Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

 con El Chamuyo, Ruth Baker Band o La Malavida

Un lustro de aquel concierto solidario que creó el Beerrock Fest: "Somos muchos los necesitados"

8/05/2019 - 

CASTELLÓ. Cuando la música y la solidaridad se unen, surgen eventos tan magníficos e interesantes como el Beerrock, un festival que cumple su quinta edición el 17 de mayo en Vila-real, concretamente en el Colegio Escultor Ortells. Todos los beneficios que se consigan en dicho evento irán a la investigación médica de la Distrofia Muscular de Cinturas 1F y el VIH. Por cada cerveza que te tomes mientras ves a bandas como El Chamuyo, Ruth Baker Band, La Malavida o Enfields, se invertirán cinco minutos de investigación médica.

Antes del evento hablo con el presidente de la Asociación Conquistando Escalones, Abrahán Guirao, creadores del festival. Todo empezó con una pequeña fiesta en la cervecería Beerattack, regentada por un amigo. Hicimos una fiesta para recaudar fondos para investigación médica con un par de barriles de cerveza y se llenó el local y toda la calle”, comenta el presidente. Aquello creció de manera exponencial, empujado por la solidaridad. “Pensamos el año siguiente en aumentar barriles y poner algo de música y poco a poco fue creciendo en número de cervezas consumidas, en bandas de música, así como nos acabamos trasladando a espacios mayores hasta el que se hace ahora”, recuerda Guirao. Por supuesto, el nombre del festival no engaña, “no es más que la combinación de cerveza y rock, que son los dos factores más predominantes del festival junto a la solidaridad”, subraya.

Todo esto nace de la fuerza de una asociación muy especial y valiente. “Surge de la necesidad de recaudar fondos para una enfermedad rara (Distrofia Muscular de Cinturas 1F) que sufrimos solamente una familia en todo el mundo, con miembros repartidos por todo el mapa pero con alta presencia en la provincia de Castellón”, explica Abrahán.  En 2013 se descubrió que una mutación les hace inmunes al VIH, esto significó el principio del interés científico por la enfermedad. “Hemos logrado reunir a 7 grupos de investigación que a su vez están en contacto con centros y laboratorios de todo el mundo”, comenta. El gran escollo para la investigación, como siempre, es el dinero. “El problema es que los costes anuales ascienden a cerca de 200.000€ y cuesta mucho conseguirlos. Realizamos todo tipo de eventos (musicales, gastronómicos, infantiles, teatrales, deportivos...) y campañas (tanto online como presenciales) para recaudar fondos y lograr nuestro objetivo que no es otro que encontrar una cura para nosotros, que pueda ayudar a millones”, sentencia.

Foto: Xavier Llop

Una de las bandas que estará apoyando a lograr la mayor cantidad de dinero posible en la investigación será El Chamuyo, que presentarán su tercer larga duración, La última conexión al sofá. “El Chamuyo como tal nace cuando Deivid, nuestro cantante, llega a España y conoce a Ferrán, Deivid se suma al grupo de chalados que venían ensayando. Viendo que coincidían con Ferran en gustos musicales y ganas de hacer música, deciden hacer una banda. Y es en la casa de la abuela de Ferran que nace El Chamuyo, allá por el 2005”, comenta el grupo. Nueve miembros en la banda y doce canciones en el elepé, algo que seguro que conlleva alguna pelea por ver qué canción entra o cuál se queda fuera. “Son más de 10 años (risas), y al final nos conocemos como hermanos. La creación de las canciones como la toma de decisiones son siempre bajo consenso grupal. En el local de ensayo y en las quedadas “extraoficiales”  es donde nace todo”, dicen.

La música que practican El Chamuyo seguro que pone a bailar al respetable que se acerque al Colegio Escultor Ortells. Los que lo hagan entrarán en una suerte de ska y reggae en castellano. Castellón ha crecido mucho en diferentes ritmos, y estos son ahora mucho más multitudinarios que hace lustros. En Castellón en particular quizás hay una mezcla de conceptos, aunque pareciera que hoy hay muchos mas espacios. En realidad no se plasma en oportunidades de mostrar lo que se está creando en la provincia, hay mucha oferta y de muy buena calidad, existen bandas en la provincia con músicos de mucho nivel. Pero que tienen que mostrar su saber hacer en orquestas, no es que esto sea malo, quizás ahí está el error de concepto, al elegir. Se elije a la orquesta en general no por precio o calidad, sino porque tocarán temas “conocidos”. Es la pescadilla que se muerde la cola, porque ¿cuándo se conocerá entonces los temas de las bandas locales?”, se pregunta el grupo como nos cuestionamos muchos.

Regresando al festival, Abrahán nos reconoce que, “el BeerrockFest puede que sea uno de los eventos que más trabajo nos cuesta pero menos beneficios nos da”. Aunque finalmente la cosa siempre remonta. “Realmente cuesta más organizarlo que los frutos que se consiguen, pero gracias al apoyo de Ayuntamiento y de, los cada vez más patrocinadores, al final siempre recaudamos fondos para investigación médica”. Como todo evento, sus organizadores en cada nueva edición, sobre todo si se hace desde el corazón, intentan mejorarlo. “La fórmula perfecta no existe o aún no la hemos encontrado, pero cada año intentamos mejorar cosas, pulir fallos o cambiar detalles que la experiencia te ha dicho que no acaban de funcionar”, admite el presidente.


A pesar de todo, Beerrock sigue en su empeño de conquistar cuantos más escalones mejor, y cada año más gente se entera del su existencia. El Chamuyo conocieron en festival gracias a la banda Lèpoka. “Tocó en el festival, por ellos y por la empresa de management On Fire nos enteramos de lo interesante de la propuesta. En ese momento estábamos componiendo el disco, y pensamos que estaría muy bien poder tener la oportunidad de mostrar nuestro trabajo en Villareal, en un marco incomparable como lo es el Beerrock”, comenta el grupo.

Beerrock no solo se realiza para recaudar dinero para la investigación médica, también sirve para visibilizar la existencia de las enfermedades raras y para no olvidarlas. “La gente está muy concienciada y es muy solidaria”, reconoce el presidente. “Yo estoy muy agradecido a un entorno que se ha volcado conmigo, con nosotros, de forma espectacular. Incluso gente que conoces de tomar unas cervezas juntos o de haber coincidido en algún momento puntual y hacen suya tu causa. Sí que es cierto que somos muchos los necesitados, muchas las enfermedades raras y al final ayuda el que menos tiene pero se echa en falta apoyo de instituciones y grandes empresas. Y el tratamiento de los medios da para otra entrevista entera, pero en general, podemos estar contentos de en todos los que hemos tenido visibilidad, y estoy especialmente agradecido a los de nuestra provincia” concluye Guirao.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email