X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

XEITO I ESPENTA / OPINIÓN

Lo virtual y lo real

Hay algo que no hemos entendido, o peor aún que no hemos visto venir. La victoria del excéntrico y estrafalario Donald Trump en Estados Unidos, a lo mejor nos da un baño de realidad. Transitamos por redes sociales, por realitys televisivos, por algaradas callejeras, sin percatarnos de que a veces lo real está por encima de lo virtual

11/11/2016 - 

Vayamos al concepto.  Lo virtual nos lleva a un camino de apariencia real que muchas veces oculta y engaña la verdadera realidad. Llegamos a construir una nueva definición, la realidad virtual que a fuerza de estar inmersos en ella se convierte en la realidad real. Parece una redundancia pero es una explicación que justifica los cambios sociales, políticos o mediáticos. Lo real se supone que es la verdad observada y contrastada y lo virtual  nos remite a una realidad construida tecnológicamente (ordenadores, tablets, internet, redes sociales,...) que nos provoca la sensación de estar viviendo en un mundo diferente al real, pero que se convierte en el verdadero. Llegamos así a una desconexión con la realidad, para adoptar una vida virtual en la que estamos inmersos y participamos con fruición.

Al observar el caso de Estados Unidos, diera la sensación de que la mayoría no nos habíamos percatado de lo real. Los análisis sociológicos tras el resultado electoral nos hablan de voto obrero blanco y sin estudios, lo que se conoce como la América profunda. Era una realidad contrastada, que se conocía, pero que llevados por lo virtual habíamos olvidado. Algunos sesudos analistas políticos norteamericanos no entendían porque  Donald Trump hacia campaña en Pensilvania, en Michigan, en Ohio, tradicionalmente de voto demócrata. Son estados con tradición industrial, sector que vive una gran crisis. Ni los medios de comunicación, ni los demócratas lo vieron venir. 

La realidad ha superado a la virtualidad. El establishment ha sufrido una dura derrota porque no había bajado al terreno real. La insatisfacción de las clases obreras norteamericanas es muy grande . Han pasado una veintena de años sin mejorar su situación y eso sí que provoca un baño de realidad.  Trump es el nuevo presidente norteamericano y con ello hay que convivir. La maquinaria de un país con sus instituciones y democracia funcionando no debe quebrarse, pero deberá adaptarse. Y en un mundo globalizado más aún si cabe. Estados Unidos es la primera potencia mundial y nos guste o no todos estamos vinculados y todos deberemos adaptarnos a la nueva situación.

Es verdad que una cosa es una campaña electoral y otra gobernar. La incertidumbre se ha apoderado de un país dividido que se manifiesta desconcertado con su nuevo presidente (not my president) y de un mundo globalizado que teme las consecuencias de las decisiones que ha anunciado Trump. Hay quien ve venir una ola de populismos que cambie el ecosistema social y político de nuestro entorno (próximo referéndum sobre la Constitución en Italia, elecciones presidenciales en Francia y el auge de la ultraderecha de Marine Le Pen,…). Barak Obama,  presidente USA saliente se ha apresurado a recordar a sus ciudadanos que todos están en el mismo equipo, “somos estadounidenses y después demócratas o republicanos. Somos un ejemplo para el mundo”. 

El famoso sueño americano al que aspiran todos los estadounidenses y los que llegan a su país tendrá que reinventarse. Y el primer sector que lo ha hecho es el dinero. Siempre se dice que el dinero es muy sensible y miedoso con los cambios bruscos e inesperados. Un tsunami como la elección de Trump presagiaba una crash bursátil de proporciones bíblicas. Pues no ha sido así. Ha bastado un discurso en apariencia “conciliador” con inversiones en infraestructuras por parte del presidente electo, para que no se produjera el pronosticado caos financiero.

Y un dato para la reflexión. 200 medios de comunicación apoyaban a Hillary Clinton y tan sólo 6 a Donald Trump. Y no digamos las encuestas y los sondeos y la peculiaridad del sistema electoral estadounidense. Los políticos y  los medios de comunicación deberían recordar que todos los ciudadanos votan, no sólo los jóvenes, las mujeres, los latinos, los afroamericanos, votan todos. Lo real es más complejo que lo virtual. 

Dicho lo cual, estamos expectantes esperando a las primeras decisiones del nuevo presidente. Su gabinete será ultraconservador.  La administración será renovada en 4.000 puestos y también se relevará a los directivos de 100 agencias federales. Vamos, una auténtica revolución y los previos que la anteceden no son muy halagüeños. Las barbaridades que le hemos escuchado y la realidad que conocemos de este personaje no nos pronostican un futuro muy alentador. Preocupación en Latinoamérica, especialmente en México y Cuba, desasosiego en la OTAN, en Europa, en España (más de 700 empresas están radicadas en EEUU y viceversa en nuestro país) y a la expectativa en Rusia y China.

El Tablero 

Y en nuestro país comienza a caminar la legislatura. Se inaugurará el jueves 17 con la presencia del Rey Felipe VI por primera vez. Esperemos que sea con tranquilidad, lo digo por si a Podemos, ERC, Bildu y asimilados se les ocurre dar la nota. Mientras tanto el CIS de Octubre ha confirmado la debacle del PSOE, que no recoge Podemos y el incremento de apoyo al PP.

PP: Don Tancredo Mariano Rajoy, ya no sienta en su consejo de ministros a amigos. Está sólo aunque sea su gobierno. Mariano ha sucedido a Rajoy y viceversa. El poder que ostenten la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría  y la ministra de defensa, María Dolores de Cospedal serán la clave de su funcionamiento por si se producen fricciones.  En cuanto a lo orgánico, el PP celebrará su Congreso Nacional en Febrero y las quinielas ya están en danza. Cospedal quisiera repetir como secretaria general,  pero sus posibles sustitutos, Fernando Martínez Maíllo y Alfonso Alonso, piden tranquilidad y se remiten al  Congreso para decidir. No habrá primarias que si podrían estrenarse en los próximos congresos regionales, provinciales  y locales, sí así se decide.

PSOE: La prudencia de Javier Fernández. El Presidente de la Gestora socialista ha asegurado que en diciembre se sabrá la fecha del Congreso y calendario electoral con primarias. También este próximo lunes Fernández se reunirá con Miquel Iceta,  con la idea de restañar las relaciones con el PSC. Mientras tanto, Susana Díaz, continua con perfil bajo y Pedro Sánchez aún no ha cogido el coche pero está en las redes y de gafe con Hillary en EEUU.  Pedro no quiere diluirse pero sus apoyos si que van desvaneciéndose. Reunión con algunos leales en un hotel en Madrid, entre ellos el valenciano, José Luis Ábalos. Estaba recontando afectos. Y como a perro flaco todo son pulgas también se ha abierto juicio oral a los ex presidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán por los ERES. Por su parte el portavoz socialista en el Congreso, Antonio Hernando continúa justificando su cambio de voto. Está amortizado y en pasando fiestas y presupuestos será relevado. Eduardo Madina o Iñaki Urquizu podrían sustituirle.

UNIDOS PODEMOS: No cejan en el enfrentamiento interno entre Pablo Iglesias e Iñigo Errejón.  Las disensiones territoriales continúan a cuenta de la elección para su delegación en Madrid que ha enfrentado a Ramón Espinar y Rita Maestre. Y también sigue coleando el episodio del piso de Espinar y sus atropelladas explicaciones. No se puede poder el listón de la exigencia tan alto y tú no cumplir con él. Curioso también el enfrentamiento cada día más acerado de Podemos y Ciudadanos. Creo que se equivocan de enemigo. Siguen desconcertados con el CIS que revela que no se hacen con el voto que perdería el PSOE.

CIUDADANOS: Andan inquietos, lanzando acuerdos con el Gobierno de Rajoy, para reclamar su mérito y espacio. De momento los de Albert Rivera anuncian acuerdos  sobre la  ley de autónomos y pacto educativo. Y se me antoja rara la reacción de Ciudadanos al viaje del Rey a Arabia Saudí posicionándose con Podemos. PP y PSOE respaldan la agenda internacional del monarca que próximamente viajará a Portugal y Japón.

Las cuitas valencianas

PP: El horizonte judicial sigue atenazando a los populares. La Audiencia Nacional investiga la subvención que el PP recibió por las elecciones de  2007 y ha solicitado el certificado acreditativo a la Consellería de Hacienda. Se trata de contrastar facturas en la investigación Gürtel en una pieza separada sobre la financiación del PP en la Comunidad Valenciana. Por otra parte también la fiscalía ordenó esta semana el registro en las oficinas del Circuito de Cheste para recabar información sobre los contratos de la Fórmula 1, caso en el que figuran investigados, El ex Presidente, Francisco Camps,  la ex consellera, Lola Johnson y el empresario,  Jorge Martínez Aspar. Mientras tanto Isabel Bonig, tiene necesidad de que se celebre el congreso regional de su partido para consolidar su posición. Será después de febrero tras el Congreso nacional.

PSPV:  Reflexión y después acción –Ximo Puig dixit- . El líder regional de los socialistas valencianos baila en el alambre. José Luis Ábalos, secretario provincial en Valencia aprieta y pide primarias y congreso nacional cuanto antes. Sabida es su adscripción pedrista. El caso es que Castellón también se suma a la petición. Así que Puig lo tiene un poco complicado. Pide tiempo para conjugar lo orgánico y su gestión al frente del Consell. Tiene que reconstruir sus relaciones no sólo partidarias sino también con el Gobierno Central y marcar una nueva estrategia para rentabilizar su posición. De momento la tensión no se rebaja porque, el Ministerio de Hacienda con  Cristóbal  Montoro a la cabeza ha ejecutado el cobro al Consell de la multa de la CE (19 millones de euros)  por esconder facturas. Para hacer amigos, Puig anuncia una Agencia tributaria propia. 

Y mientras la vicepresidenta, Mónica Oltra, ha estado en  Madrid on tour para seguir cuidando su agenda capitalina. Y entre las perlas que ha dejado caer, vincula “el fin de la tensión territorial a una reforma de la constitución”.  No ve a Cataluña fuera de España. Sobre el concepto “nación de naciones” dice que podría definirse así a España que es “un territorio donde se comparten distintas sensibilidades nacionales”.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email