X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el botànic salva al consejo rector de la corporació

À Punt, obligada a rebajar su previsión de ingresos de publicidad tras sus malos resultados

27/11/2019 - 

VALÈNCIA. Los miembros del Consejo Rector de À Punt continuarán en el cargo a pesar de haber incurrido en uno de los supuestos que contempla la ley de creación de la radiotelevisión valenciana para que sean cesados por Les Corts Valencianes: no haber llegado al mínimo de ingresos publicitarios que exige el contrato programa. No en vano, la norma fija que éstos no podrán ser inferiores al 25% de lo marcado en este documento -cuatro millones de euros- y en el ejercicio de 2018 la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC) apenas se embolsó 816.352 euros por este concepto. 

Una situación sobre la que alertó la Sindicatura de Comptes y que este martes el presidente de la CVMC, Enrique Soriano, trató de justificar ante la comisión de RTVV y el del Espacio Audiovisual del Parlamento valenciano para evitar la destitución de todo el consejo de administración. Esto es porque la normativa que dio vida a la radiotelevisión pública establece en su artículo 18.3 que los consejeros deberán ser apartados del cargo por este motivo "salvo causa justificada que deberán exponer ante la Comisión de Radiotelevisión Valenciana y del Espacio Audiovisual, que deberá aceptar dicha justificación en una votación nominal y por mayoría de sus miembros". 

Así, el máximo responsable del ente expuso en la Cámara valenciana una serie de razones que justificaran los malos datos para evitar el cese de todo el órgano directivo. Entre algunas de ellas, Soriano señaló la renuncia de À Punt a ingresar publicidad institucional por tratarse de un medio público a pesar de que lo habían previsto en el presupuesto de 2018 como ingresos; el rechazo a emitir spots sobre juegos de apuestas u otros que pudieran perjudicar la salud pública como el tabaco; o la irrupción de plataformas de pago, además de errores propios como haber comenzado a medir las audiencias seis meses después de haber iniciado las emisiones, un dato que resulta crucial para que las marcas decidan anunciarse, o no, en cualquier cadena así como seleccionar la franja horaria preferida para ello. La argumentación valió para que los diputados del Botànic II -PSPV, Compromís y Unides Podem- votaran a favor de que los miembros del Consejo Rector se mantuvieran en el cargo. 

"Un millón"

Ahora bien, más allá de haber logrado sortear la destitución, la exposición de Soriano puso de manifiesto la situación de insuficiencia publicitaria que vive À Punt. Insuficiencia derivada especialmente de sus bajas audiencias, que apenas alcanzan el 2% y no mencionó el presidente de la CVMC. Una realidad ante la que el Consejo Rector, según apuntó el máximo dirigente de la Corporació en su intervención, ha cambiado su previsión de ingresos en el presupuesto de 2019: "Se espera recaudar un millón de euros, aunque eso no está contemplado todavía en el contrato programa", explicó. 

El pronóstico de Soriano resultó moderado a la par que singular. Por un lado, esta cifra supone una cuarta parte de lo que marca el contrato programa actual acordado en 2018 entre el Consell y la Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació, que vaticina que los ingresos de la radiotelevisión autonómica en concepto de publicidad serán de cuatro millones en cada ejercicio. Por otra, ese "todavía" pronunciado por el presidente de la CVMC deslizaba que habría intención de modificar el documento para adaptarse a la realidad con la que se han topado los gestores de À Punt. 

Una opción, la de reformar el contrato programa para rebajar las previsiones de ingresos, que fuentes del Consejo aseguran que se ha trasladado a la Generalitat y que en cualquier caso quedaría en manos del Consell previa negociación en la comisión mixta que integra el Gobierno valenciano y representantes de la propia Corporació. De prosperar esta idea, se evitaría además que los consejeros volvieran a incumplir la ley y se encontraran en una de las causas de cese. Esto es porque ese mínimo del 25% al que obligaría el contrato programa supondrían apenas 250.000 euros.

En este sentido, desde la CVMC explican a este diario que la "previsión que se marcó en el contrato programa hace un año se hizo sin haber comenzado las emisiones" y, por tanto, fue "quizá optimista" respecto al escenario con el que posteriormente se han encontrado sus administradores: un contexto en el que no se ha alcanzado un millón de ganancias en concepto de publicidad en el primer año y por el que recibieron la amonestación de la Sindicatura de Comptes.  

Con todo, las declaraciones de Soriano revelaron que las expectativas ahora se han rebajado para este año. De hecho, fuentes del Consejo Rector apuntan a que estas previsiones de ingresar un millón de euros se podrían mantener también para 2020 independientemente de lo que marca actualmente el contrato programa, que tiene vigencia hasta 2021. Es decir, que se mantendrían en el umbral mínimo exigido hoy por hoy. 

De momento, fuentes parlamentarias del Botànic señalan a Valencia Plaza que la revisión del contrato programa sería "razonable" después de que la CVMC haya comprobado que el objetivo marcado en el documento vigente y que fue elaborado cuando todavía no había "arrancado" el servicio público no se ha podido alcanzar. De esta manera, se tendrían en cuenta factores como los señalados por Soriano que juegan en contra de À Punt y que no fueron contemplados entonces a la hora de establecer la cuantía.

Soriano dice que ha cumplido "el objetivo"

Durante el transcurso de la comisión, Soriano fue interpelado en varias ocasiones sobre su continuidad al frente del ente. Unas preguntas que sorteó dentro y fuera de la sala de comparecencias, pero ante las que expuso que, a su juicio, había cumplido "el objetivo" para el que fue designado en su día: poner en marcha À Punt. 

Tras reconocer que éste ha sido un proceso "más complejo de lo esperado", el presidente de la Corporació trató de enfatizar que la renovación de los cargos "entra dentro de la normalidad". Sin embargo, huelga resaltar que su relevo no se esperaba hasta octubre de 2022 -ya que su mandato es de seis años- y todo apunta a que su salida se hará efectiva en los próximos meses tras haber trasladado Soriano este deseo a Presidencia de la Generalitat, tal y como confirmaron fuentes del propio Palau a este diario. 

Por otra parte, el responsable de la CVMC volvió a insistir en la necesidad de buscar una solución a las disfunciones que genera que À Punt cuente con dos estructuras. Por lo que abogó por que la Corporació pueda presentar en un futuro unos presupuestos consolidados. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email