X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de agosto y se habla de à punt CVMC FUNDACIÓN HORTENSIA HERRERO TAPINERIA
GRUPO PLAZA

crónica vp - jornada de la líder del ppcv con soraya sáenz de santamaría

Poca recompensa del Gobierno para el canto de lealtad de Isabel Bonig

1/02/2018 - 

VALÈNCIA. La presidenta regional del PPCV, Isabel Bonig, vivió este miércoles una jornada sin duda especial para su liderazgo. La dirigente popular pronunció en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea una conferencia en la que fue presentada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, quien pasó toda la mañana en València encabezando además una reunión con destacados representantes empresariales.

Al margen de los habituales elogios que en este tipo de actos por parte del dirigente político que introduce al ponente, lo cierto es que en líneas generales se apreció más entrega de Bonig hacia la representante del Gobierno que al revés. La líder del PPCV tejió un discurso seguidista con el Ejecutivo de Mariano Rajoy y notablemente duro con el bipartito conformado por PSPV y Compromís que domina la Generalitat. 

Un planteamiento que podría resultar obvio aunque evidenció un contraste llamativo en su intervención: la extremada lealtad, casi canina, con el Gobierno central y la capacidad para, en cambio, ser totalmente comprensiva con ciertas píldoras a tragar dentro del discurso de Sáenz de Santamaría. Es decir, un tono aguerrido y fuertemente beligerante con las políticas y reivindicaciones del Gobierno valenciano y, al mismo tiempo, un nivel de tolerancia sobresaliente ante el trilerismo practicado por el Ejecutivo central en materias como la financiación.

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, durante la conferencia. Foto: KIKE TABERNER

Y es que durante la jornada de este miércoles quedó al descubierto de dónde había salido la fake news promovida por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, respecto a los 11.000 millones de euros de intereses que, según él, se habían "condonado" a los valencianos en los últimos años por parte del Gobierno central. Una media verdad -o mentira- que Sáenz de Santamaría repitió -al menos lo llamó ahorro aunque la cifra sea mucho menor- además de regarla con otras bondades recibidas en la Comunitat como el Fondo de Liquidación Autonómico (FLA). Una herramienta -préstamo- que no sería necesaria si se hubiera acometido una reforma justa del sistema de financiación cuando caducó en 2014. De nuevo, al final del reproche, se pronunció la coletilla de que el Gobierno de Rajoy quiere remodelar el reparto pero necesita consenso con el PSOE.

Unos argumentos que Bonig respaldó fielmente durante su intervención, sumándose animosa al discurso de corresponsabilidad para con los socialistas cuando la reforma del sistema ni ha llegado todavía a la fase de examen en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) donde el Gobierno, por cierto, tiene mayoría. No fueron los únicos, la líder del PPCV criticó al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, por sus intentos de "abrir el melón" de la reforma constitucional; se cerró en banda a una ampliación del cupo vasco a otras Comunidades Autónomas y defendió las inversiones -año tras año por debajo de la media- del Gobierno en tierras valencianas.

El valenciano Rubén Moreno se convierte en secretario de Estado de Relaciones con las Cortes. Foto: KIKE TABERNER

Todo ello aderezado, eso sí, por sus momentos más creativos en la fase de crítica descarnada hacia el Consell, donde suele sentirse más cómoda. Así, ideó el término "comunismo de iPhone" para dirigirse a las fuerzas del Botánico, llamó a À Punt "arma de destrucción masiva" e "instrumento del nacionalismo" -y eso que la televisión no emite todavía- y se erigió como gran defensora de la libertad educativa, la inmersión lingüística en inglés y una bajada masiva de impuestos. Un repertorio que la líder del PPCV maneja con soltura y que le permitió enlazar con más guiños al Gobierno de Rajoy a cuenta de Cataluña y las peligrosas similitudes que a su juicio podría tener en el futuro con la Comunitat Valenciana. Una exhibición de artillería con la que Bonig pareció mostrarle a Sáenz de Santamaría que está dispuesta a coger su fusil y ponerlo al servicio de La Moncloa de manera patriótica y eficaz.

Sáenz de Santamaría regala un Secretario de Estado valenciano

Previamente, la vicepresidenta del Gobierno había anunciado que el nuevo Secretario de Estado de Relaciones con Las Cortes dependiente de su área sería el diputado valenciano Rubén Moreno, presidente además de la gestora provincial del PP en esta provincia. Más allá de proximidad -a discutir- entre Bonig y el designado, lo cierto es que puede considerarse un pequeño botín para la presidenta regional, que hasta ahora no había visto en el organigrama de Rajoy un nombramiento valenciano de tal alto rango.

Foto: KIKE TABERNER

Menor suerte tuvo Bonig en el siguiente paso. En la reunión de la vicepresidenta del Gobierno con los empresarios se vio situada en una esquina de la mesa, alejada del centro de la acción. Un encuentro en el que los empresarios hablaron de los corredores ferroviarios, Mediterráneo y Cantábrico, plan industrial, autónomos, pidieron más "sensibilidad" por parte de algunos ministerios, además de solicitar de nuevo la reunión pendiente con Cristóbal Montoro. Curiosamente no se abordó aquí la financiación pese al respaldo que los empresarios dan al Gobierno valenciano en su reivindicación.

La líder del PPCV, quien mantuvo un reciente encuentro con la CEV tras las últimas tensiones con la patronal, permaneció en segundo plano sin intervención reseñable en las dos horas que duró la reunión.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email