X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de septiembre y se habla de Quique Dacosta bestiari valencià arquitectura COCHE ELÉCTRICO
GRUPO PLAZA

por excluirles de DOS CONCURSOS

Los ingenieros agrónomos demandan al Ayuntamiento de València

Foto: EVA MÁÑEZ
24/12/2017 - 

VALÈNCIA. De nuevo el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante, que incluye a la Comunitat Valenciana y les Illes Balears. De nuevo idénticos razonamientos. El viejo adagio sostiene que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Los hechos demuestran que también se podría incluir en esta categoría al Ayuntamiento de València. El consistorio, si fuera una persona, sería descrito como alguien contumaz en el error. Tras ver cómo este colegio profesional presentaba una demanda al Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de València por el concurso del parque de Benicalap, en la que se acusaba al Ayuntamiento de discriminar a los ingenieros agrónomos, el gobierno de Joan Ribó ha vuelto a ser denunciado por este mismo colectivo y por los mismos motivos; dos de dos.

El juzgado acaba de admitir a trámite esta segunda demanda del colegio de ingenieros agrónomos contra el Ayuntamiento, en este caso contra las resoluciones de la Junta de Gobierno en las que no se aceptó su recurso para que se incluyese su titulación en los equipos redactores de proyectos básicos de los parques de Benicalap y Benimàmet. 

En concreto los ingenieros agrónomos denuncian el hecho de que en los pliegos el Ayuntamiento exige un equipo multidisciplinar en el que como mínimo tiene que encontrarse un arquitecto o ingeniero de caminos, o un arquitecto técnico o ingeniero técnico de obras públicas, o un ingeniero industrial o ingeniero técnico industrial, o un licenciado en ciencias medioambientales, o un licenciado en geografía e historia o arqueólogo; cualquiera de ellos… pero no un ingeniero agrónomo.

Para los ingenieros agrónomos, según señalaron fuentes del colegio, es “incomprensible” que no se les haya incluido dentro de este “catálogo”, y más habida cuenta que precisamente han sido profesionales de su colectivo los que han realizado buena parte de los jardines de València. Antes de presentar la demanda, los ingenieros agrónomos elevaron el mentado recurso al Ayuntamiento, y mucho antes agotaron las vías de negociación con una administración que se ha mostrado insensible a sus peticiones. La respuesta del consistorio no resolvió nada. Se les replicó que no se les había excluido, ya que no se les prohibía la participación en los equipos multidisciplinares.

Lejos de calmar los ánimos, lo que se consiguió desde el Ayuntamiento fue indignar a los agrónomos aún más ya que sentían, según explican las mismas fuentes, que desde el Govern de la Nau prácticamente se les decía que no tenían derecho a protestar porque no estaban vetados. “Sólo faltaría eso; que nos vetasen y descalificasen a una empresa por llevar a un ingeniero agrónomo en la propuesta”, comentan las fuentes consultadas.

La demanda, a la que ha tenido acceso Valencia Plaza, deja bien claro que la reclamación principal de los agrónomos es que, por sus competencias, emanadas de la capacidad técnica real e idoneidad, tienen el derecho “como mínimo” a ser una alternativa para componer el equipo multidisciplinar. Para los ingenieros agrónomos el Ayuntamiento ha actuado en este caso “con total arbitrariedad”, de la que se deriva, dicen, “un claro perjuicio profesional” a su colectivo y “una discriminación injustificada” frente a otros colectivos profesionales.

“Los Ingenieros Agrónomos están capacitados técnicamente para llevar a cabo los trabajos que integran los proyectos básicos de los Parques, como se desprende de nuestros Planes de Estudios, puestos en relación con los trabajos que forman parte de los proyectos”. Para estos profesionales, los anuncios y posteriores acuerdos del Ayuntamiento, vulneran los principios en materia de competencia profesional, así como los de igualdad, mérito y capacidad, recogidos en la Constitución.

Las fuentes consultadas expresaron su malestar por una situación que no dudaron de calificar de “absurda” e insistieron en un punto que consideran fundamental: no reclaman exclusividad, sólo que se les reintegre donde consideran que deben estar por derecho propio. “Dudamos que exista una profesión más idónea para acometer la redacción del proyecto de un parque que la de ingeniero agrónomo. Es más, somos los únicos con capacidad técnica real para calcular dotaciones hídricas en cultivos, y el césped y los árboles técnicamente lo son; somos los únicos que conocemos la gestión de los cultivos y con ello podemos establecer, optimizar y racionalizar su mantenimiento… Y así todo”. Una obviedad para todo el mundo menos para el Ayuntamiento de València.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email