X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

con Timothy Spall, Sarita Choudhury, Carmen Machi, Ana Torrent y Pedro Casablanc

'Nieva en Benidorm': Isabel Coixet habla del amor tardío en los tiempos del Brexit

28/02/2020 - 

BENIDORM. La última vez que nevó en Benidorm fue hace tres años, recuerda Isabel Coixet. El guion de su última película, que ha cogido con ganas tras tener que apartarse momentáneamente del cine para centrarse en la serie Foodie Love, se basa en el fenómeno meteorológico del manto blanco, que este año ha teñido las cumbres de las montañas de la localidad costera. Así ha nacido, como mínimo, el título de Nieva en Benidorm, un thriller a modo de premonición suculentamente tardía que no podría caber en ninguno de los cajones en los que los periodistas tienden a clasificar los largometrajes. 

"Benidorm es un personaje más de la historia; no podía haberse rodado en ningún otro lugar. Seguro que con este trabajo atraemos aún a más turistas". No obstante, entre el material, hay escenas que no han querido perderse la belleza rojiza de la famosa 'muralla' de Calpe, de su gran amigo Ricardo Bofill, y la morada de la protagonista estrella, incluso las instalaciones del Pola Park, en Santa Pola, donde casi coinciden con Paraíso. Y la mágica fusión de dos bahías, entre el Hotel Canfali y el Villa Venecia, donde se han rodado muchas de las escenas, lugar escogido para atender a los medios de comunicación este jueves, último día de rodaje. 

Un contraste de colores, teniendo en cuenta que la historia arranca en Manchester, en el imaginario colectivo, sinónimo de puro gris, un color que también se ha encontrado entre las calles de Benidorm, ya que se ha rodado aquí en su totalidad. El largometraje se construye sobre la historia de una pareja, que profundizará en la convivencia entre las comunidades española e inglesa en una de las ciudades donde el mestizaje es más que obvio. "Vine un par de veces a Benidorm; me sorprendió la combinación de los dos mundos. El Imserso británico y español. Y las despedidas de soltera, que me horrorizan"

Aunque Coixet reconoce que el objetivo no era hacer burla de Benidorm. "No veníamos a reírnos; yo no soy cínica", aunque asegura que los británicos "'trasplantan' lo que tienen, idéntico, para traerlo aquí, bajo el sol". Esa luz que se ve espectacular y espontánea en el atardecer de Poniente. "Esos lugares mágicos a los que Alex -Sarita Choudhury-, la protagonista de la historia, lleva a Peter Riordan -Timothy Spall-, también personaje principal". Él es un hombre solitario, maniático y metódico, obsesionado por los fenómenos meteorológicos. Cuando le dan la jubilación anticipada en el banco de Manchester, decide visitar a su hermano, Daniel, que vive en Benidorm. A su llegada a la ciudad descubre que su hermano ha desaparecido y que éste era propietario de un club de burlesque donde trabaja Alex, esa misteriosa mujer que ejerce una poderosa fascinación sobre él. Peter y Alex intentan averiguar qué ha sido de Daniel, ayudados por una policía -Carmen Machi. obsesionada por la presencia de Sylvia Plath en los años cincuenta en Benidorm, otro imprescindible leitmotiv, cuya casa se localiza en la plaza del Torrejó.


La ciudad de Benidorm, puesta de vuelta y media, adonde el blanco está de más por tanta luz, entre calas, rascacielos y sus correspondientes skylines, locales nocturnos y muchos interiores, incluso "purpurina y globos", como señala la directora de Arte, Uxua Castelló. "Iba a ser algo en blanco y negro, en la línea de Isabel, y ha acabado en tecnicolor". Y es que la primera visita, en octubre, provocó algunos cambios, además de los imputs que ofrece Benidorm: una batería de ideas en cada rincón de la ciudad. 

Al compendio de imágenes se suman la isla de Benidorm como telón de fondo, la playa de Levante y Poniente, la popular carnicería del centro histórico. Incluso las noches más locas en los que se rescata a personajes tan míticos como la stripper Carmen Snake. "Es un homenaje a Bigas Luna y, sobre todo, a Dalí", explican Sylvie Imbert e Ignasi Ruiz, al frente de maquillaje y peluquería, respectivamente. Y es que el burlesque ha dado mucho juego en esta cinta, desde el local de trabajo de Alex -que existe, y está debajo de los Apartamentos Oasis- hasta el personaje "misterioso" de Ana Torrent, quien interpreta a una particular mujer de la limpieza. 

"Es cierto que a Isabel no le gusta que el maquillaje se note, sino que se vean las pecas; la naturalidad", confiesa Imbert. Unos personajes "fuertes y alocados, como hacer varias películas en una sola", añade Suevia Sampelayo, figurinista. Y la libertad en la creación. Isabel Coixet la ama, como reconoce todo el equipo. "Ella siempre imprime una visión muy personal sobre las cosas", subraya Agustín Almodóvar. Producida junto a su hermano y Esther García a través de El Deseo, es su tercera colaboración con Coixet tras Mi vida sin mí y La vida secreta de las palabras. "Llevamos quince años trabajando con ella. Como cinéfilos, nos gusta que sea talento original; en esta ocasión, es un romanticismo conmovedor y atípico, los personajes son generosos". La buena reputación de Isabel Coixet, en la que El Deseo quiere apoyarse para su proyección internacional en festivales, sobre todo en el mundo anglosajón, ha llevado a Spall a "matarse por venir a trabajar con ella", explica Almodóvar. "Además, Sarita es muy amiga de Isabel", añade. 

Por su parte, los dos corazones solitarios en este clima tan divertido están encantados, como han transmitido este jueves, último día después de seis semanas intensas de grabación, que coincide con el sesenta y tres cumpleaños del actor inglés. "Es genial grabar aquí, teniendo en cuenta que el sol sale cada tres años en Europa (risas). Conforme hemos ido grabando las escenas, nos hemos dado cuenta del sentido de la película", explica el británico, conocedor del terreno, que asegura haberse recorrido en barco toda la costa española, desde Villajoyosa hasta Portugal. Junto a su compañera de reparto -donde sobresalen también otros nombres, como Pedro Casablanc-, destacan, además, los lugares y la gente de Benidorm. "Al final, es una historia de amor nada convencional. Nos hemos sentido muy relajados; todo en Nieva en Benidorm es posible, incluso aceptable", puntualiza Choudhury. "No es cansado como en otras películas, es muy divertido trabajar con Isabel, es encantadora, creativa, creo que ama a los actores, como otros directores quizá amen el guion, por ejemplo". 

Ya queda menos para poder disfrutar de Nieva en Benidorm, última película de Isabel Coixet, donde se habla del buen pulpo que sirven en la localidad, pero también de lugares recónditos que sorprenderán al espectador. Su estreno, avanzan sus productores, no pretende esperar a que el calendario cambie de año.

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email