X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

es menos que en 2014, a falta de las cuentas de RTVV

Las empresas públicas valencianas perdieron 268 millones el año del cambio de Consell

Foto: MARGA FERRER
26/07/2016 - 

VALENCIA. El sector público valenciano continuó siendo un lastre para las cuentas de la Generalitat en 2015, aunque en menor medida que en años anteriores. El proceso de adelgazamiento iniciado por Alberto Fabra y heredado por Ximo Puig a partir del 30 de junio del año pasado dio como resultado a final de año un volumen de pérdidas de 268 millones de euros, a falta de contabilizar las cuentas de las dos sociedades de Radiotelevisión Valenciana (RTVV), que están reformulándose, según fuentes de la Generalitat.

Esta cantidad, extraída de la Cuenta General 2015 hecha pública este lunes por la Conselleria de Hacienda, incluye una veintena de sociedades públicas, entidades públicas empresariales y otras entidades de derecho público, pero no los organismos autónomos y las fundaciones.

La cifra de 268 millones es sensiblemente inferior a los 416 millones de pérdidas de 2014 y a los 637 millones de números rojos en 2013, pero la comparación merece algunas matizaciones. En primer lugar, los resultados globales de 2015 no incluyen las dos empresas de RTVV en liquidación (el ente RTVV y RTVV SAU), que en los dos ejercicios anteriores sumaban pérdidas de 63 millones (2014) y 239 millones (2013).

En segundo lugar, las pérdidas que declara Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) son de 47 millones de euros, pero según el auditor externo de la compañía deberían ser de 100 millones, ya que la empresa contabilizó mal la cesión de unos activos al Ayuntamiento de Valencia.

Quince empresas públicas registraron pérdidas y sólo tres lograron beneficios en 2015

En tercer lugar, las cuentas del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) de 2014 fueron reformuladas en marzo de 2016, de manera que el organismo que dirige Manuel Illueca cargó 58 millones de pérdidas por deterioros y dotaciones al ejercicio 2014, que pasó de tener unos beneficios de 23 millones a unas pérdidas de 35. Este traslado de pérdidas al ejercicio anterior, muy superior al importe de las salvedades fijadas por el auditor, permitió al IVF acabar 2015 con unas pérdidas de 'sólo' 2,67 millones. Las cuentas del IVF se publicaron este lunes sin los informes de auditoría y de la Intervención General.

Además de los casos de RTVV, IVF y Cacsa, el descenso de las pérdidas se fundamenta en la mejora de resultados de algunas sociedades. Entre ellas destacan la Entidad de Infraestructuras de la Generalitat (EIGE), que pasó de 84 millones de pérdidas en 2014 a 44,23 millones el año pasado, y la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV), que pasó de unas pérdidas de 40,84 millones a un beneficio de 12,47 millones en 2015. Otra de las empresas que reduce pérdidas es la encargada de construir colegios, Ciegsa, que pasa de 15,52 millones a 4,42. 

Por el contrario, otras empresas empeoraron resultados. Es el caso de Aeropuerto de Castellón (Aerocas), que elevó sus pérdidas de 4,26 a 11,97 millones, y Plan Cabanyal-Canyamelar, que aumentó sus números rojos de 0,45 a 8,91 millones.

En total, 15 empresas registraron pérdidas y sólo tres lograron beneficios: la citada SPTCV, Epsar (79 millones, frente a 71 de 2014) y Vaersa (3,21 millones, frente a unas pérdidas de 0,43 millones el año anterior).

Las fundaciones disparan sus pérdidas

La mejora del resultado global de las empresas públicas contrasta con los malos resultados de las 12 fundaciones de titularidad de la Generalitat, que en conjunto pedieron 5,92 millones de euros en 2015, frente a los 2,05 del ejercicio anterior.

De las 12 fundaciones, ocho registraron pérdidas, una tuvo resultado cero y tres obtuvieron beneficios

Destaca el aumento y la cuantía de los números rojos de la Fundación para la Investigación del Hospital La Fe (2,5 millones, cuando en 2014 había perdido 0,64) y de la Fundación Palau de les Arts Reina Sofía (2,05 millones, frente a 0,26 millones perdidos un año antes). 

También destaca el incremento de pérdidas de la Fundación Fisabio, que ha sido noticia en las últimas semanas por la contratación irregular de la hija de la que era número dos de Sanidad, Dolores Salas. Esta entidad, en la que la Intervención ha detectado numerosas irregularidades, perdió el año pasado 1,22 millones, frente a 0,56 millones de números rojos en 2014.

De las 12 fundaciones, ocho registraron pérdidas, una tuvo resultado cero y tres obtuvieron beneficios (Fundación para el Fomento de Estudios Superiores, Ivia y Fundación para la Investigación del Hospital Clínico).

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email