X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

cerámica, mueble y textil

Los institutos tecnológicos valencianos fijan las 7 tendencias del hábitat para los próximos años

8/11/2018 - 

CASTELLÓN. El Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH), integrado por por el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), el Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMME) y el Instituto Tecnológico Textil (AITEX), todos ellos miembros de REDIT, han presentado este jueves su Cuaderno para el periodo 2019-2020, en el que se determinan las siete tendencias principales que repercutirán en el sector del hábitat en los próximos años, junto a una serie de propuestas relevantes que pueden encontrarse en la actualidad en los mercados.

Este documento es una herramienta creativa en la que se apoyan las empresas de la Comunitat Valenciana vinculadas al hábitat, pero también centenares de profesionales del arte, el diseño, la arquitectura y el interiorismo, entre otras disciplinas.

Para la presentación de este Cuaderno de Tendencias del Hábitat, se ha contado con la asistencia del conseller de Economía, Rafael Climent, la directora general del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace), Júlia Company, junto a los directores de los institutos tecnológicos AIDIMME, AITEX e ITC, entidades que han sido artífices de este documento elaborado de forma conjunta.

En la nueva publicación Cuaderno de Tendencias del Hábitat 2019-2020 son siete las tendencias detectadas por el Observatorio de Tendencias del Hábitat, un sistema pionero que nació en 2006.

El OTH ha contado también en esta ocasión con un grupo de expertos que agrupa a colectivos del mundo del arte, diseño, arquitectura, interiorismo, entre otras disciplinas, a fin de ayudar a las empresas y a los profesionales vinculados al mundo del hábitat a conocer por dónde van a discurrir las vías emergentes y de futuro de las tendencias en este ámbito y ayudar a las empresas y profesionales a describir y perfilar sus hojas de ruta en lo que se refiere a la toma de decisiones vinculadas al diseño y elaboración de productos que den en la diana de un modo certero a la hora de satisfacer las necesidades reales de los hogares y las personas que los habitan.

Relación de las tendencias

En cuanto a las tendencias que se relacionan en este documento, la primera lleva el epígrafe de Less is a bore, que recupera un término acuñado por el estadounidense Robert Venturi en la década de los 60, el “menos es un aburrimiento”, y por eso la decoración y el simbolismo vuelven a cobrar importancia en el sector del diseño, buscando espacios y objetos más personales y recargados. No solo se habla de función, sino también de forma, materiales, acabados y texturas, mientras que se revisitan y reinventan los clásicos del art déco en los años 50 y 60 así como el maximalismo, con propuestas que rozan el lujo explorando los grandes volúmenes y la voluptuosidad de las formas.

En la segunda tendencia, Memento Design, el OTH afirma que: ”La homogeneización de modelos de producto es un fenómeno fuertemente intrincado en la cultura industrial y que ha generado un estilo de carácter internacional, pero también desarraigado. Como consecuencia, hace algunos años surgió una tendencia de glocalización, en la que se combinaban referencias locales con otras internacionales en la búsqueda de un lenguaje visual capaz de representar nuestra época, según informan fuentes del ITC a través de un comunicado, en el que se detallan cada una de las propuestas.

En la actualidad, esta segunda tendencia muestra dos vertientes aparentemente contrarias, pero que se encuentran en un mismo punto. Por un lado, se aprecia un fenómeno de ‘desglobalización’, como una forma de volver a modos tradicionales de manufactura. Por otro lado, el turismo y la movilidad han supuesto la aparición de una generación de diseñadores que han realizado el camino de ida y vuelta, en una combinación cultural en la que los límites no son claros. Dentro de esta tendencia, se aprecian productos que cuentan con referencias étnicas en las que trabajan diseñadores y empresas de diferentes países”.

Por otra parte, la tendencia Everywhwere Like Home busca que las personas puedan sentirse como en su casa, aun estando lejos de ella. Según los expertos del OTH: "El crecimiento de las grandes ciudades, el nomadismo y el tiempo que las personas pasan fuera de casa generan la necesidad de encontrar espacios confortables que recuerden al hogar. Los códigos propios del diseño doméstico se trasladan a diferentes espacios públicos. Ya sea una oficina, una tienda de ropa o de electrónica, el vestíbulo de un hotel, una biblioteca o un parque, todos estos lugares tienden a ofrecer la comodidad e intimidad del entorno doméstico. El usuario busca sentirse como en casa”.

De otro lado, la tendencia (Dis)Connection Space se perfila una estética más ligera, un diseño pulcro, con materiales y formas acogedoras que se reducen a funciones esenciales. Un estilo donde predomina el orden, la armonía y la proporción de formas con un acercamiento a lo natural a través de sus materiales y texturas. Se trata de productos donde la atemporalidad de la propuesta es una de las claves, por lo que se vuelve la mirada a los clásicos del diseño, productos que permanecen durante décadas en los catálogos gracias a un estilo sin grandes marcas.

Life is Co es otra tendencia, que demanda productos funcionales, emocionales y transformables que sean capaces tanto de responder a las necesidades de una oficina como de un pequeño piso. Hay una apuesta por productos extremadamente versátiles, modulares y con capacidad de transporte, un mobiliario multifuncional que permite a los consumidores adaptarse según su espacio y sus necesidades. La reducción de los espacios habitacionales, la aglomeración en las ciudades y la aparición de modelos como el co-working y el co-living responden a los cambios que se están produciendo.

La vivienda compartida en esta tendencia tiene implicaciones más allá de la convivencia y abre las puertas a la aparición de soluciones colaborativas y participativas específicamente diseñadas para la vida en común. En este sentido, aparecen soluciones habitacionales especialmente destinadas a colectivos concretos: ancianos, familias monoparentales, viviendas unipersonales, colectivos creativos y profesionales…

A esta tendencia le sigue Hyperdigital. Se trata de un cruce entre la esfera digital y la real, en donde se generan lenguajes híbridos que desvelan un panorama de fascinación hacia los elementos propios de este mundo fronterizo. Colores propios de las pantallas y la virtualidad, mezclados con texturas y acabados donde la cualidad táctil es primordial, son las características de esta tendencia. Aparecen categorías de producto donde materia y tecnología se fusionan con formas innovadoras.

Las estéticas propias del mundo digital se traducen en recursos de diseño. El hábitat toma elementos decorativos con motivos y colores manipulados digitalmente y propicia ambientes futuristas, artificiales y que, en último extremo, pueden resultar surrealistas.

Por último, en la tendencia Sustainability Recoded el concepto de Economía Circular es una de las claves. El paradigma circular promueve la utilización de los residuos de anteriores procesos como recursos de nuevos productos, con la finalidad de reducir la utilización desmedida de materias primas y la degradación medioambiental. Este planteamiento no implica únicamente cambios productivos, sino que afecta también a las formas de distribución y consumo, donde los consumidores en cierta medida alquilan (no compran) el uso de las materias primas utilizadas en los productos, con el compromiso de devolverlas al ciclo productivo más adelante.

Por tanto, la economía circular requiere del compromiso tanto de los productores como de los consumidores, superando la denominada ecofatiga. El compromiso del usuario con la reutilización de residuos sigue siendo importante. Los residuos urbanos recogidos en España han ido disminuyendo de manera gradual y sostenida, ascendiendo en 2015 a la cantidad de 21.646.294 toneladas, de las cuales un 18% se recogió de forma selectiva, como recoge el Instituto Nacional de Estadística.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email