GRUPO PLAZA

Dinámico, ágil y eléctrico: el concepto de propulsión de los nuevos Audi e-tron S y e-tron S Sportback

2/03/2020 - 

VALÈNCIA. Audi avanza sistemáticamente en su ofensiva eléctrica: tanto el Audi e-tron como el Audi e-tron Sportback ganan en agilidad y dinamismo con las nuevas versiones S. Los tres motores eléctricos, dos de ellos situados en el eje trasero, ofrecen en conjunto 370 kW (503 CV) de potencia máxima y un par de 973 Nm. Esto permite que los dos modelos eléctricos aceleren desde parado hasta alcanzar los 100 km/h en 4,5 segundos. El control inteligente del sistema de propulsión eleva la seguridad y la dinámica del vehículo a un nuevo nivel: además de la tracción eléctrica a las cuatro ruedas, cuenta con vectorización eléctrica del par, que distribuye el par entre las ruedas del eje trasero de forma activa y totalmente variable.

Dinamismo 2.0: la experiencia de conducción
La experiencia de conducción de las versiones Audi e-tron S impresiona una vez más por su nivel de dinamismo, agilidad y tracción. En el modo S de la transmisión, ambos modelos aceleran de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, de forma suave y casi sin ruido; y pueden alcanzar una velocidad máxima de 210 km/h, límite establecido electrónicamente. Gracias a un potente sistema de refrigeración, el motor proporciona una potencia total de 370 kW (503 CV) y 973 Nm de par de forma repetible y durante ocho segundos en cada caso. Los valores nominales con la palanca de cambios en la posición D, sin activación del modo boost, son 320 kW (435 CV) y 808 Nm.

En términos de estabilidad, las versiones S eléctricas destacan por su excepcional agilidad y tracción: pueden acelerar en curva de forma tan dinámica como un deportivo, con un comportamiento que favorece el protagonismo del eje trasero para aumentar su deportividad. Si el control de estabilidad ESC está ajustado en el modo “Sport” y se ha seleccionado el programa dynamic en el Audi drive select, la programación de la unidad de control facilita un alto nivel de dinámica transversal y, si se desea, también de derrapes controlados. En todo momento las reacciones son predecibles y se caracterizan por un nivel de seguridad y confianza extraordinariamente altos.

El sistema de propulsión: tres motores eléctricos
Las nuevas versiones S del Audi e-tron S son los primeros coches eléctricos del mundo producidos en serie con tres motores. Su diseño de propulsión se basa en un concepto con dos motores asíncronos diferentes; por ello, la gama e-tron se diseñó desde un principio bajo un concepto modular.

El motor eléctrico más grande, que acciona el eje trasero en las versiones 55 se instala ahora en el eje delantero, con un diseño adaptado y configurado para ofrecer una potencia de 124 kW (169 CV), que alcanza 150 kW (204 CV) en el modo boost. Una versión modificada del motor eléctrico más pequeño se instala por partida doble en el eje trasero. Entre los dos proporcionan una potencia de 196 kW (267 CV), alcanzando los 264 kW (359 CV) en modo boost.

Innovación pionera quattro: dos motores traseros con vectorización eléctrica de par
La propulsión se ha programado pensando en la eficiencia para un uso cotidiano; en el modo de conducción normal sólo funcionan los motores eléctricos traseros. La tracción delantera no actúa pero, si el conductor requiere más potencia, entra en funcionamiento automáticamente sin que el conductor lo perciba. También se conecta de forma predictiva si disminuye la adherencia. Lo hace cuando los valores de fricción son bajos y en curvas con gran aceleración transversal. La tracción eléctrica en todas las ruedas se complementa con otra innovación técnica: la vectorización eléctrica del par, que lleva a la era eléctrica las ventajas del diferencial deportivo convencional. A través de una transmisión, cada uno de los motores eléctricos traseros envía la fuerza de tracción a la rueda correspondiente, sin necesidad de que exista un diferencial mecánico. Cuarenta años después del lanzamiento de la tecnología quattro, Audi eleva el principio de las cuatro ruedas motrices a un nivel tecnológico completamente nuevo. El resultado: unas reacciones más ágiles y con capacidad autodireccional, que permiten una mayor velocidad de paso por curva.

La motricidad es otra ventaja. Durante la aceleración, si una rueda trasera entra en contacto con una superficie con un bajo valor de fricción –por ejemplo, hielo negro o un pavimento deteriorado–el par puede distribuirse entre los dos motores de forma precisa y rápida, repartiéndose gradualmente a la rueda con más tracción, mientras que la rueda con baja tracción continúa moviéndose casi sin par de impulso.

Los dos prototipos de las versiones S del e-tron equipan llantas de aleación de 20 pulgadas con diseño S de 5 radios en V y pueden montar llantas de hasta 22 pulgadas. Para lograr el dinamismo transversal típico de la gama S, la anchura de los neumáticos se ha ampliado hasta 285 mm en los tres diámetros de llanta: 20, 21 y 22 pulgadas. Unas pinzas de freno negras con un rombo rojo en forma de S, de seis pistones en la parte delantera, actúan sobre grandes discos de freno, que tienen un diámetro de 400 mm en las ruedas delanteras.

Otra característica es la dirección deportiva progresiva, cuya relación se vuelve cada vez más directa a medida que aumenta el ángulo de la dirección. Los ejes delantero y trasero tienen un diseño de cinco brazos. La armonización de la elastocinemática y de la amortiguación también se ha optimizado en las versiones S. Para reducir aún más los movimientos de balanceo en curva, se ha aumentado el diámetro de las barras estabilizadoras en ambos ejes.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email