Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 11 de agosto y se habla de Tatuajes coronavirus ilsa pcr DESCONFINAMIENTO
GRUPO PLAZA

entrevista al nuevo presidente de la patronal anffecc

Joaquín Font de Mora: "Las esmalteras ya han recuperado el 85% de la producción nacional"

30/07/2018 - 

CASTELLÓ. La última asamblea general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (Anffecc) -el tercer pilar del clúster cerámico junto a la industria de las baldosas (Ascer) y la maquinaria (Asebec)- ha renovado a su junta directiva, que estará presidida por Joaquín Font de Mora, consejero delegado de Vidres y un veterano del sector del azulejo. Este perito cerámico vila-realense, tambien vicepresidente de Redit -que agrupa a todos los institutos tecnológicos de la Comunitat Valenciana- empezó a trabajar en 1981, logrando convertir la empresa familiar en un referente en I+D+i, con una alta especialización dentro del sector, gracias a su apuesta por la innovación y la internacionalización. En los próximos 4 años estará al frente de uno de los sectores más internacionalizados de la industria valenciana (por encima del 70%). Las empresas asociadas a Anffecc cerraron 2017 con una cifra de negocio de 1.322 millones de euros y dan trabajo de manera directa a 3.861 personas en Castellón.

- ¿Cómo está la situación en el sector de las fritas, los esmaltes y colores cerámicos?
- Las estimaciones que se extraen de los datos del Icex en el primer cuatrimestre de este año nos hablan de unos incrementos del 10% en el mercado nacional, por encima del año pasado, y un 16% más en cuanto a las exportaciones. Es verdad que estamos viendo una contención este verano en la demanda interna, pero esto es algo habitual en este periodo vacacional.

- ¿Qué objetivos se ha marcado para llevar a cabo en su mandato al frente de Anffecc?
- Desde luego, el principal es velar por los intereses de los 23 socios que componen la asociación y que suponen casi la totalidad del sector. Representarlos ante las instituciones tanto nacional como internacional es uno de los objetivos de esta presidencia.

-¿Y qué prioridades tienen en esta etapa?
- Hay temas que preocupan mucho al sector como son aquellos que tienen que ver con la energía. Es cara, muy cara. Nuestro país tiene un alto grado de dependencia y estamos sujetos siempre a variaciones de precios según las tarifas internacionales.
Además, en lo que concierne a la energía eléctrica, hay déficit de potencia y es un tema que preocupa a muchos de nuestros asociados, porque hay algunas poblaciones y áreas industriales en las que hay falta de esta potencia y eso es un problema que debemos solucionar con la Administración. Sabemos que la Conselleria de Industria está trabajando en ello y ya nos han avanzado que a mediados de septiembre nos convocarán a una reunión informativa para decirnos cómo van estos temas.
En cuanto a medio ambiente, tenemos que luchar por la homogeneidad de criterios en las autorizaciones ambientales integradas. Hoy hay diferentes criterios según dónde estés o la administración que lo gestione. Hay que apostar por agilizar estos asuntos.
En cuanto a formación, como otras asociaciones vienen reclamando, tenemos que avanzar en la adaptación de los programas educativos a las necesidades presentes y futuras de la industria, como es la industria 4.0, el márketing, economía y finanzas, formación en idiomas, nuevas tecnologías y el trabajo en equipo.
En cuanto al transporte, no olvidar el Corredor Mediterráneo y Cantábrico… necesitamos que la mercancía corra hacia Europa y que los puertos nos conecten con los diferentes continentes.
Reclamamos más apoyo de la Administración en el tema de los conflictos comerciales, como es el de Argelia y otros que van surgiendo y nos preocupan. Desde luego, nos gustaría mejorar la comunicación con los organismos públicos y sobre todo agilizar los trámites a través de la digitalización. Necesitamos una tramitación mucho más ágil.

-¿La materia prima sigue siendo un lastre para las fritas, esmaltes y colores cerámicos?
-Cada año afrontamos unos movimientos especulativos sobre la materia prima de manera diferente. Por ejemplo, desde julio del 2017 se nos ha ido disparando el precio de circonio hasta llegar a un incremento del 152%. Este asunto es un carrusel en el que no mandamos, son materias primas estratégicas, en algunos casos monopolísticas, en otros cotizan en bolsa y van al capricho de las fluctuaciones del mercado.
Nosotros lo único que nos queda es investigar para utilizar estos productos básicos en las menos cantidades posibles. Buscar nuevas formulaciones y nuevos materiales que puedan sustituir parte de lo que estábamos gastando para ser competitivos en el mercado.

-¿Y qué esperan puede suceder de aquí al final de año?
-Hacer previsión para el resto de este 2018 es algo muy complicado. Parece que hay contención, salvo el circonio, que sigue subiendo.

-¿Cómo va el mercado argelino después de los problemas surgidos por las medidas restrictivas impuestas por su gobierno?
-Argelia se ha solucionado, en parte. Las autoridades de Argel han resuelto este año admitir el 80% de las importaciones a las empresas que ya venían operando a lo largo del año pasado.

-Háblenos de qué le espera al sector en esta segunda mitad del año.
- Las previsiones para este año son repetir los incrementos del 2017, incluso algo más. Así podríamos crecer hasta un 11% en exportación y un 7% en el mercado nacional, pero son proyecciones provisionales.

- ¿Está afectando los últimos conflictos comerciales en la esfera internacional?
- Sin duda. Nunca pensé que estas cosas nos podrían afectar a un sector como el nuestro. Siempre pensaba que era algo que afectaba a las grandes multinacionales, pero sí, nos afectan el Brexit, las medidas proteccionistas, las revalorización y devaluación de las monedas... Estamos muy sobreexpuestos a todo esto, como tantos sectores.

-¿Qué piensa de las medidas económicas que baraja el nuevo gobierno español? ¿Y de las previsiones de una mayor presión fiscal para las empresas?
- Todo lo que sea subir impuestos o el incremento del precio de la materia prima... todo esto repercute negativamente y afecta a la línea de flotación de las empresas, que es el beneficio. Cuanto más impuestos, más nos baja los ratios de contabilidad, obviamente. Es mejor apostar por otras medidas. ¿Y cómo nos puede afectar? Pues habrá que esperar qué medidas son para poder valorar.

-¿Qué le piden a la Administración?
-Desde luego, facilitar a las empresas que puedan maniobrar con mayor efectividad tanto en el extranjero como en España. Vuelvo a ponerle un ejemplo: en Italia, un país semejante a nosotros y nuestro principal competidor, tiene una serie de ayudas para las empresas esmalteras, maquinaria y baldosas para que puedan exportar con grandes garantías. Muchas más ventajas de las que tenemos nosotros. Y aunque aquí se hacen cosas, estamos lejos de lo que se da en otros países europeos. Ellos tienen más fácil acceder a las herramientas para ser más competitivos en el mercado internacional.

-¿Qué opina de las fusiones y del interés de los fondos de inversión en este sector? Es algo ya bastante habitual, según vemos.
- Parece que la tendencia es hacer grandes grupos de empresas dentro del mismo sector y ciertamente los fondos de inversión están muy interesados y lo vemos con agrado. Se está invirtiendo mucho y eso siempre es bueno, porque denota que somos empresas tecnológicamente punteras, que aportamos valor añadido y que se cuenta con este tipo de compañías a la hora de plantear un futuro de largo recorrido.

-¿Y qué me dice del esfuerzo inversor que están haciendo las empresas?
- También lo valoramos positivamente, porque el sector está reaccionando a la crisis. Se han creado bastantes puestos de trabajo. Se perdieron muchos metros de azulejos y ahora ya se está recuperando. De otro lado, también hay que decir que no solo están ampliando las plantas, sino que está habiendo más concentración. Es decir, hay menos fabricantes, pero se están incrementando los metros. Hay que decir, finalmente, que se está recuperando producción. La crisis hizo que este sector perdiera hasta un 30% del total. Hoy hemos recuperado un 85% de todo lo que se producía para el mercado nacional.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email