X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

'PERFECTOS DESCONOCIDOS' pincha y 'FISHBONE' SE DESINFLA

‘El desentierro’ arrasa en los primeros Premios del Audiovisual, que nacen marcados por las ausencias

17/11/2018 - 

ALICANTE. Los nervios estaban a flor de piel en el Teatro Principal de Alicante durante la noche del viernes. Nervios propios de la primera vez, máxime cuando se supone que estás iniciando algo importante. Y es que lo que se estaba fraguando era un proyecto con no pocas expectativas, ya que pretende convertirse en un referente para el mundo audiovisual, no solo a nivel nacional, sino también internacional. Una plataforma que debe ser el paso previo para que la industria cinematográfica de la Comunitat gane voz y voto. Algo para lo que, además de una ceremonia, también se requiere la unidad del sector en todos sus aspectos artísticos, técnicos y también académicos.

Y en ese proceso de auto convencimiento y de llamamiento a la unidad, se hacía especialmente repetitiva una expresión que se convertía a la fuerza en reivindicación y que bien podría haber sido el hastag de la gala. "Cultura de Lobby" era lo que solicitaban en sus discursos los mandos más representativos que tomaban el micrófono, como Pep Llopis, presidente de la nueva Acadèmia Valenciana de l’Audiovisual, instrumento que quiere ser el principal pilar de soporte de esta iniciativa. Una entidad de nueva creación por la que prácticamente todos se felicitaban. Parabienes que también llegaban de parte del conseller Vicent Marzà quien, junto con el President de les Corts, Enric Morera, copaba los cargos institucionales más elevados allí presentes. No estaba el President de la Generalitat, Ximo Puig, quien minutos antes había estado en Alcoi, y tampoco estaba el Presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez. Ni siquiera el alcalde de la ciudad, el popular Luis Barcala, sino que el cargo más significativo del PP era la edil de Cultura Mª Dolores Padilla. Así que esas ausencias marcaron una gala que, en su reivindicación de unidad, no contaba con todos los que debían estar, ni estaban todos los que debían ser.

Todos los premiados subieron al escenario al final de la gala. FOTO: Pepe Olivares

Sin embargo, todo transcurrió con normalidad en una gala marcada por el humor de la actriz María Juan como maestra de ceremonias. El desentierro, Fishbone y Perfectos desconocidos se las prometía muy felices ya que acumulaban la mayor parte de las nominaciones. Pero solo la primera consiguió salir victoriosa, ganando seis de los diez premios a los que estaba nominada la película, ópera prima de Nacho Ruipérez, el gran triunfador de la noche ya que además de conseguir el premio  a la mejor película, subía al escenario como mejor director. Pero a lo largo de la gala acumulaba además el galardón al mejor guión, obra suya y de Mario Fernández Alonso, además de tres premios en las categorías técnicas como son el mejor montaje, de Teresa Font, así como la mejor dirección artística, a cargo de Abdón Alcañiz, y la mejor dirección de producción con Marifé Rueda a la cabeza.

Perfectos desconocidos se quedaba sin premios, mientras que En las estrellas se alzaba como la segunda película con más distinciones al obtener el premio a la mejor banda sonora gracias a Iván Palomares, así como el mejor vestuario, elaborado por Clara Bilbao, y el mejor maquillaje y peluquería, de Lola Gómez Castro. Por su parte, a la alicantina Fishbone de Adán Aliaga le tocaba conformarse con dos de los nueve a los que optaba, consiguiendo el galardón a la mejor actriz protagonista para Saida Benzal y el reconocimiento al mejor sonido, obra de José Manuel Sospedra e Iván Martínez Rufat. Aunque el director y guionista de San Vicente del Raspeig se hacía también con el premio al mejor cortometraje documental por The Fourth Kingdom, la segunda obra de Aliaga que competía en este certamen en el que, a pesar de haber desinflado las amplias expectativas que venía cosechando, ha logrado tres importantes estatuíllas. Unas esculturas de nueva creación elaboradas por Inma Femenía.

El también sanvicentero David Valero se hacía con el premio al mejor cortometraje de ficción con Scratch, mientras que el premio al mejor cortometraje de animación era para El ermitaño. En cuanto al resto de categorías interpretativas, recaían en Formentera Lady, del alcoyano Pau Durà, con José Sacristán como mejor actor protagonista y Pepa Juan como mejor actriz de reparto, además del premio a Álvaro Baguena como mejor actor de reparto por Inocente . Las categorías técnicas se completan con el premio a la mejor fotografía para Gabo Guerra por La familia. Por otra parte, el premio al mejor largometraje documental es para Experimento Stuka, del ilicitano Pepe Andreu y Rafa Molés.

La ceremonia organizada por la conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, a través de l’Institut Valencià de Cultura, se convertía en un homenaje póstumo al cineasta Toni Canet, a quien el conseller Vicent Marzà recordaba durante la gala, haciendo además entrega del premio de honor a sus familiares "por su defensa de nuestra cultura y por su trayectoria pionera dentro de la industria audiovisual y el cine valencianos". El premio especial a la trayectoria ha sido entregado a la cineasta alicantina Cecilia Bartolomé, que lo recibía de manos del presidente de la nueva Acadèmia Valenciana de l’Audiovisual, Pep Llopis. Una entrega de premios que ha sido retransmitida en directo por À Punt, estando dirigida en todo momento por el cineasta Juan Luis Iborra, experto organizador de las galas de los premios Goya.

Para saber más

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email