación Bancaja a la espera de aterrizar en el Ágora

8/11/2017 - 

VALÈNCIA. Tic, tac. El aterrizaje del Caixaforum en la ciudad de València es cuestión de tiempo, concretamente de tres años. Con el horizonte puesto en el año 2020 para su apertura, la llegada del contenedor cultural de la Fundación La Caixa supondrá un cambio lógico en la presencia que tiene en la Comunitat, una estrategia que en el ámbito expositivo se ha desarrollado hasta el momento con distintas colaboraciones para la financiación de actividades o itinerancia de exposiciones. Ayer mismo la entidad trajo a València Sorolla. Un jardí per a pintar, una muestra que ya se ha podido ver en el Caixaforum de Sevilla y que ahora aterriza en la sede de Fundación Bancaja con motivo del décimo aniversario de la remodelación del centro cultural. Las entidades afianzan así una interesante colaboración que de manera extraoficial ha convertido al espacio de Fundación Bancaja en el principal edificio para testear el Caixaforum con el público valenciano, lugar donde hace un año gestaron la mayor retrospectiva hasta el momento del Equipo Crónica.

“Ya hemos estado reunidos. Caixaforum se instalará a partir de 2020, tenemos mucho recorrido para hacer cosas”, indicó el director territorial de Caixabank en la Comunitat Valenciana, Xicu Costa, a quien el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, les agradeció “la gran oportunidad de trabajar con ellos de nuevo”. Los buenos mensajes entre unos y otros eran explícitos, aunque bien es cierto que la llegada del nuevo contenedor cambiará inevitablemente la forma en la que La Caixa convive con el resto de espacios en los que hasta ahora han sido inquilinos. “No queremos dejar de hacer cosas”, indicó Costa preguntado por cómo cambiará la vinculación con el resto de espacios de la Comunitat. En cualquier caso, no es de extrañar que una vez se cruce ese horizonte 2020 baje la velocidad de las colaboraciones con esos otros espacios con los que empezará a convivir. A La Caixa le queda mucha plancha.

Foto: EVA MÁÑEZ.

Con un Ágora que ocuparán por un periodo de 50 años y con unas beneficiosas condiciones que lo eximen de canon anual –aunque con una inversión en infraestructuras de 18 millones de euros y un compromiso de inversión anual en contenidos culturales en el entorno de 5 millones de euros-, el Caixaforum valenciano tiene ahora por delante tres años de testeo antes de que llegue a la Ciudad de las Artes y las Ciencias. De igual forma, el director territorial de Caixabank en la Comunitat aprovechó para recalcar que la entidad bancaria tiene la voluntad de lograr "más posicionamiento" en materia cultural en la autonomía, al tiempo que recordó que ya invierten 28 millones de euros anuales en este territorio.

Es la casualidad la que ha hecho que el primer proyecto expositivo que se inaugura tras presentar formalmente La Caixa a CACSA la construcción del Caixaforum en el Ágora sea en torno a la figura de un Sorolla universal que “además del pintor de las playas fue un paisajista extraordinario”, indicó Consuelo Luca de Tena, directora del Museo Sorolla y comisaria de la exposición. La exposición, que supone el “colofón” de las programación por el décimo aniversario de la sede, llega precisamente una década después de que el espacio abriera con la muestra Sorolla. Visión de España. La exposición está integrada por más de 120 obras entre óleos, bocetos, dibujos, esculturas, azulejos y fotografías que relatan cómo Sorolla concibió su jardín de artista en su casa de Madrid y la influencia que ejercieron en su obra los patios y jardines en los Reales Alcázares de Sevilla y de la Alhambra de Granada. Además, ofrece al visitante la oportunidad de conocer cómo reflejó en su pintura los jardines valencianos.

Foto: EVA MÁÑEZ.

Un museo en València... a base de temporales

La muestra presenta a un Sorolla maduro, que a lo largo de sus últimos años, en medio de los esfuerzos que le exige la realización del gran encargo de los murales de Visión de España para la Hispanic Society de Nueva York, encuentra el tiempo para pensar un jardín, trazarlo, plantarlo, cultivarlo y sentarse a disfrutarlo pintándolo: un Sorolla a la vez pintor y jardinero, como lo fueron otros pintores de su tiempo. La exposición pretende también llamar la atención sobre los aspectos específicamente botánicos del jardín, que son los que le prestan todo aquello que Sorolla más estimaba: color, variedad, movimiento, vida. De esta forma, la Fundación Bancaja da voz a un Sorolla “injustamente inédito”, expuso Consuelo Luca de Tena. Sobre la constante cuestión de fijar un espacio expositivo en su tierra, la directora del museo indicó: “el Museo Sorolla es generosa prestando, pero para exposiciones temporales […] En ningún momento se plantearía una cesión a tiempo indefinido”.

Por su parte, Rafael Alcón añadió que la Fundación Bancaja "sigue abierta a que el maestro Sorolla tuviera una presencia permanente en su tierra". En este aspecto no hay que olvidar que fue en 1911 cuando el pintor unió en Madrid su casa y estudio, un espacio que queda reflejado en distintas de las piezas que se podrán ver en Fundación Bancaja hasta el 19 de marzo de 1018. Como novedad por lo que respecta a la muestra que se vio en Sevilla, esta cuenta con una sección dedicada al paisaje valenciano, con la huerta como protagonista. De los pequeños huertos de la Malvarrosa o el Cabañal hasta el huerto en Alzira, ‘El Campet’, de la familia de la esposa de Sorolla, Clotilde García del Castillo, un lugar de descanso y trabajo en sus primeros años de matrimonio.

Dentro de las actividades complementarias, se van a realizar talleres de arte gratuitos específicos. Por un lado, como novedad, un taller para personas mayores que se realizará en centros de día o centros residenciales con el objetivo de acercar el arte de Sorolla a los mayores con dificultades de movilidad. Por otro lado, se realizarán dos talleres de fin de semana dirigidos a niños de 6 a 11 años en los que se realizará un recorrido de exploración con los sentidos por la exposición, que servirá a los más pequeños para tomar conciencia de las intenciones del pintor y de las emociones que intenta transmitir a través de sus obras; y se diseñará y creará un jardín Pop Up inspirado en el arte del pintor valenciano.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email