X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 22 de noviembre y se habla de enrique soriano à punt CVMC EMT VALENCIA Quique Dacosta
GRUPO PLAZA

Amparo Marco toma el mando de un nuevo gobierno en coalición con el PSPV en cabeza

16/06/2019 - 

CASTELLÓ. La socialista Amparo Marco ha sido reelegida este sábado alcaldesa de Castelló con el apoyo de Compromís y Unides Podem-CSeM-EUPV, tras alcanzar un acuerdo que permite reeditar un gobierno de progreso en la ciudad. El PSPV es la fuerza preeminente en el nuevo Ejecutivo local que encara una legislatura fortalecido por la mayoría absoluta de sus 15 concejales y afronta el reto de gestionar la convivencia en una coalición a tres con un equilibrio de fuerzas significativamente distinto al del Pacte del Grau.

"Este es el mandato del despegue de la ciudad. Señoras y señores, abróchense los cinturones porque vamos a volar bien alto, tanto como vuelen los sueños de esta gran ciudad", ha afirmado la alcaldesa tras tomar la vara de mando. Amparo Marco ha aprovechado su discurso de investidura para recordar los 25.550 votos que han aupado a su formación a una posición hegemónica después de 32 años de PP como fuerza mayoritaria.

Marco toma ahora el mando de un nuevo gobierno que plasma la correlación de fuerzas resultante de las urnas el 26-M. Compromís, con tres concejales -uno menos que en 2015- sale debilitado de la alianza, aunque ha conseguido mantener a flote sus buques insignia en el nuevo Ejecutivo: Educación y Cultura se quedan en manos de la coalición valencianista, junto a áreas que ya gestionaba como Igualdad y Transparencia, y añadiendo la cartera de Gestión de Residuos.

Eso sí, no habrá un gobierno con dos cabezas como el que salió del Pacte del Grau. La vicealcaldía, que antes ostentaba Ignasi Garcia, se ha suprimido del organigrama, y la portavocía será socialista -aún está por determinarse quién asumirá el papel-. A la ecuación se suma esta legislatura la confluencia de Unides Podem-CSeM-EUPV, que, con dos concejales, se encargará de Transición Ecológica y Vivienda.

Rafa Simó e Ignasi Garcia, en el pleno de investidura. (Foto: ANTONIO PRADAS)

Amparo Marco no ha hecho mención al pacto en su discurso de investidura. Su papel ha sido puramente institucional. Quien sí ha aludido al acuerdo de gobierno ha sido el portavoz socialista, Rafa Simó, que presume de la posición en la que se encuentra ahora su formación: "Del examen que suponía para todos los partidos políticos el 26 de mayo, tan solo el PSPV aprobó, y creo que con buena nota". Recuerda, además, que su grupo era el único con representación institucional que ha ganado votos, lo que les da "la posibilidad de seguir transformando la ciudad como en los últimos cuatro años gracias al liderazgo y el trabajo de los socialistas".

La reflexión más crítica venía a continuación. "(Es) un momento político en el que se requiere menos Juego de Tronos y más Borgen. Menos guerra de sillones y más pactos que nacen desde la diversidad". En este sentido, señalaba, "resultaba evidente que es tiempo de pactos [...] que han de nacer en un clima de confianza multidireccional. Una confianza que no se regala, se siembra". 

En este sentido, Simó reconoce que "ninguna negociación es un camino de rosas", pero cree que se ha alcanzado "un buen acuerdo". Y lanza un mensaje en positivo: "Si con 11 concejales en el gobierno le hemos dado la vuelta a la ciudad, qué no podremos hacer con 15".

Simó, que ha sido uno de los hombres fuertes del Ejecutivo local en la pasada legislatura y puente de unión con los socios de gobierno, ha tenido palabras de agradecimiento a la alcaldesa: "Yo estoy hoy aquí gracias a ella". Eso sí, también ha deslizado que han tenido sus más y sus menos: "Podremos friccionar en algunas cosas, pero los dos queremos un Partido Socialista fuerte y lo mejor para el Grau y para Castelló. Compartimos un modelo de ciudad y una preocupación por el bienestar ciudadano que supera cualquier diferencia".

Fernando Navarro (Unides Podem), Omar Braina (PSPV) e Ignasi Garcia (Compromís). (Foto: ANTONIO PRADAS)

Las otras dos patas del gobierno

La ciudadanía "nos pide acuerdo, nos pide diálogo, nos pide palabra. Y si hay un rasgo, una característica que nos identifica en Compromís es justamente esta, la radicalidad democrática, el acuerdo y el consenso, la suma y la sinergia como forma de hacer política", incidía el portavoz de la coalición, Ignasi Garcia, en su discurso de toma de posesión. Ha señalado, además, que el objetivo de su formación "en todo momento" ha sido "sumar un gobierno estable y progresista" y ha ensalzado la gestión del Pacte del Grau durante el pasado mandato.

Por su parte, el portavoz de Unides Podem-CSeM-EUPV, Fernando Navarro, admite que ha sido "una semana de negociaciones intensas", pero ha valorado el acuerdo final: "Es el resultado de un enorme esfuerzo de todos los equipos de negociación y que nos ha de servir para construir un gobierno que, desde el reconocimiento y la pluralidad, trabaje con cohesión para abordar los grandes retos de la ciudad".

Alejandro Marín-Buck, a la izquierda, en la bancada de Ciudadanos. (Foto: ANTONIO PRADAS)

La pulla del que pudo ser socio y no fue

Mención aparte merece el discurso del cabeza de lista de Ciudadanos, Alejandro Marín-Buck, quien ha aprovechado la toma de posesión para reprochar a Marco que ni siquiera les haya dado la opción de sentarse a negociar un pacto de gobierno -la aritmética electoral permitía alcanzar la mayoría también con una alianza PSPV-Ciudadanos-. 

"Amparo Marco continuará siendo nuestra alcaldesa, y así como hace cuatro años no tuvo elección, hoy tiene la opción de elegir una alternativa al nacionalismo y al populismo, y la alternativa somos Ciudadanos. Habría tenido una mayoría absoluta igualmente, pero un gobierno diferente basado en políticas centradas para todos", señala Marín-Buck, quien acusa al Pacte del Grau de "sectarismo". 

La portavoz popular, Begoña Carrasco, saludando al concejal de Vox, Luciano Ferrer. (Foto: ANTONIO PRADAS)

Por su parte, la portavoz popular, Begoña Carrasco, admite que los castellonenses les han situado en la oposición, y pese al desánimo que ha cundido en el PP tras las dos últimas citas electorales, asegura afrontar el futuro "con energía renovada, ilusión, tenacidad y savia nueva". Respecto al nuevo equipo de gobierno, advierte: "Estaremos vigilantes". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email