X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'SERIES VINTAGE'

11-22-63: el día que salvaron a Kennedy

De la mano de J. J. Abrams, aterriza en España el próximo 6 de abril la miniserie sobre un viaje en el tiempo que trata de evitar la muerte de Kennedy, basada en la novela de Stephen King con el mismo nombre

26/03/2016 - 

VALENCIA. ¿Qué acontecimiento de la historia elegirían si tuvieran la opción de cambiarlo? ¿El ascenso al poder de Hitler en Alemania?, ¿el golpe de Estado que dio origen al estallido de la guerra civil española? Para muchos norteamericanos el asesinato de John F. Kennedy, uno de sus presidentes más apreciados, sería una opción a considerar entre las primeras.

“¿Dónde estabas el día que mataron a Kennedy?” era la pregunta simbólica dentro de la cultura popular estadounidense que representaba la obsesión de varias generaciones por conocer el relato completo, si de verdad fue Lee Harvey Oswald el autor del crimen y por qué lo hizo. La interrogante también resumía el shock que supuso ese acontecimiento, porque significó para muchos el día que perdieron la inocencia como sociedad.

No es de extrañar, por tanto, que el popular escritor Stephen King seleccionara la fantasía de alterar su muerte para el argumento de su best seller 11.22.63, la novela sobre el viaje en el tiempo hasta los 60 de un profesor de literatura, con el objetivo de evitar el asesinato de Kennedy y tratar de cambiar así el rumbo de la historia.

La plataforma online Hulu, bajo la producción ejecutiva del chico de moda J. J. Abrams, junto con el propio Stephen King, ha sido la responsable de llevar a la “segunda pantalla” este exitoso thriller de ciencia ficción. Protagonizada por James Franco, la miniserie de ocho episodios llegará a España el 6 de abril de la mano de Fox con la emisión de dos capítulos continuados.

Portada del libro 11.22.63 de Stephen King

La peripecia del viaje en el tiempo hasta el 21 de octubre de 1960, tres años antes de la muerte de Kennedy, es la única dirección intertemporal posible dentro de esta narración. Nuestro protagonista, el profesor Jake Epping, no se traslada a través de ningún DeLorean con unos botoncitos con los que seleccionar distintas fechas. Sólo puede traspasar el tiempo a través un armario. Y ese armario solo le lleva hasta el 21 de octubre del 60. Su amigo Al Templeton, dueño de un restaurante, dueño del armario, y dueño de la increíble misión, es quien le convence para que le sustituya. Templeton ha contraído un cáncer irreversible que le impide continuar con la hazaña, tan necesaria para ellos que Epping recoge el testigo.

Tres años dan para mucho, de manera que los acontecimientos no solo tratan de la aventura de un hombre que tiene como objetivo salvar al Presidente. Para el protagonista, transformado en los 60 en un hombre llamado James Amberson, supone un viaje donde deberá lidiar con las dificultades de implicarse personalmente en la vida de otras personas. Y al relacionarse con gente y estrechar lazos, deja en evidencia sus conflictos internos.

Porque en vista de que su traslado temporal es hacia atrás, si los ciudadanos norteamericanos de los 60 perdieron en el camino la inocencia, en el caso de su personaje la odisea consiste en todo lo contrario: en recuperarla, en volver a vivir. Edding en el plano intelectual era un escritor bloqueado y sentimentalmente estaba divorciado. Y ahora todo está en ebullición.

La actriz Sarah Gadon como la bibliotecaria Sadie Dunhill, junto a James Franco como James Amberson

Un personaje en catarsis interpretado en la ficción por el Paul Newman del momento. El actor James Franco no es el único atractivo de la historia. El contexto político de entonces, la falta de derechos civiles para los norteamericanos de otras razas, principalmente los negros, o el papel de la mujer en los matrimonios de los de antes, se entrelazan para ofrecer un cuento audiovisual con gancho.


Primera colaboración entre Stephen King y J. J. Abrams.

De izquierda a derecha, James Franco, Stephen King y J. J. AbramsEs la primera vez que Stephen King y J. J. Abrams colaboran en el mismo proyecto. Aunque la carrera de ambos está repleta de grandes cifras de ventas y audiencias, sus carreras televisivas no han sido históricamente garantía de éxito. La televisión, probablemente la más ingrata de todas sus experiencias creativas, les ha devuelto a ambos días de vino y rosas.

Las múltiples adaptaciones sobre obras de Stephen King han tenido resultados desiguales según la ventana. Es en el cine donde sus novelas han recogido mejores resultados de crítica y público, con títulos míticos como Carrie o El resplandor. Precisamente Carrie, que cumple este año cuarenta años desde su estreno, inauguraba la carrera audiovisual del prolífico novelista.

Las versiones televisivas, mucho menos abundantes, no han logrado alcanzar en ningún caso la excelencia. La última, titulada en España como La Cúpula (Under the dome) fue emitida por Antena 3, con buenos resultados de audiencia en su primera temporada tanto aquí como en Estados Unidos, aunque la crítica, más allá de su primer episodio, nunca la acompañó.

En el caso de J. J. Abrams su carrera televisiva acumuló un éxito tras otro en sus inicios, siendo el creador series procedimentales tan populares como Alias o Fringe. Su gran hito, Perdidos, lo encumbró definitivamente. Sin embargo, también significó el primer fracaso ante la audiencia, decepcionada con el final de la serie.

En la actualidad acumula más proyectos que nunca, combinando grandes títulos de cine como la dirección de la última de Star Wars con estrenos en televisión como Productor Ejecutivo. Alcatraz, Revolution, Almost Human y Believe son sus cuatro últimas series, aunque con ellas ha encadenado un fracaso tras otro. Gatillazos que no parece que vayan a hacer mella en su carrera en absoluto.

Hasta ahora nos generaba dudas confiar en que volviese a estrenar algo decente para televisión, hasta que llegó la conjunción con Stephen King. La combinación funciona y ha sacado la mejor faceta de ambos creadores. Menos mal. Ya creíamos que había llegado el momento del estallido de la burbuja J. J. Abrams. Todo se andará. Solo hay que esperar a que llegue el último capítulo donde se acumulen de nuevo los deux es machina.

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email