X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Viajamos a...

Sicilia, puro Mediterráneo

Todos los grandes pueblos o civilizaciones que han dominado el Mediterráneo han dejado su imponente legado histórico y artístico en Sicilia

14/08/2016 - 

VALENCIA. Sicilia es puro Mediterráneo. La naturaleza y la historia han sido generosas con esta isla italiana de pintorescas villas de pescadores, ciudades que son joyas del barroco y tierras que brindan la materia prima de una cocina sensata, contundente y deliciosa. Fenicios, griegos, cartaginenses, romanos, normandos, árabes, aragoneses... Todos los grandes pueblos o civilizaciones que han dominado el Mediterráneo han dejado su huella en forma de un imponente legado histórico y artístico.

La alternativa más conveniente para paladear piano piano cada uno de sus rincones es el coche. Convendrá, eso sí, adaptarse al aguerrido estilo de conducción siciliano, sobre todo en Palermo. La capital da la impresión de suspirar por el esplendor pasado. Perderse deliberadamente por sus calles es una buena opción, pero el viajero no debe pasar por alto el mercado con aires de bazar de Ballaró o la plaza de Quattro Canti, en la intersección entre Via Vittorio Emanuele —la arteria principal de la ciudad — y la Via Maqueda. Muy cerca de allí, en la resplandeciente Piazza Pretoria, la fuente que lleva el mismo nombre es conocida popularmente como ‘la de la vergüenza’ por el pudor que parecen mostrar sus cuerpos desnudos.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El imponente Teatro Massimo, en Via Maqueda, bien merece una visita por ser el palacio de ópera más grande de Italia —el tercero en Europa— y aparecer en una escena de El Padrino III. Pero sobre todo no debería dejar de visitar la Catedral de Palermo (1182), ni el espléndido Duomo de Monreale, a pocos minutos en autobús desde el centro de Palermo, también de estilo normando y cuyo principal atractivo son los resplandecientes mosaicos que decoran su interior.

Dejando atrás Palermo, a lo largo de la costa norte se reparten pintorescas villas costeras ideales para jornadas de puro relax. Al oeste sobresale la bella localidad de San Vito lo Capo, cuyas reminiscencias árabes y aguas cristalinas son de las que más turistas atraen en toda la isla. En el camino desde Palermo puede detenerse en Scopello, para nadar en el mar azul turquesa entre las ruinas de una viejo atunero (tonnara).

 (Lea el artículo completo en el número de agosto de Plaza)

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email