GRUPO PLAZA

Baldocer se reorienta hacia los grandes formatos y prevé mejorar sus márgenes de beneficios este año

11/03/2019 - 

CASTELLÓN. Uno de los grandes fabricantes de azulejos y baldosas del territorio estatal, la vilafamesina Baldocer, culmina estos días un proceso de reorientación de su producción en el que lleva inmersa año y medio. El proceso -que coincide desde el pasado verano con el periodo de ralentización de las ventas que ha provocado un incremento del estoc de producto de la compañía- incluye la aplicación, justo antes de las pasadas Navidades, de dos expedientes de regulación temporal de empleo con afección a 67 personas, además de la no renovación de 22 contratos temporales. Ambas medidas de ajuste laboral viven sus últimos coletazos estas semanas y han tenido como objetivo orientar a la compañía hacia los grandes formatos cerámicos, señalan desde la firma. 

"Estamos apostando por producto con valor añadido", informan fuentes de la compañía. Se trata de piezas de hasta 260x120 centímetros, que la sociedad fabrica en su planta BPlus (así llamada por la primera marca que comenzó a producir), la antigua Metropol, que arrancó en 2016 y se encuentra anexa a sus instalaciones primigenias en la carretera de la Pobla Tornesa a Vall d'Alba. 

Los cuatro hornos de esta planta, junto a las tres pulidoras en funcionamiento (la última entró en producción hace apenas dos semanas) conforman actualmente el nicho de negocio hacia el que se orienta la compañía. Y es que el producto pulido "nos lo piden mucho", reconocen desde la firma. Así, aunque este fabricante abarca prácticamente toda la gama de producto, "cada vez producimos menos pasta roja", señalan. 

Esta reorientación permitirá a la firma de Vilafamés, según su presupuesto para este 2019, mejorar sus márgenes de beneficio. Y, gracias a ello, incrementar los resultados de la compañía durante el año en curso, en el que prevé repetir ventas en cuanto a metros cuadrados. Unas previsiones nada desdeñables si se enmarcan en un contexto, como el actual, de redefinición de la principal industria castellonense. 

Un secreto bien guardado

Eso sí, la cifra final de facturación solo la sabrán sus directivos. Baldocer es, a tenor de los últimos resultados publicados, los de 2016, uno de los fabricantes más solventes. En aquel año la compañía registró, de forma individual, 26,3 millones de beneficios, gracias a una facturación que rozó los 130 millones de euros. Las últimas cuentas consolidadas del grupo, también de aquel año, marcan unas ventas superiores a los 206 millones de euros, pero incluyen anotaciones entre las empresas dependientes que no debían aparecer en los ingresos. Y, desde entonces, no hay más información pública al respecto. No en vano, en la compañía de Vilafamés no gustan de ofrecer sus datos a la competencia. 

Así las cosas, la actividad en las tres plantas de Baldocer (junto a las dos citadas gestiona en Vila-real la que en su día fue de Italcerámica, con dos de sus tres hornos en producción) parece asegurada. De hecho, las fuentes apuntan que el próximo 1 de abril pondrán en marcha uno de los dos hornos que tienen parados, lo que permitirá a las diez personas que quedan en el paro en virtud de uno de los ERTE recuperar su actividad, además de la contratación de otras siete. Con ello ampliará ligeramente la plantilla actual, de 505 personas. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email