X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

EXPOSICIÓN EN EL CENTRE DEL CARME, VALÈNCIA

Ana Teresa Ortega: "Pretendo visibilizar la historia que ha estado silenciada intencionadamente"

24/09/2019 - 

VALÈNCIA. ¿Cómo se consigue revivir lo que ya sucedió? ¿De qué forma se logra que el pasado -la memoria y su construcción- se vuelva presente? "De la única manera que se puede hacer presente es haciendo visible aquello que se ha silenciado y que o no se conoce o muy poca gente conoce". Esta sentencia de la artista Ana Teresa Ortega llega como una agridulce y doble vertiente, como un rayo de luz perseguido por un nubarrón que grita "tormenta". Porque detrás de cierta información que se consigue destapar se esconde un interés por mantenerla cubierta bajo una manta pesada y kilométrica. Es gracias a proyectos artísticos y de investigación -y casi podría decirse que de vida- como el de la fotógrafa alicantina que la historia cuenta hoy con unos párrafos más, con unos testimonios extra, con un presente y pasado un tanto atemporal.

El recorrido profesional de Ortega desde sus trabajos en los años 90 hasta la actualidad se muestra en la exposición Pasado y presente, la memoria y su construcción, que se inauguró el pasado jueves 19 de septiembre y que habitará el Centre del Carme de Cultura Contemporánea de Valencia hasta el domingo 1 de diciembre. La muestra se enmarca en la convocatoria Trajectòries, del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, y reúne alrededor de 150 piezas organizadas en nueve proyectos que se han expuesto con anterioridad o que son inéditos, donde se puede apreciar la reflexión crítica de la autora a lo largo de sus trabajos.

"Aunque las constantes temáticas siempre han sido parecidas, las he ido puliendo y cambiando", resume la artista, quien apunta que su trabajo "se ha desarrollado con dos pilares fundamentales casi desde el principio: uno ha sido la literatura y otro, la memoria y la historia". En sus primeras obras expositivas se mezclan sus dos partes artísticas: la fotografía y la escultura, que desembocan en fotoescultura, un formato que resultó novedoso y que permitió a la autora plasmar la preocupación que siente por "la influencia de los medios de comunicación en la memoria colectiva. Es decir, cómo nos influyen las noticias y la historia que se aborda a través de los medios de comunicación", expone. Es entonces cuando se manifiesta el elemento de la literatura, a través de la cual "podemos aprender, conocer, interrogarnos... es decir, tenemos otros espacios para interpelar y preguntar sobre la historia y la memoria".

En esa primera fase de reflexión sobre cómo los medios de comunicación transmiten la memoria y la historia "pero de manera fragmentada y alterada, la prensa estaba presente en muchos de mis trabajos, a través de fotografías en las que recogía imágenes o titulares extraídos de la prensa", cuenta Ortega. Fue en el momento en que cambió los recursos de material y fotográficos cuando apareció un tema que ha supuesto una constante y que ha llevado a la fotógrafa a realizar todo un proceso de investigación, de trabajo de campo: el exilio, "no solamente económico o político, sino también literario, para explicar cómo a través de la literatura los escritores han sido censurados y se han ido de sus países, porque a través de la escritura se manifestaban disconformes con la cultura establecida", explica. Todo esto ligado a "cómo la historia silencia esta situación".

Y es que la artista insiste en que con sus proyectos pretende "dar visibilidad a parte de nuestra historia que ha estado silenciada intencionadamente". En relación a este leitmotiv destaca "tres derivas de un mismo proyecto: Cartografías silenciadas, De trabajos forzadosLugares del saber y exilio científico". Entre el primer y el segundo trabajo existe una línea divisoria casi invisible, que las hace parecer obras de una misma secuencia: "Existe un estilo visual, un aspecto formal muy parecido, ya que he intentado que fueran planos frontales, con colores muy saturados, etc. Se trata de un trabajo continuo, un work in progress"

Sin embargo, el hilo argumental no constituye el mismo, mostrando "los campos de concentración, los trabajos forzados de los que se beneficiaron empresas privadas desde el inicio de la guerra civil hasta los años 70 y el éxodo que se produjo de científicos cuando se perdió la guerra", desgrana con respecto a cada serie fotográfica. Y muestra su felicidad con respecto a De trabajos forzados porque se trata de "un proyecto inédito, que se ha enseñado por primera vez después de llevar varios años trabajando en él. Tenía urgencia por  enseñarlo, porque pocas veces se ha hablado de este tema y sentía la necesidad de visibilizar esa parte de la historia".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email