GRUPO PLAZA

investigación

Un nuevo fármaco se muestra eficaz contra los cánceres de páncreas y de mama en un estudio con ratones

12/02/2021 - 

MURCIA (EUROPA PRESS). ProAgio, un fármaco desarrollado por el profesor de biología de la Universidad Estatal de Georgia (Estados Unidos) Zhi-Ren Liu y su equipo, es eficaz para tratar el cáncer de páncreas y prolongar la supervivencia en ratones, según un estudio publicado en la revista 'Cellular and Molecular Gastroenterology and Hepatology'.

Un segundo estudio, publicado en la revista 'Journal of Experimental Medicine', muestra que el fármaco también es eficaz contra el cáncer de mama triple negativo, un tipo de cáncer de mama de rápido crecimiento y difícil de tratar que conlleva un mal pronóstico.

ProAgio, creado a partir de una proteína humana, se dirige al receptor de superficie celular integrina aVB3, que se expresa en los fibroblastos asociados al cáncer. Los fibroblastos son células que generan colágeno y otras moléculas fibrosas y pueden ser movilizados por un tumor, creando una barrera física gruesa conocida como estroma, que protege al cáncer y lo ayuda a crecer. El fármaco actúa induciendo la apoptosis, o muerte celular programada, en los fibroblastos asociados al cáncer que expresan la integrina aVB3.

El denso estroma fibrótico es lo que hace que el cáncer de páncreas, que tiene una tasa de supervivencia a cinco años de sólo el ocho por ciento, sea tan letal y difícil de tratar. Entre las pacientes con cáncer de mama triple negativo, las investigaciones demuestran que un estroma más denso se asocia a una peor supervivencia y a altas tasas de recidiva.

"Todos los tumores sólidos utilizan fibroblastos asociados al cáncer, pero en el cáncer de páncreas y en el de mama triple negativo, el estroma es tan denso que a menudo no hay forma de que los fármacos convencionales penetren en él y traten eficazmente el cáncer", explica Liu.

El estroma también ayuda al tumor a esconderse del sistema inmunitario del organismo. La inmunoterapia, un tipo de tratamiento que utiliza el sistema inmunitario para combatir el cáncer, es menos eficaz contra los tumores protegidos por un estroma denso y rico en fibroblastos asociados al cáncer.

Los fibroblastos asociados al cáncer promueven la angiogénesis, es decir, el desarrollo de nuevos vasos sanguíneos. La angiogénesis desempeña un papel importante en la propagación del cáncer porque los tumores sólidos necesitan un suministro de sangre para crecer. En ambos estudios, Liu y su equipo demuestran que roAgio tiene un profundo efecto en la vasculatura tumoral.

En el caso del cáncer de páncreas, reabrió los vasos sanguíneos que se habían colapsado debido a la elevada tensión extravascular causada por el denso estroma. En el caso del cáncer de mama triple negativo, la actividad antiangiogénica del fármaco redujo los vasos tumorales angiogénicos irregulares y permeables. En ambos casos, ProAgio permitió que los fármacos llegaran con eficacia al cáncer.

El fármaco de Liu es único, ya que se dirige únicamente a los fibroblastos asociados al cáncer (una subclase de células que participa activamente en el apoyo al cáncer) en lugar de a los fibroblastos inactivos. Esto reduce los efectos secundarios del fármaco y aumenta su eficacia.

"Cuando se tiene una herida, por ejemplo, los fibroblastos normales segregan fibras para limitar el daño y favorecer la cicatrización. La región del tumor es básicamente una herida que no se cura. Los fibroblastos quiescentes pueden desempeñar un papel en la prevención de la propagación del cáncer. No hay que matar a los buenos, sino a los malos", detalla Liu.

ProAgio tiene la licencia de ProDa BioTech, una empresa de investigación farmacéutica fundada por Liu. En 2018, ProDa BioTech recibió 2 millones de dólares del Instituto Nacional del Cáncer para financiar los estudios toxicológicos y farmacocinéticos que se requieren antes de pasar el fármaco a los ensayos clínicos en fase inicial. Esos estudios se han completado y la empresa ha presentado una solicitud de nuevo fármaco en investigación , una petición de autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para administrar ProAgio a sujetos humanos.

Una vez concedida la IND, Liu afirma que el siguiente paso inmediato es iniciar los ensayos clínicos. El primer ensayo, para determinar la tolerabilidad de los pacientes y la dosis recomendada en la fase II, comenzará a principios de 2021 en el Centro Clínico del Instituto Nacional de la Salud en Bethesda, Maryland, y estará dirigido por la doctora Christine Alewine, oncóloga del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos. A finales de 2021, la Universidad de Emory iniciará un ensayo multicéntrico con pacientes de cáncer de mama y de páncreas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email