X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Arcade Vintage impulsa el primer museo del videojuego de españa

Jose María Litarte: “La parte pedagógica es algo muy importante para el Museo del Videojuego”

11/04/2019 - 

ALICANTE. Los niños y niñas que crecimos en los ochenta y noventa estuvimos marcados por el inicio de los videojuegos. Inolvidables aquellas primeras tardes dejándote los pulgares apretando botones y cruceta. Recuerdo mi Master System II y las horas que le eché a diferentes juegos. Aquello era algo nuevo para el ocio en casa. Y en aquel lejano tiempo, los salones recreativos eran casi un templo. Recuerdo, casi como si estuviera allí, el humo de los cigarrillos, las monedas de 25 pesetas y el Street Fighter II. Aquel mundo de las recreativas murió, pero desde la asociación Arcade Vintage, de Petrer, intentaron resucitarlo en forma de asociación. Como ya adelantó Alicante Plaza, ahora lo han conseguido materializar en forma de Museo del Videojuego, en el municipio de Ibi.

Hablamos con la asociación Arcade Vintage creada en Petrer en 2013, para saber cómo surge tan fascinante idea. Ellos son una de las entidades impulsoras de este proyecto, junto con el Ayuntamiento de Ibi. “En un principio son los hermanos Joaquín y Jose Mª Litarte quienes adquieren una máquina para su oficina de Petrer, a principios del 2013, y comienzan a disfrutar un montón con los juegos clásicos por lo que invitaban a sus amigos a jugar y pasar buenos ratos juntos”, comenta el presidente de la asociación. Con esta afición tuvo claro que había que montar un salón recreativo. “Cuando regreso de Retro Madrid 2013, donde conocí a la asociación AUMAP y a gente del mundillo retro, había encontrado la inspiración en la gran colección de consolas de Pablo Avilés”, recuerda Litarte.

El videojuego es parte del entretenimiento, de la  historia y el desarrollo tecnológico. Es difícil encontrar otro eslabón de la cultura que no disponga de un lugar público y de la administración para explicar su historia. Son muchas las asociaciones de retrovideojuegos las que han reivindicado esa figura. “Últimamente ese vacío lo hemos ido llenando las asociaciones y eventos por toda la geografía Española, pero por supuesto faltaba un lugar a nivel institucional que fuera una referencia, donde la gente pudiera visitar la gran historia de los videojuegos desde sus comienzos hasta nuestro días”, explica, consciente de la importancia de este primer Museo del Videojuego de España. “Un lugar donde también puedan convivir proyectos como nuevos desarrollos de videojuegos, talleres, charlas enfocadas a la buena utilización de los videojuegos por nuestros hijos, podcasts y eventos de todos tipo relacionados con la cultura del videojuego”, remarca.

Como muy bien apuntan desde la asociación, la buena utilización de los videojuegos es algo esencial. “La parte pedagógica es una parte muy importante de este proyecto museístico. La parte educativa es prioridad para nosotros. Por eso cuando estemos funcionando a tope recibiremos semanalmente a colegios e institutos para hacerles visitas guiadas y hablarles de una manera responsable de jugar a los videojuegos”, aclara. Por supuesto, un museo del videojuego en España debe también poner el foco en el trabajo que se ha hecho y que se sigue haciendo en este sector en alza. “Hay grandes profesionales en este sector en nuestro país y estamos aquí también para darles cobertura y poder presentar sus creaciones y participar en sus proyectos”, apunta Litarte, como otra de la patas fundamentales de la idiosincrasia de este proyecto recién estrenado.

Me viene a la mente aquel salón recreativo donde jugar y ver jugar era lo más importante. Un museo del videojuego no podría prescindir de ese encuentro con el juego en primera persona, en volver a tocar el joystick, mirar a la pantalla de tubo y disfrutar de esa sensación orgánica que tenían las recreativas. “El museo será totalmente interactivo y, por supuesto, se podrá jugar a los videojuegos en todas las plataformas, ya sean máquinas arcade, videoconsolas o microordenadores”, resalta Litarte. Se erguirá en la Antigua Fábrica de Juguetes Rico, segunda empresa de juguetes fundada en Ibi, donde dispondrán de un área expositiva de 900 metros. “El museo está compuesto por una gran sala central que alojará las colecciones de máquinas arcade, pinball, consolas y microordenadores, en el hall de la entrada dispondremos de una sala polivalente para realizar torneos, charlas, talleres o presentaciones”, explica su presidente.

Un museo tan especial, dedicado como otros a preservación y divulgación, en este caso de los videojuegos como parte de la cultura popular contemporánea, tiene las mismas dificultades que otros: conseguir los materiales expositivos. “Se consigue gracias a nuestros socios, información entre nosotros, grupos, Internet, Ebay, Wallapop, Milanuncios; hay un sinfín de maneras y alguna de ellas daría para hacer una película. Tenemos una palabra que resume nuestras vivencias y aventuras para recuperar máquinas lo llamamos Arcadeología”, comenta el presidente sobre esa búsqueda casi arqueológica de antiguas máquinas. El mercado de segunda mano al que alude Litarte, es una de las fuente para lograr máquinas, pero con la fiebre por lo retro, quizás las cosas se estén volviendo algo más complicadas. “Cada vez está más restrictivo debido a los precios de oferta y demanda, cada vez cuesta mucho más encontrar cosas que valgan la pena a nivel histórico”, señala.

Las personas que forman Arcade Vintage no salieron de la nada, conocieron los videojuegos como la mayoría en aquellos años: unos recreativos, la NES o las primeras 16 Bits. “Personalmente, empecé a conocer este mundillo en un salón recreativo muy peculiar, el sótano del Casino de Novelda, un lugar con muy poca luz y que era como entrar en un mundo totalmente aparte, así que me impactó muchísimo; allí veía jugar a mi hermano mayor a juegos como el come-cocos Pac-Man,  Asteroids, Galaxian o Pengo, recuerda Litarte. Muchos hemos pasado por aquellos días de descubrimiento: un juego que nos marcó o una consola. “Cuando tenía 12 años, al cambiarme de ciudad, recuerdo que iba a los recreativos Petrelense y entonces allí conocí rápidamente nuevas amistades gracias a los videojuegos”, comenta.

Las asociaciones y los eventos retro en Alicante son una realidad y cada vez vemos a más personas sumarse a estas actividades. “Nuestra provincia tiene eventos muy buenos durante casi todo el año, así como asociaciones dignas de mención como Pinball Biar o Retro Arcade Elx”, dice el presidente. Una vez terminada la conversación, cojo mi vieja Mega Drive y le introduzco el Sonic. Vuelvo a mi infancia por sus escenarios en 2D.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email