Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA  / OPINIÓN

2020 o el futuro incierto

Algunos cuando terminen este artículo irán a buscar el manual 2020 o como sobrevivir a 365 días de incertidumbre, lo siento, todo sea por la lectura 

4/01/2020 - 

Dice el dicho que “en tiempo de mudanzas, no hacer cambios”, aunque para otros, y sobre todo en nuestra piel de toro, les gusta más aplicar ese principio Marxista (Groucho Marx) de “estos son mis principios y si no les gustan, tengo otros” en ese sempiterno pulso entre Parmenides versus Heraclito, que en las épocas convulsas como la actual se hace más evidente; para mí la posición más resilente en estos momentos es la ecléctica, ojo sin caer en el sincretismo, pues para poder mantener los principios y derechos fundamentales debemos de tener una gran capacidad adaptativa en cuanto las formas.

Si, así es como empezamos el año, con una gran niebla ante nosotros llamada incertidumbre, y por lo tanto, el entorno perfecto para que surjan los conflictos y crisis, pues como ya dijo Carl von Clausewitz “La guerra es el reino de la incertidumbre; tres cuartas partes de los factores en los que se basa la acción en la guerra vienen envueltos en la niebla de lo incierto”. Si no fíjense la cantidad de enfrentamientos que nos esperan desde los comerciales, USA-China, y el consiguiente USA-UE-China, hasta los de seguridad y/o militares en ese cinturón o anillo de inestabilidad que recorre desde Centroamérica, pasando por el Norte de África, Oriente Medio, hasta el Sudeste asiático.

Porque ya me dirán ustedes que va a pasar si no, a partir del 31 de enero con la salida de Reino Unido (UK) con un Boris Johnson, bastante osado (por decirlo suavemente) de la UE (bastante incapaz, sobre todo para nuestra seguridad jurídica y Estado de Derecho), pues cuanto menos, un empobrecimiento para todos los europeos (nosotros de los que más, pues nuestra balanza comercial con UK es positiva), con la consiguiente alegría para los USA, pues han visto siempre en la UE un serio competidor económico, más aún si el país que se va ¿será el único? son los primos ingleses, y sobre todo para Donald Trump que no cree para nada (o para poco) en las relaciones multilaterales entre los países, y busca siempre la bilateralidad en los acuerdos.

Uno de los problemas del Brexit se muestra en el sector aéreo, que es muy importante para España, por su enorme repercusión sobre nuestra principal industria, el Turismo, dado que nuestra antaño línea aérea española por excelencia, Iberia, pertenece al grupo IAG, en manos inglesas de British Airways, y al que la Comisión Europea en este pasado septiembre ya requirió información sobre la composición de su capital, que debe ser mayoritariamente intracomunitario, para mantener su licencia de vuelo, tras la presiones de sus competidores Air France-KLM y Lufthansa. Una de las consecuencias, en parte, de esta situación ha sido por ejemplo la adquisición e integración de otra aerolínea española en el grupo como es Air Europa; aunque en este sector y tras un periodo de inflación en la proliferación de compañías aéreas, se va a tener que reordenar y redimensionar, volviendo en algunos casos a imponerse el retorno de las lineas aéreas de Bandera. 

Otro de los grandes desafíos en este 2020, es el tecnológico con ese 5G a punto de invadirnos y de colonizar tanto el espacio físico como el virtual para que la revolución 4.0 (de la que ya les he hablado) nos cambie la forma de vida, al igual que cuando se introdujo la maquina de vapor y el motor de combustión  en todos los sectores. 

En este ámbito del ciberespacio los conflictos, en un principio, son más incruentos, dado que la lucha por la supremacía cuántica en la informática no tiene por el momento resultados físicos apreciable por la masa, así como cuando la red del 5G se extienda, con el decisivo y gran acontecimiento esperado de que Apple saque su terminal, después de que ya lo hiciera Huawei, Samsung o Xiaomi. También se producirá, o mejor dicho se seguirá produciendo la gran batalla contra Google, Apple, Facebook y Amazon, y sus homónimas chinas Tencent, Weibo y Alibaba, en defensa de la libertad y privacidad, pues parece que estas grandes corporaciones por una parte y por la otra la Republica Popular china no lo tienen muy claro, y seguirán existiendo personas que pongan en riesgo sus carreras, y sus desvelos en ello, como Elizabeth Warren, que pide la fragmentación de esos oligopolios en aras de la libre competencia y que puede ser candidata a la presidencia USA por el partido demócrata, o la la comisaría de la UE de la Competencia y de los intercambios digitales, Margrethe Vestager; así como los esfuerzos de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que espera llegar a un acuerdo internacional sobre la tributación de estos auténticos oligopolios digitales

Pero en estos comienzos del 2020, hay muchas otras cuestiones que me pueden llegar a preocupar, pero hay dos, una por importante y otra por urgente que me acucian, en un primer lugar, y más estructural, nuestro patio trasero ampliado -el norte de Africa-, y en un segundo momento, de carácter más coyuntural, la escalada norteamericana - iraní.

Empezando por la urgente y más lejana en apariencia, están las últimas fricciones entre los USA y la República Islámica de Irán, que en este penúltimo asalto, se inició con un ataque de las milicias chiitas (cuyo respaldo es Iran) contra la embajada de los USA en Bagdad (Irak). Para los norteamericanos está acción tiene un doble plus, pues para ellos (y como tiene que ser y sentirse) es un ataque directo contra su soberanía, al que se le añade el recuerdo del ataque, posterior ocupación y secuestro de los diplomáticos norteamericanos hace justo 40 años en su embajada en Teherán (Irán). Después le ha seguido la respuesta americana, Trump no se lo ha pensado dos veces, eliminando al general iraní Qasem Soleimani, con un claro mensaje, pues este militar ha sido el jefe de la Fuerza Al-Quds desde finales de los 90s, que dentro de los Guardianes de la Revolución  Islámica es la responsable de las acciones ofensivas/expansivas en la región por parte del Irán en su pulso con los Sunitas. Además este mando ha sido un inmejorable discípulo de la doctrina Gerasimov (Mariscal ruso jefe de sus Fuerzas Armadas) uno de los teóricos de la Hybrid Warfare (guerra híbrida). Esta reacción USA, llevará a una contra-reacción iraní en cualquier punto y momento, que puede ir desde el asalto/atentado contra intereses puntuales USA, embajadas o empresas o turistas norteamericanos, y/o combinarlos con ataque a algún aliado como Israel, o a intereses de aliados como el tráfico marítimo de hidrocarburos en la zona; aunque las fuerzas aliadas existentes en Irak (entre las que hay españoles) tienen bastantes números de soportar alguna acción hostil.

La segunda preocupación, el norte de África, se divide en dos Teatros, que tienen, ojo, sus vasos comunicantes, por un lado está el conflicto Libio y que como expresé hace unas semanas (y que hace unos días recordaba mi compañera de columnas de Valencia Plaza, Regina Laguna) está que arde y en plena escalada, por obra y gracia de Recep Tayyip Erdogan, y por la disputa de las fuentes energéticas que se encuentran en el fondo del Mar Mediterraneo Oriental, y sobre las que precisamente esta semana Grecia, Chipre e Israel (se espera que más adelante lo haga Italia) han firmado un acuerdo sobre la construcción del gasoducto EastMad, con una longitud de 1900 kilómetros. A este respecto el parlamento turco (en manos de Erdogan) acaba de aprobar la intervención de Turquia en Libia, a lo que los USA han pedido contención, y que en Libia ya han producido reacciones en sus tribus Árabes como la Wearshafana, Werfalla, Jawazy Zuwaiya, y Tarhouna unificándolas contra el invasor (según fuentes libias) y han provocado una reunión de la Liga Arabe en El Cairo que también ha manifestado su oposición a que tropas turcas desembarquen en Libia, cuando parece ser (no está claro si es una fake news) los turcos habrían trasladado o amenazan con hacerlo a Yihadistas de Idlib (Siria) a Libia, ante la presencia según ellos de mercenarios rusos combatiendo del lado del Mariscal Jalifa Hafter, ya ven que la cosa se complica por momentos.

El segundo Teatro del Norte de Africa es nuestro auténtico patio trasero, Marruecos. Este país que en una constante escalada de rearme rivalizando con Argelia, ha alcanzado una potencia militar que ha reducido mas que considerablemente el gap que existía con España, con esa combinación del caza USA F-16 block 52+, el carro de combate M-1 Abrams (también USA) y los norteamericanos helicopteros de ataque AH-64-E Apache, más toda una flota que continuamente aumenta de tonelaje, han aprovechado un momento de debilidad en nuestro Estado, con un gobierno en funciones y todo lo que conlleva, para este diciembre aprobar en su comisión de exteriores la ampliación de su Zona Económica Exclusiva (engullendo a la ZEE canaria) pues su ministro de Asuntos Exteriores, Naser Burita, ha afirmado que el reino Alauita está en su "derecho soberano" , y sin tener en cuenta la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS United Nations Convention on the Law of the Sea Convención ) en sus artículos 59 y 74, nos quieren arrebatar el monte subacuatico Tropic, del que ya España conforme al derecho internacional solicito a la ONU su inclusión en nuestra ZEE.

Y porque todo este lio, que ya irá surgiendo poco a poco en próximas crisis, del monte Tropic, pues que en él se encuentran un 10 % de las reservas de Telurio (mineral estratégico) al igual que enormes reservas de Cobalto, ambos fundamentales para la industria tecnológica, y que incluso ha hecho mostrar al portavoz del Frente Polisario, Hamdi Mansour, en Canarias, su rechazo al acuerdo de Marruecos de querer ampliar su frontera marítima hasta aguas canarias, con la excusa del Sahara ex-colonia española y por ellos reclamada, por lo que las condiciones para el conflicto están servidas, fronteras, pueblos a descolonizar y dinero, mucho dinero a repartir.

Llegados a este extremo, por finalizar y no ponerles más oscuros estos próximos 365 días, cuando alguien me pregunta que hay que hacer ante todas estas contrariedades, siempre repito lo mismo resistir, resistir, el que resiste gana (fíjense si no el Manual de resistencia), pues parafraseando al Almirante Horacio Nelson “La patria espera que cada uno cumpla con su deber”, más si cabe en estos días.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email