X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de agosto y se habla de à punt CVMC FUNDACIÓN HORTENSIA HERRERO TAPINERIA
GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

Plebiscitos 4 - Democracia 1

Otra vez la llamada casta, establishment, antaño poderes fácticos, no han entendido los nuevos tiempos y la nueva política, y han vuelto a ser apisonados por los votos de la gente. Pese a la victoria táctica en Austria (mal de muchos, consuelo de...) estratégicamente se sigue sin entender el mensaje

10/12/2016 - 

Esta semana se ha vivido otro capítulo de la crisis del sistema, en donde parece que muchos de los líderes políticos siguen sin querer o poder entender, no sé qué es peor, lo que ocurre bajo sus pies. Muchos de ellos provienen de ese pensamiento único que repetía como mantra que las ideologías habían muerto y había llegado el fin de la historia, intentando transformar nuestro Régimen de Libertades y Estado de Derecho en una autentica Tontocracia (lo malo es que a veces y por momentos parecen conseguirlo), siempre con el permiso (mejor dicho, el voto) de toda la sociedad. Eso sí, sabiamente alimentada por el consumismo y dirigida por los mass media de grandes corporaciones ¿¡Cómo puede alguien decir que el mundo de las ideas ha terminado para la humanidad y (sobre todo) creérselo!?

Hasta hace una semana llevábamos tres sorprendentes plebiscitos -ya saben el nuevo dicho, los referéndums los carga el diablo y los convocan los tontos-; 1º contra la salida Británica de la UE, resultado el Brexit; 2º contra la guerra y a favor de una paz entreguista en Colombia, resultando un no para el presidente Santos; 3º contra Donald Trump y a favor de Hillary Clinton, resultado la elección con más número de votos de la historia USA de un presidente republicano; y esta semana les llegó el turno a Austria e Italia.

Así tenemos a la expectativa de destino al ya presidente de gobierno saliente Matteo Renzi, perdedor de su primera cita electoral nacional -el referéndum constitucional-, nunca fue elegido primer ministro en las urnas al igual que Mario Monti, que fue muy criticado por este hecho y tachado (fíjense la estulticia de pensar que el conocimiento es un demérito) de tecnócrata. Pero claro, venía de la derecha. A diferencia del ex alcalde parlanchín de Florencia, escorado a la izquierda y, por lo tanto, envuelto de un halo de superioridad moral.

Por otro lado Austria, donde se ha producido un nuevo episodio del drama, El fantasma del populismo recorre Europa, y da igual que sea filonazi o filobolchevique al final todos son totalitarismos excluyentes y sectarios, y suponen un riesgo para nuestra forma de vida. Esta vez en las elecciones presidenciales ha vencido Alexander Van der Bellen, para unos independiente para otros verde (según del color del cristal que lo mire o de los intereses de quien lo glose), y se ha impuesto al candidato del Partido de la Libertad (FPÖ) Norbert Hofer, para alegría de europeistas y demócratas.

"Los ciudadanos buscan a alguien que les de soluciones para sus problemas, y los populismos dan sus recetas"

Pero a la larga, flaco favor se hace al proyecto europeo teniendo como único mantra impedir que los populismos ganen elecciones; porque los ciudadanos buscan a alguien que les de soluciones para sus problemas, y los populismos dan sus recetas (las mismas que siempre); frente a la crisis económica traída por la globalización y procesos de integración como la UE (según su argumentación) ofrecen más nación y más autarquía (en un típica reacción ya analizada hace décadas por el profesor Juan Reglá); frente a líderes grises, sin convicción, instalados en la política sin otro trabajo conocido y rodeados de casos de corrupción, ofrecen líderes fuertes con carisma, y dentro de movimientos incólumes; frente al drama migratorio y al miedo y rabia por los ataques del Yihadismo islámico, ofrecen más medidas de seguridad y el cierre de fronteras. 

En resumidas cuentas los populismos ofrecen un proyecto claro aunque pueda ser utópico, con mensajes sencillos y casi evidentes, con múltiples altavoces mediáticos (porque además generan muy buenos titulares, son expertos de la política del postureo, del pancartismo o de las camisetas) que atraen a indignados, desesperados y jóvenes desocupados, y en frente está más de lo mismo, mensajes complicados transmitidos con poca pedagogía y pocos altavoces, atrayendo al voto conservador, de la seguridad, y de las personas mayores. Aunque ojo últimamente los de la nueva política, surgidos muchos de ellos en la vieja izquierda, de tanto querer asaltar los cielos se han olvidado de lo mundano, arreglar los baches, las aceras, los servicios públicos, etcétera, en fin todo lo que implican sus nuevas responsabilidades públicas, sobre todo municipales, y están perdiendo fuelle e iniciativa política

Y la democracia no es sólo un sistema de mera representación política formalista, aunque en la vieja Europa a veces lo parezca, debería ser un sistema más participativo, como pueda ser la democracia norteamericana, como ejemplo recordemos que el pasado 8 de noviembre a la vez que elegían a su presidente también elegían un tercio del Senado (elección bienal), la Camara de Representantes se renovaba, 12 Estados elegían Gobernador y en 35 de ellos existían consultas/referéndums sobre temas tan variados como el control de armas de fuego, la legalización de la marihuana (uso recreativo versus medicinal), salario mínimo, prohibición de uso de bolsas de plástico, sistema sanitario, utilización de profilácticos en la pornoindustria, y además de todo ello numerosas elecciones locales. Por eso es fundamental hacer mucha pedagogía, y un claro ejemplo de oportunidad perdida ha sido la parca conmemoración de la Constitución Española de 1978, que debería prodigarse en municipios y colegios, por ejemplo, para que la ciudadanía se vea más implicada con nuestro régimen de libertades.

Generales seleccionados por Trump

Por cierto, y hablando de la tierra de la libertad y de su presidente electo demonizado por todos, estamos viendo su sensatez en la elección de sus colaboradores para los temas de seguridad, dado que ha elegido a profesionales de reputación contrastada. Una terna de militares de alta graduación para los puestos de, Consejero de Seguridad Nacional, General del US Army Mike Flynn (antiguo Director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa de Barack Hussein Obama II), al General de los US Marine Corps James perro loco Mattis lo nombrará Secretario de Defensa (fue jefe del Mando Central USA con Obama), y al General John F. Kelly de los US Marine Corps -Semper Fidelis- lo nombrará Secretario de Seguridad Nacional -Homeland Security-(fue asesor senior del Secretario de Defensa de Obama). Tengamos en cuenta que los Generales Norteamericanos tienen una gran formación Estratégico-Política, y existe por otra parte un gran intercambio y transversalidad de recursos humanos entre la sociedad civil y la castrense en USA a diferencia de lo que ocurre en Europa, o por ejemplo en España pues seria casi impensable ver a tres uniformados en el Consejo de Ministros por los complejos post-franquistas de muchos.

Y para finalizar, ya que estamos con Trump, hablemos de dos prejuicios contra él; primero sobre los que lo dibujaban como belicista y ahora no han dicho nada sobre su ¿pacifista? intención de cancelar el pedido (gasto) de un nuevo Air Force One (avión presidencial). El coste es aproximadamente la mitad del presupuesto inicial para todo el año del Ministerio de Defensa Español. En segundo lugar, pensábamos observar largas colas de salida en las aduanas USA formadas por artistas o actores obamitas, pues declararon su voluntad de exiliarse si Trump ganaba las elecciones. Parece que ninguno lo ha hecho al final, ¡viva la coherencia! Ya sabemos que una cosa es predicar y otra repartir trigo.

Noticias relacionadas

EL TINTERO

Partidos en crisis, ¿naciones en crisis?

La democracia representativa, esa que ha derivado en partitocracia, se enfrenta no sólo a la corrupción sino a las fracturas internas en los partidos políticos. Repasaremos algunos ejemplos graves y actuales en diferentes países

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email