X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 9 de diciembre y se habla de eresa resonancias magnéticas SANIDAD Botànic II adu mediterraneo
GRUPO PLAZA

titoyaya recupera su historia en el principal

'CARMEN.Maquia', la mujer que baila libre frente al archinombrado patriarcado

5/10/2019 - 

CASTELLÓ. La mujer que se atreve a ser libre en todos los aspectos, esa era Carmen. Fuerte, segura de si misma, no le asustaba desafiar las reglas del patriarcado. Por eso su historia se convirtió en inspiración. Fue el escritor Prosper Mérimée quien la hizo protagonista de una de sus novelas, publicada en 1847. Según explicó a María Manuela Kirkpatrick, condesa de Montijo, para su relato se inspiró en una historia que la misma le había contado durante una visita a España. El funesto final de Carmen, quien muere asesinada, le marcó y le obligó inmediatamente a convertirla en su heroína. 

Con el tiempo, la historia de Carmen sirvió de nuevo de inspiración para el libreto de la ópera homónima de Georges Bizet. Y al tiempo para Picasso, quien inmortalizó su figura en dos obras. Costaba imaginar a una mujer de tales dimensiones. Por eso, su relato era tan imperioso en aquellos años. Tanto como lo continúa siendo en la actualidad. "Nuestra obra gira alrededor de una mujer que se atreve a ser libre en su día a día. Ojalá ese fuera el tema que abriese todos los telediarios. Abogamos por la vigencia de la mujer que escoge su destino y nadie le castiga por ello", sostiene Verónica García, directora junto a Gustavo Ramírez del espectáculo de danza Carmen.Maquiaque recalará este sábado, a las 20:30h, en el Teatro Principal de Castelló.

La obra que fue creada con anterioridad por el mismo director, respira de nuevo sobre el escenario gracias al trabajo de la compañía valenciana Titoyaya Dansa. Si bien es cierto, que desde que se estrenase en 2012, el espectáculo ha sido adoptado por compañías de todo el mundo, en esta ocasión es el mismo Ramírez quien toma la batuta del proyecto. Carmen.Maquia que ya desborda intensidad por la historia que cuenta, combina además una escenografia minimalista y un elegante vestuario -creados por Luis Crespo y David Delfín respectivamente- que sale de los mismos cuadros de Picasso. Blanco y negro se funden de principio a fin, combinando telones que reinventan incluso el Guernica. Todo sobre el escenario, para volver a un mismo punto: Carmen y su libertad. Así se lo cuenta a Castellón Plaza, Verónica García, un día antes de pasar por la ciudad. 

-¿Qué es lo que os interesó de la figura de Carmen para dale vida de nuevo a través de la danza?
Lo que más nos interesó desde un principio, y al final es la visión que pretendemos mostrar a través de CARMEN.maquia,  es su carácter fuerte, de mujer libre, que no atiende a convencionalismos y que se guía por sus instintos, capaz de reconocer y aceptar lo que realmente quiere, fuera del arquetipo esperado de mujer sumisa, complaciente y supeditada a la voluntad de los hombres, ya jueguen el rol de marido, padre… En resumen, una Carmen alejada del archinombrado y omnipresente patriarcado.

-¿En que se caracterizaba esta popularmente conocida mujer?
-Según nuestro punto de vista, en ser libre, en el sentido más amplio del término, y en no tener complejos por ello.

-De todos los ojos por los que pasó el personaje creado por Mérimée, la obra se inspira en dos obras de Picasso. ¿Qué añadido le da a la representación el imaginario del artista malagueño?
-Sí, es cierto que las interpretaciones que Picasso realizó de Carmen ha sido una fuente de inspiración tanto para la escenografía como para el vestuario. De ahí la sobria combinación de blanco y negro, la ausencia total de color a lo largo de toda la escena, que otorga al espectáculo una elegancia magnífica. Además, como parte de la escenografía encontramos unos telones pintados que rápidamente remiten al espectador trazo del pintor malagueño. ¿Quién no ha visto el Guernica? Es imposible escapar de esa conexión al adentrarte en el espectáculo.

Además de las obras de Picasso sobre Carmen, también nos ha interesado su época azul, donde la muerte de un ser cercano sacude de forma contundente al artista e influye en gran medida en su obra. Aunque pueda no encontrarse de forma explícita en el espectáculo, ha sido también una fuente de inspiración a la hora de afrontar, dramatúrgicamente hablando, la construcción en CARMEN.maquia de la muerte de la protagonista.

"El movimiento de los bailarines no sería el mismo sin esos trajes, nada sería igual sin ese espacio escénico"

-¿Son pues la escenografía de Luis Crespo y el vestuario que ideó David Delfín para Carmen.Maquia, los puntos fuertes de la obra?
-Más que eso, podríamos decir que en CARMEN.maquia el peso de la creación de la escenografía y el vestuario se plantearon desde el inicio al mismo nivel que la creación coreográfica en sí. Eran tres lenguajes que dialogaban en un mismo plano. En nuestra experiencia no siempre ocurre esto, ya que en ocasiones se le da más importancia al movimiento, al lenguaje, a la gramática del gesto y de la danza, antes que a la escena que la envuelve o al vestuario, que queda en un plano secundario y supeditado a la danza. 

En este caso fueron tres vectores creativos que avanzaron a la par, y esto sin duda se ve en escena, transmite la sensación de “espectáculo total”, no hay nada secundario, no hay nada accesorio, todo está ahí por una razón, el movimiento no sería el mismo sin esos trajes, nada sería igual sin ese espacio escénico.

-Así mismo, la dificultad de vuestra obra no es solo que lleváis sobre el escenario un libreto operístico, sino además el minimalismo que creó en particular Picasso. ¿Cómo ha sido trabajar con todo esto?
-La verdad es que no ha sido difícil, porque ese minimalismo o sobriedad es lo que hace que, justamente, el movimiento emerja con más fuerza en escena. En CARMEN.maquia hay mucha danza y cualquiera que conozca nuestro trabajo sabe que el movimiento creado por Gustavo puede ser de todo menos minimalista. Es un lenguaje definido, preciso, rápido, virtuoso, con una riqueza de matices que hace que puedas ver la obra una vez tras otra descubriendo siempre algún aspecto nuevo, una conexión que no habías captado antes, un detalle, un gesto que había pasado inadvertido… Y esto mismo lo soporta la sobriedad de todo lo que hay alrededor de la danza.

"Es el esfuerzo de los artistas lo que mantiene viva la danza. Hay que decirlo alto y claro. o nada va a cambiar."

-Para esta ocasión habéis trabajado además con el Institut Valencià de Cultura. ¿Cómo se forjó esta colaboración?
-Bueno, en la creación de CARMEN.maquia no hemos trabajado con el Institut Valencià de Cultura. Lo que hemos recibido es una subvención para producir el espectáculo, como tantas otras compañías de danza que trabajan en la Comunidad Valenciana. Si bien es cierto que desde que iniciamos nuestro particular periplo como compañía de danza en Valencia en 2006 siempre hemos recibido el apoyo institucional del IVC a través de sus diferentes líneas de ayudas, también es justo decir aquí, por nosotros  y por nuestros compañeros del sector de las Artes Escénicas,  que estas ayudas son absolutamente insuficientes para que una compañía de danza trabaje en nuestro territorio con una cierta continuidad y estabilidad. Si hablamos de CARMEN.maquia de forma concreta, la ayuda económica recibida no supone ni un tercio del lo que realmente nos ha costado como productores este espectáculo.

Y la pregunta podría ser: ¿Y por qué lo habéis hecho? O ¿Entonces cómo lo lleváis adelante? Pues por el enorme amor y respeto que profesamos a la danza en general, por el genio creativo de Gustavo en particular y porque Titoyaya no es el medio de vida para sus directores, sino una forma de apostar por trabajar en España y en Valencia, dejando patente que es el esfuerzo de bailarines y creadores los que mantienen viva la danza en nuestro entorno, y desde luego no es por la ayuda institucional recibida. Y esto hay que decirlo alto y claro, o nada va a cambiar.

-¿Cuál es el plus que da Titoyaya Dansa a Carmen.Maquia? 
-Hay varias compañías en el mundo que tienen CARMEN.maquia en su repertorio. Desde EEUU hasta Suiza. Pero no hay otra versión como la nuestra. En primer lugar, nuestro elenco ha sido escogido por el propio coreógrafo, por lo que cada uno de los personajes en la obra es interpretado por un bailarín que por sus características da el perfil concreto para ese personaje. Sin embargo, cuando remontas tu repertorio como coreógrafo freelance para otra compañía trabajas con los bailarines que forman esta compañía, que no has elegido tú.

En segundo lugar, al trabajar para otras compañías tú acabas de remontar la pieza, haces el estreno y te vas, dejando el trabajo en sus manos, y es el coreógrafo, el director o el repetidor de la compañía quien ensaya a partir de ese momento. Nosotros, sin embargo, tenemos al creador en casa, por lo que los bailarines no solo han estado ensayando desde el inicio con él, sino que cada vez que retomamos ensayos los dirige Gustavo, que incluso viaja en gira con la compañía. Así las correcciones son continuas, las modificaciones se suceden ya que la pieza de danza, en cuanto a obra de arte viva, no es inmutable, y menos en la mente de su creador, que siempre ve nuevas posibilidades….

El tercer y último lugar, nuestra versión de CARMEN.maquia presenta una escena inédita, entre D. José y Micaela y D. José y Escamillo, un material que no tiene ninguna otra compañía del mundo.

-¿Qué sienten los espectadores cuando ven por primera vez una obra de tal calibre?
-La verdad es que el público la recibe muy bien, estamos incluso un poco sorprendidos. Las ovaciones con el teatro en pie son ya prácticamente habituales, incluso en lugares tan alejados conceptualmente de la danza contemporánea actual como es Rusia, por poner un ejemplo, donde hemos tenido la oportunidad de girar.

"Lamentablemente el trasfondo machista, misógino y patriarcal que presenta la obra sigue de vigencia total"

-¿Y para los bailarines cómo es enfrentarse a una obra con tanta intensidad? No solo por los movimientos de la coreografía sino también por su carga interpretativa.
-Es una obra compleja, que requiere de un nivel técnico excepcional. Pero no sólo eso, además demanda una capacidad de concentración, de adaptabilidad a los cambios, de conciencia de grupo y una gran madurez. Tenemos la suerte de contar con un elenco que se entrega al 200%, son brillantes en todos los sentidos, estamos muy agradecidos por ello y desde aquí queremos reconocerles el mérito de embarcarse en un proyecto como este, que, literalmente, exprime al bailarín.

-¿Es una obra que no dejará nunca de estar vigente?
-CARMEN es un clásico, con eso tiene la vigencia asegurada. Lamentablemente el trasfondo machista, misógino y patriarcal que presenta la obra sigue de vigencia total en nuestros días. Pero nuestra visión es otra, la de la mujer que se atreve a ser libre en todos los aspectos, y ojalá ese fuera el tema que abriese todos los telediarios, sin el fatal desenlace que todos conocemos. Abogamos por la vigencia de la mujer libre que escoge su destino y nadie la castiga por ello.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email