X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 29 de junio y se habla de CASO PÚNICA Presupuestos 2017 cultura PAI del GRAO DIARIOS
GRUPO PLAZA

la desgravación prometida, en tránsito

Qué fue de... el bono cultural de la Generalitat

1/03/2017 - 

VALÈNCIA. El pasado 4 de octubre de 2016, el president de la Generalitat Ximo Puig y el conseller de Cultura Vicent Marzà, coincidiendo con su visita a la gran exposición de Pinazo en el Museu de Belles Arts de València, ofrecían una breve comparecencia pública para anunciar el nacimiento del "Bono Cultural Valenciano". Así fue presentado y su naturaleza era la de generar "una herramienta" para "mejorar el consumo de cultura en las rentas medias y bajas, las que más han sufrido los efectos de las políticas culturales del Partido Popular".

El innovador acuerdo, que implica de lleno a la Conselleria de Hacienda, ofrecerá la posibilidad de desgravar "hasta 150 euros en 'bonos culturales' al año". Para ello, como ya se advirtió, será imprescindible que el ciudadano facilite su NIF en la compra de entradas o bonos en teatros, cines, salas de música o festivales. Sin embargo, esas negociaciones y convenios apenas acaban de iniciar sus negociaciones y, como admitió hace tan solo unos días el mismo conseller a Valencia Plaza, "en 2017 alcanzaremos acuerdos con las estructuras y dotaciones culturales propias de la Generalitat".

En 2017, solo para la cultura en espacios públicos

Aunque ya se advirtió en aquel momento que entraría en vigor a lo largo de 2017, no se matizó que los acuerdos no fueran a alcanzar en este periodo a los agentes privados. La posibilidad escenificada de que el bono sirviera para desgravarse la entrada a festivales de música del verano -ejemplo que se puso sobre la mesa-, no llegará hasta la presentación de la Renta en 2019. El enfoque de repercutir esa deducción en teatros, cines, salas y conciertos queda supeditado a unas conversaciones que primero y a lo largo de este mismo año tendrán que alcanzarse con los diferentes organismos públicos, desde la Generalitat a los locales pasando por los provinciales, siempre que estos dos últimos se acojan a lo propuesto por el Institut Valencià de Cultura.

Sin una fecha de activación concreta, el Bono Cultural Valenciano no incluirá la compra de entradas o abonos en esos espacios culturales públicos al menos del primer trimestre. "Llegará a lo largo del año", apuntan fuentes de la Generalitat, por lo que esas compras deducidas podrían referirse incluso a consumos realizados en la segunda mitad o el último trimestre del año natural. Todo queda pendiente de las conversaciones y acuerdos para la implementación de un sistema que está desarrollándose en este momento.

Sincronización telemática y otras audiencias

La herramienta tiene su complejidad, ya que hay que coordinar a todas esas entidades telemáticamente para que, una vez el ciudadano aplique su compra mediante el Bono Cultural Valenciano, el 'descuento' aparezca en el borrador de la declaración de Hacienda hasta el 21% del precio de los bonos adquiridos y hasta 150 euros al año. Aunque el objetivo es mejorar el consumo de las rentas medias y bajas, hasta 50.000 euros, la acción atañe a aquellos ciudadanos que hacen la declaración. Es decir, que los jóvenes o estudiantes en gran medida no están incluidos en este beneficio; exentos de hacer esa declaración, salvo que rebasen el número de pagadores por ejercicio o los 18.000 euros.

En su día, fuentes de la Generalitat apuntaron a este diario, que no se prevé ningún movimiento paralelo que asimile esta deducción al consumo del resto de valencianos no obligados a hacer la declaración o con rentas superiores a los 50.000 euros. Es, por el momento, una acción posible dentro de las singularidades de la tributación y el flujo de información fiscal entre los agentes culturales y Hacienda. Una acción que, además, forma parte de Fes Cultura y tiene 500.000 euros de inversión, para un retorno esperado de 2,5 millones de euros de retorno. Cifras, según Marzà, "modestas", pero que aumentarían el consumo cultural como promete el citado Plan Estratégico Cultural Valenciano. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email