Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el expediente iría destinado a reducir el personal administrativo

Levantina no ha terminado de 'adelgazar': otro ERE sobrevuela a la plantilla seis meses después

8/02/2020 - 

ALICANTE. El gigante alicantino de la piedra natural, Levantina, no había terminado de adelgazar. Al menos, eso es lo que apuntan los planes de la dirección de la empresa, que sopesa acometer un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) apenas seis meses después de finalizar la aplicación del último. Según ha podido saber este diario, la semana que viene la dirección de la empresa podría plantear a los sindicatos este nuevo expediente, cuyo potencial alcance se desconoce.

Lo que sí parece, según las fuentes consultadas, es que el ERE, de llevarse a cabo, iría enfocado a reducir el personal administrativo de la empresa. Un personal que se ha quedado sobredimensionado tras las salidas de empleados en la cantera y las fábricas el pasado verano, y la consiguiente caída de la actividad en la empresa. Todo indica que, de ser así, el número de afectados sería mucho menor que el de la pasada primavera, cuando salieron de la empresa más de 230 personas entre la cantera y las plantas de producción repartidas por Novelda y Galicia.

Este sería, de concretarse, el cuarto expediente de regulación de empleo que lleva a cabo la empresa en poco más de una década. En 2009, recién adquirida por el fondo Impala, la empresa ya llevó a cabo un expediente que afectó entonces a 200 personas. Poco después, en 2012, se planteó un ERTE que afectó a un centenar de empleados de forma rotatoria. Y el pasado abril, menos de un año después de que el fondo de inversión Bybrook se quedase la empresa al comprar el crédito de BNP Paribas, se llevó a cabo el último con 234 afectados. El último empleado afectado salió de la empresa en julio, hace seis meses.

La empresa se enfrenta desde hace años no solo a una crisis en la construcción de cuya remontada no ha llegado a aprovecharse, sino a un cambio en las tendencias del mercado, que prefiere el mármol blanco italiano (más exclusivo) al Crema Marfil en el que es líder Levantina (dueña del mayor yacimiento que existe, en el Monte Coto de Pinoso). El plan de negocio que justificaba el ERE del pasado verano pasa, precisamente, por reducir la producción y la extracción de mármol, para elevar los precios en el mercado.

En paralelo a los EREs, la empresa ha llevado a cabo importantes operaciones financieras en busca de su viabilidad. Una reducción de capital de casi 100 millones hasta el mínimo legal para cubrir pérdidas, una ampliación de 30 millones con la capitalización por parte de Bybrook de un préstamo, y la refinanciación de 50 millones de euros adicionales con los bancos. Justo antes de venderse, la empresa había deteriorado su balance por cerca de 80 millones de euros, al revisar a la baja el valor de sus activos. El ejercicio previo al ERE (2018), último del que se conocen las cuentas, Levantina perdió 25 millones con una facturación de 155 millones, un 40% de lo que ingresaba antes del estallido de la bubuja.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email